"Si vamos a decidir sobre la vida y la muerte, vamos a hacerlo juntos": Claudia López

hace 9 horas

Berlín, la metrópolis de la diversidad

Reúne en su espíritu tantas cosas que no es fácil definirla en una sola palabra. Ecléctica sería la más acertada porque dentro de ella se mezcla la elegancia clásica de París, la arquitectura socialista de Moscú y la diversidad cultural y vibrante de Nueva York.

En estos momentos algo nuevo nace en Berlín. Un bar, un edificio, una nueva calle, una tienda, todo está en constante cambio y es esta vitalidad camaleónica lo que la hace tan especial. Desde hace 20 años es una de las ciudades europeas que mayores transformaciones ha sufrido y de mayor proyección. Para hablar de superlativos también se ufana de ser la más verde del Viejo Continente poblada de parques, bosques, jardines y por el paso del agua del río Spree. Una de las mejores épocas para visitarla es a finales de la primavera y durante todo el verano cuando la naturaleza se mezcla con lo urbano y la vida pasa afuera. La buena energía que desprende esta ciudad es tal, que es muy factible ponerla al lado de la lista de cosas que están cerca del corazón.

Cuando la gente suele fichar en sus calendarios un viaje por Europa generalmente incluyen a París, Madrid, Roma y Londres, por nombrar las clásicas. Es curioso saber que Berlín no está dentro de uno de los principales destinos europeos visitados por los colombianos.

Se podría afirmar que no hay ciudad europea que sea igual de divertida y apta tanto para niños, adolescentes y adultos. Entre todas las ciudades del viejo mundo ésta es una de las más interesantes por su historia de grandeza y al mismo tiempo de dolor alojando en su territorio el Reino de Prusia, el imperio alemán, la República de Weimar y el Tercer Reich. Pero su interés no sólo está en los libros de historia, ni en las huellas de sus monumentos y edificios sino en vivirla desde todos sus ángulos, los contrastantes, lo cultural, nocturno, gastronómico, por sólo nombrar algunos. En Berlín se puede encontrar la elegancia parisiense en el Oeste del barrio Charlottenburg y luego pasar a la cultura de las tiendas de segunda mano, a la cultura punk, a la de los grafitis, a la onda de lo relajado y de lo auténtico del barrio de Kreuzberg. Desde lo alternativo hasta lo chic, de lo étnico a lo exclusivo, todo se puede y se descubre. Se puede comer bien por 3 euros como también con 100 en un restaurante con estrellas Michelin. Se pueden encontrar las marcas más renombradas de la moda como también las creativas de los diseñadores independientes. Se puede alquilar una bicicleta como también un carro de lujo deportivo. Sin duda alguna, la primera opción es la mejor. La mayoría de sus calles están dotadas con un carril especial para bicicletas y es la manera más agradable de recorrer esta capital.

Los adjetivos se quedan cortos para Berlín. Es fascinante por su tradición cultural. El arte es urbano, se aloja en las miles de galerías que han trasladado sus sedes aquí, y también en los múltiples y grandes museos que cuentan la historia del mundo y que exponen la plástica más contemporánea. La tradición del teatro y de la danza va desde lo mas clásico hasta la vanguardia más radical. Todos los grandes directores de orquesta y de ópera pasan por los distintos escenarios como la Filarmónica de Berlín, el Staastopfer o el Deutsche Oper Berlín. Todos los grandes Dj pasan por las catedrales de la vida nocturna que la convierten en la gran escena de la fiesta europea. Miles de personas desembarcan de diversas partes del mundo los viernes en la noche para hacerle culto a los beats electrónicos y regresan el lunes después de haber hecho una maratón de baile. El ambiente de un fin de semana en Berlín puede considerarse a punto de ebullición.

Los más reconocidos arquitectos contemporáneos han dejado sus obras en la reconstrucción de Berlín después de la reunificación. Es increíble ver cómo esta ciudad se convirtió en una especie de laboratorio arquitectónico. Esta exposición de cielo abierto que consiste en renovaciones y nuevas edificaciones da muestra de esa comunión entre el pasado y el presente. En las épocas del Tercer Reich el concreto, los muros, la falta de ventanas era la regla. La arquitectura de la democracia vino con vidrios y transparencias. Se pasó de la oscuridad a la claridad casi como un manifiesto de comunicación entre el pueblo y las sedes de las principales instituciones del país. Ejemplo de esto es renovación del Reichstag, sede del Parlamento federal, con su icónica cúpula de vidrio hecha por el reconocido arquitecto inglés Norman Foster.

Los diferentes barrios

Kreuzberg

También se le ha llamado el barrio turco. Después de la Segunda Guerra Mundial, se necesitó mucha mano de obra y los turcos se asentaron en este lugar. También fue conocido porque en el pasado fue la escena de los ocupas (habitantes de edificios abandonados). Todavía permanece como un sector multicultural, multirracial y vibrante donde artistas, bohemios y familias jóvenes viven. Aquí se encuentran algunas de las atracciones turísticas más famosas de la ciudad como Checkpoint Charlie y el Museo Judío.

Mitte

Es el corazón palpitante de la ciudad. Además de las múltiples tiendas, cafés, restaurantes, galerías, cines, teatros y bares que se encuentran alrededor de Hackesher Markt, muchos de los sitios claves para descubrir en Mitte. La Isla de los Museos, lugar declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, la bella avenida Unter den Linden (la avenida bajo los tilos) la icónica puerta de Brandenburgo, Legoland en Postdamer Platz, entre muchos otros.

Prenzlauerberg

Barrio del este que fue hace 5 años lugar de artistas, creadores, inconformes pero que poco a poco lo han ido adoptando familias jóvenes. La calle Kastanienallee está llena de beergartens (lugar al aire libre para tomar cerveza), boutiques de jóvenes y reconocidos diseñadores, restaurantes, cafés y tiendas de diseño.

Charlottenburg

Es una de las áreas más acomodadas de Berlín que mezcla elegantes zonas residenciales y una lujosa área de compras. Charlottenburg era el centro del ex Berlín Oeste y fue reconstruida después de la guerra. Se encuentra en este barrio la Gedächtniskirche (iglesia del recuerdo) que fue dejada sin reconstruir después de haber sido bombardeada para que quedara como memorial. La calle Ku’damm tiene todas las ofertas comerciales posibles desde marcas exclusivas hasta cadenas de tiendas. No dejar de visitar KaDeWe, una tienda por departamentos impresionante gracias a su diversa oferta y su arquitectura.


Guía de bolsillo

Para quedarse

Hay múltiples posibilidades de alojamiento. La recomendación para sentir la ciudad como si viviera en Berlín es quedarse en algún apartamento o aparta hotel.

Nest apartments

http://www.nest-apartments.de/txp/de/1_start

El Hotel Radisson Blu

www.radissonblu.com/hotel-berlin

Para comer

Comida alemana

Schneeweiss o Alspenstueck ofrecen comida alemana y austriaca en un ambiente minimalista y cálido a la vez.

http://www.schneeweiss-berlin.de/schneeweiss.html

www.alpenstueck.de/

Para un ambiente más tradicional donde encontrará especialidades berlinesas o el clásico Wiener Schnitzel

www.pratergarten.de

www.lebensmitell-in-mitte.de

Museos para visitar

Neue Nationalgalerie

Este edificio creado por el afamado arquitecto Mies van der Rohe funciona como exponente del arte moderno.

www.neue-nationalgalerie.de

El Museo de Pérgamo

Alberga monumentos reconstruidos de la antigüedad como el altar de Pérgamo, la Puerta del mercado de Mileto, y la Puerta de Ishtar. http://www.smb.museum/smb/home/index.php

El Museo Judío

La fascinante e inesperada arquitectura del edificio construido por el arquitecto Daniel Libeskind ya hace que valga la pena una visita a este museo que muestra, a través de obras artísticas y objetos de la vida cotidiana, la historia de los judíos que viven y vivieron en Alemania. www.jmberlin.de

Tours

Los Tours son muy variados. Hay uno famoso que es gratis y sale todos los días de la puerta de Brandenburgo y hablan en varios idiomas.

http://www.newberlintours.com

La cultura del café y de los brunchs

Los cafés abundan en Berlín y es alentador saber que a la vuelta de la esquina encontrará un agradable lugar para hacer una pausa ya sea alrededor de un té, una bebida refrescante o un café. Los berlineses adoran desayunar fuera de sus casas y especialmente los domingos donde la costumbre de los brunchs hace parte del inconsciente colectivo.

Para viajar a Berlín

1. Se necesita Visa Shengen.

Informarse con la embajada Alemana en: http://www.bogota.diplo.de/Vertretung/bogota/es/Startseite.html.

2. No hay vuelos directos de Colombia a Alemania. Las aerolíneas Continental, Delta, Air France, Iberia, Avianca, British Airways, entre otras, le harán su itinerario.

3. Cambie los pesos por Euros en Colombia. No traiga dólares. El cambio le saldrá siempre más conveniente de esta manera.

4. Cuando llegue al aeropuerto Tegel de Berlín, pregunte por el Bus TXL. Es de las únicas ciudades en Europa que tiene transporte al centro de la ciudad por solo 2.10 Euros.

208839

2010-06-17T01:51:00-05:00

article

2010-08-23T10:42:01-05:00

none

Liliana López Sorzano / Enviada especial Berlín

Mundo Destinos

Berlín, la metrópolis de la diversidad

40

10089

10129

Temas relacionados