Cuba, un encanto en cada rincón

Ciudades exóticas marcadas por una fuerte influencia marítima y el hechizo de un paisaje verde en el fondo son algunos de los encantos de la isla.

En Cuba se conjugan el sol y las playas, la naturaleza, las tradiciones y la música, la gente y su historia, la luz, el color, el sabor y la alegría. Cuba es acercarse a vivir y compartir un encuentro de aventuras, mitos, leyendas y realidades en un escenario con un inmenso atractivo natural de más de 300 playas naturales, únicas por la variada tonalidad de sus limpias y tranquilas aguas.

Las ciudades cubanas impactan por la diversidad arquitectónica. Un abanico de estilos de cinco siglos con edificaciones que van desde lo colonial, barroco, neoclásico y ecléctico hasta lo posmoderno.

Algunas exhiben un trazado casi perfecto acorde con los diseños contemporáneos, mientras que otras se adornan con los vestigios de un pasado español y negro que no sólo le legó a Cuba su arquitectura, sino parte de su música, su gastronomía y cultura.

Desde el mar, enormes fortalezas le darán la bienvenida al visitante, y si va por alguna de sus calles coloniales, los adoquines, columnas, balcones y arcos le harán saber que ha llegado a la isla de la eterna juventud.

Recorrer La Habana es extasiarse con la belleza de sus edificaciones, museos que invitan a adentrarse en sus secretos, reconocer el sistema de fortificaciones coloniales, la elegancia de las iglesias y casas señoriales, la belleza de parques y plazas que hacen de la metrópoli un sitio de obligada referencia.

Por eso, no es extraño observar desde cualquier punto de la ciudad un conjunto de plazas en cuyo entorno se levantan no sólo majestuosas edificaciones, sino también un poderoso sistema defensivo, como el Castillo de la Real Fuerza, el Castillo de los Tres Reyes del Morro y la Fortaleza de San Carlos de la Cabaña, que conservan intacta su infraestructura.

Otro de los planes infaltables es recorrer el Malecón, el Paseo del Prado, el Palacio de Convenciones, la Plaza de la Revolución, Parque Lenin, Miramar, Gran Teatro de La Habana, Museo Nacional de Bellas Artes y los ya reconocidos sitios emblemáticos como el cabaret Tropicana, el restaurante La Bodeguita del Medio y el Floridita, que tanto frecuentó Ernest Hemingway.

Cuando calienta el sol

Azul y verde se entremezclan para formar un paradisíaco sitio de aguas limpias, cálidas, tranquilas y transparentes que constituyen un verdadero atractivo para los que van en busca de sol y mar todo el año con incalculable belleza en su flora y fauna. Eso es Varadero. Lugar ideal para el buceo y snorkeling.

Las abundantes formaciones coralinas rodean el archipiélago y son el centro de vida de más de un millar de peces. Se han contabilizado 200 variedades de esponjas, 59 de corales, 1.100 de crustáceos, 144 de moluscos y un centenar de especies en el fondo desde hace más de 100 años.

Ciudades museos

Hablar de Cienfuegos, Villa Clara, Trinidad o Remedios es adentrarse un poco en la historia de un par de familias europeas que colonizaron el occidente del país.

Por ejemplo, a los franceses se les señala de haber sido los artífices del diseño de Cienfuegos. El perfecto trazado de sus calles, que se cruzan de norte a sur y de este a oeste formando un cuadrado son las evidencia del estilo neoclásico que marcó a la ciudad, al igual que la elegancia de sus edificaciones, su aire señorial y armonía arquitectónica, por la cual ha sido apodada la Perla del Sur. Aquí vale la pena hacer un recorrido por el Paseo del Prado hasta el Malecón y entrar un poco en la Península de Punta Gorda para continuar por el Cayo Carenas, y por último arribar al morisco Palacio del Valle, construido por Acisclo del Valle entre 1913 y 1917, y el Hotel Jagua.

En Santa Clara, al oeste de La Habana, descansan en un hermoso mausoleo los restos de Ernesto Che Guevara y de algunos de sus compañeros de lucha. El trovador Carlos Puebla y el poeta Nicolás Guillén inmortalizaron este lugar con un son que decía “Tu mano gloriosa y fuerte

sobre la historia dispara,

cuando todo Santa Clara

Se despierta para verte”.

Es una ciudad de hermosos paisajes que alternan con lo pintoresco de las llanuras y las montañas, las villas coloniales y las ciudades en desarrollo industrial, los pueblos de pescadores con territorios de enorme potencial natural.

Por todo esto y mucho más la próxima vez que decida visitar un destino cálido, lleno de aventureras, de historia y tradición, ponga sus ojos en la isla de Cuba.

Temas relacionados
últimas noticias