La divina Providencia

A 25 minutos en avión desde San Andrés se encuentra Providencia, una isla exótica, apacible y cálida, un paraíso natural en medio del Caribe.

El sol brilla arriba y algunos cangrejos salen de sus hoyos en la playa para buscar un poco de aire. Son pequeños como los ratones y demasiado tímidos para ser isleños, basta con acercarse un poco para ver cómo corren de nuevo a sus guaridas. Sobre la arena aparecen los huecos perfectamente circulares y en algunos las patas amarillas alcanzan a verse. Son muy diferentes a los parientes de la selva —grandes, negros y tenazas intimidantes— que entre mayo y junio bajan a dejar sus huevos a la orilla del mar. Luego regresan al monte, cruzando con suerte la avenida que los separa de sus resguardos, un recorrido que las crías deberán sortear una vez nazcan, es cuestión de supervivencia.

Cada año la historia se repite sobre la playa de Agua Dulce, donde se encuentran cuatro de los cinco hoteles que Decameron ofrece en Providencia (ver recuadro). La mañana está clara y Curramba, un moreno delgado, rastas color cobre y un Bob Marley estampado en la camisa, ayuda a los turistas a acomodarse en una lancha que los llevará a dar una vuelta a la isla. Los motores se ponen en marcha y la primera sensación placentera es la de la brisa chocando en el rostro. El recorrido durará cerca de cinco horas, es momento de ponerse el chaleco salvavidas y disfrutar, nada más que eso.

La lancha avanza sobre el agua dando brincos sobre las olas de color indescifrable. Por momentos el agua luce azul oscura, pero no pasa mucho tiempo antes de que se torne verdosa y luego azul más clara. El mar de los siete colores, le dicen, pero en realidad la gama en la que varía puede ser de más de 50 tonalidades.

Desde el agua, Providencia se ve verde como si desde sus raíces se levantara un gran árbol que todo lo cubre, incluidas las montañas, que desde donde se mire aparecen en la isla. Detrás de los arbustos que bordean se ve la carretera y a sus lados, unas pocas casas de madera, viviendas, iglesias, posadas y transeúntes. Hoy ‘Beta’, el huracán que en 2005 sacó a los isleños de su tranquilidad habitual, es sólo un mal recuerdo. Las víctimas fueron las estructuras, ya adornadas con tejados coloridos que decoran la vista.

La lancha se detiene en la primera parada: el Malecón de los Enamorados. Un puente de madera traza una línea recta de cerca de 200 metros que une a Providencia con Santa Catalina, la isla contigua. Un grupo de pescadores juega a las cartas, disfrutando del descanso de una jornada que generalmente comienza en la madrugada y se extiende hasta las primeras horas de la mañana. Un sendero se abre paso entre el mar y los arbustos y llega al Fuerte Warwick, el lugar donde antaño Henry Morgan y sus secuaces disparaban balas de cañón a los barcos para robar sus riquezas. Eran los tiempos de la piratería.

La mejor vista de todas

A medida que la lancha se acerca, los rasgos se hacen difusos, no obstante, desde la distancia la roca en uno de los extremos de Providencia aparece como la estampa de un pirata. Dicen que es la cabeza de Morgan, como si la isla hubiera querido rendirle un homenaje a quien la usó para saquear. El musgo que la adorna se convierte en pelo y los pliegues y orificios de la piedra le otorgan las facciones al bandido.

La roca queda atrás y ahora la lancha y se dirige hacia el “Parque Natural Nacional Old Providence McBean Lagoon —anuncia Curramba—, en Cayo Cangrejo”. Desde la parte alta, de pie sobre la piedra madre del cayo, todo lo que se ve es impactante, la mejor vista de todas. Al fondo aparece la isla verde y montañosa y alrededor colores que parecen pinturas. “El que se inventó eso de las maravillas del mundo no conocía por acá”, afirma un isleño alegre, orgulloso de lo que su tierra ofrece a los visitantes: tranquilidad, belleza natural, paz y descanso. Adonde se vaya, la gente dirá que las ventajas son muchas y que como Providencia es difícil encontrar otro lugar en el Caribe, por lo general poblado de multitudes y de grandes estructuras de cemento.

Es hora de ir a las playas y Curramba anuncia que la próxima parada está en Manzanillo. La arena blanca y el agua clara, reggae al fondo en un bar con hamacas y el saludo cálido del isleño al turista. El ambiente invita a quedarse, pero el guía de rastas y camisa de Bob Marley advierte que es hora de almorzar y los platos esperan en Suroeste, la playa más larga y el hipódromo ocasional de Providencia. Las carreras de caballos y las apuestas son asunto del fin de semana, cuando los jóvenes montan a lomo y las cervezas ruedan sobre la mesa.

El mar está tranquilo en Agua Dulce cuando la lancha vuelve al punto de inicio. Algunos turistas regresan a los hoteles caminando para descansar, otros se van a caminar por la carretera y otros buscan un postre en los restaurantes playeros. La brisa continúa como siempre, moviendo la vegetación y recordando a la gente la importancia de desconectarse del mundo para tomar vacaciones.


La oferta hotelera en Providencia

El proyecto de Decameron en Providencia difiere un poco de lo tradicional. Cuenta con cinco hoteles aliados que ofrecen los servicios de estadía y desayuno. Los servicios de almuerzo y cena se venden por separado en muy buenos restaurantes que varían su menú entre platos tradicionales de cangrejo, caracol y camarón y otras comidas como pastas y pizzas.

El Recreo: cuenta con 15 habitaciones con aire acondicionado, televisión, minibar, restaurante y bar en la playa.

Cabañas Relax: tiene ocho habitaciones con aire acondicionado, televisión, minibar, piscina, restaurante y salón de juegos.

Miss Elma: son cuatro habitaciones con capacidad para cuatro personas. El restaurante tiene lugar para 45 visitantes, gran sazón y una amplia variedad en el menú.

Posada del Mar: cuenta con 24 habitaciones, aire acondicionado, hamacas, minibar, televisión y restaurante para desayunos.

Miss Mary: está ubicado frente a la playa Suroeste. Tiene ocho habitaciones, cuatro de ellas con terraza y hamaca; aire acondicionado, minibar, restaurante para desayuno, almuerzo y cena, bar y salón de juegos.

Temas relacionados

 

últimas noticias