Mucho más que Café

<p>Aunque Risaralda, Caldas y Quindío son famosos por su tradición cafetera, esta zona envuelve un sinfín de aventuras, belleza, descanso y diversión que logran cautivar a sus visitantes.<br /> </p>

En las calles y carreteras del norte caldense se puede percibir la tradición antioqueña y cafetera. Aquí el paisaje lo componen los verdes cafetales y las inmensas casonas con coloridos balcones que detienen en sus bordes pequeñas plantas con flores. Cuando esté en Armenia visite el Barranquismo, un muro tallado con logos indígenas, y el museo del oro del Banco de la República.

Spa, hoteles cinco estrellas, hermosas y lujosas haciendas que les abren las puertas a los turistas, parques de diversión, deportes extremos, espectaculares paisajes, una extensa y exquisita gastronomía, museos, contacto directo con la naturaleza y un agradable clima, acompañado del más delicioso café y la hospitalidad de sus habitantes, es lo que puede encontrar en el ‘triángulo del café´.

Esta región del país ofrece una infinidad de planes para todas las edades y los gustos, desde el descanso y el confort que brindan los hoteles y spas a los adultos, hasta la diversión y aventura del Parque del Café y Panaca para los niños, pasando por la adrenalina que produce practicar deportes extremos en los ríos La Vieja y Barragán del Quindío, o la paz que dan las largas y calmadas caminatas por los senderos del Parque Nacional de los Nevados en Caldas o la Laguna del Río Otún en Pereira, Risaralda.

Además, esta región ofrece una gran variedad de hoteles con planes de lujo, como el Decameron Panaca, el Hotel Termales El Otoño, el Hotel Armenia Estelar, en los que el turista puede pasar divertidos días, aventurándose en los parques mecánicos y ecológicos o conociendo la tradición cafetera en las fincas productoras, y en las noches puede encontrar el placentero confort y actividades románticas para compartir en pareja. También es posible vivir al máximo la experiencia de la tierra del café alojándose en las haciendas que ofrecen servicios de lujo y calidad. Una buena opción es La Hacienda San José, ubicada en una hermosa villa tradicional en La Virginia, Risaralda. Esta bella casona conserva su arquitectura original, así como el mobiliario y la ornamentación interior, además ofrece una carta con los más exquisitos platos típicos de esta zona del país.

Lo mejor de viajar al Eje Cafetero es que cada uno de los departamentos que lo conforman ofrece actividades diferentes, y la excelente red vial de la región permite recorrerla de palmo a palmo con facilidad. Por esta razón es necesario conocerlos por aparte para descubrir sus encantos.

El Eje Cafetero se consolida como uno de los lugares turísticos preferidos por las familias y las parejas en vacaciones.

Aerolíneas y frecuencias

Para llegar vía aérea al Eje cafetero tiene las siguientes opciones:

Avianca tiene 10 vuelos diarios de Bogotá a Pereira. Si la ruta es de Cartagena a Pereira, hay un vuelo diario. Y de Bogotá a Manizales puede encontrar siete vuelos al día.

Aires, desde Bogotá a Armenia, Pereira o Manizales tiene de dos a diez vuelos diarios. Los itinerarios cambian dependiendo del día y el destino.

De Medellín hacia las tres ciudades puede encontrar de tres a cuatro vuelos, con conexión en Bogotá.

Y desde Cali se pueden encontrar de uno hasta ocho vuelos hacia las tres capitales. Los itinerarios pueden cambiar dependiendo del día y la ciudad.

Por tierra

Si está en Bogotá debe tomar la ruta que pasa por Girardot, Ibagué y La Línea para finalmente llegar a Armenia, desde donde empezará el recorrido por el ‘triángulo del café’. Si viene de Cali, tome la carretera que va hacia el norte para cruzar municipios como Palmira, Buga y Tuluá, y luego llegar al departamento de Quindío. Desde Medellín tome la ruta al sur por el Alto de Minas, y después de cruzar el río Cauca en La Pintada, estará en el departamento de Caldas.

Diversión sin límite en el Quindío

Las más divertidas atracciones mécanicas, el contacto con los animales y un recorrido por la tierra madre del café es lo que ofrecen Panaca y el Parque del Café, dos lugares en los que adultos y niños gozarán y aprenderán de forma didáctica sobre la tradición agraria de la región y el cuidado de las diferentes especies de animales.

Este departamento también ofrece otras alternativas, entre ellas el ecoturismo y deportes náuticos como el canopy, balsaje, canotaje y kayaking en los ríos La Vieja y Barragán, o la práctica de parapente en el cerro el Castillo de Calarcá. Y los más calmados podrán realizar recorridos naturales por el hermoso Parque Natural de los Nevados o el Valle del Cócora, el cual se puede recorrer a caballo mientras siente el rumor de caídas de agua y los cantos de las aves. Allí también es posible pasar ratos de pesca apacible o hacer paseos de montaña en bicicleta.

Pero Quindío no se conoce de verdad si no se degusta la mejor trucha arco iris del país en Salento, que a más de uno hace chuparse los dedos. Y en el recorrido urbano por Armenia no deje de visitar el Monumento al Esfuerzo, la Gobernación, la moderna Catedral La Inmaculada Concepción, el Barranquismo, un muro tallado con logos indígenas, y el Museo del Oro del Banco de la República.

La tradición caldense

El norte es el punto de partida para explorar el departamento, ya que esta zona tiene arraigada en sus tierras la cultura y la tradición antioqueñas, razón por la cual se pueden apreciar en sus calles hermosas casas blancas con coloridos balcones que detienen en sus bordes pequeñas plantas de un verde vivo con flores de diferentes tonos. Durante el recorrido puede deleitarse con el conocido postre del municipio de Neira, el corcho, que despertará sus sentidos.

Si le gusta pasar un día en familia puede dar un paseo ecológico por el Río La Miel, situado a 175 kilómetros de Manizales, la capital. Allí se sorprenderá con la magia natural de la parte central del río Magdalena, un territorio en el que habitan cientos de aves y otras especies autóctonas de la región. También puede planear un recorrido por el Parque Nacional Natural Los Nevados y disfrutar de los termales.

Y en la bella Manizales dése una vuelta por los aires en cable aéreo y no deje de visitar el Mirador de Chipre en la Torre al Cielo, donde podrá contemplar la ciudad y la hermosa catedral Basílica Metropolitana Nuestra Señora del Rosario, construida en 1857 y considerada la tercera de su tipo más alta de América.

Temas relacionados