Publicidad
19 Apr 2021 - 3:05 p. m.

Dejar un asiento de por medio reduce contagios de COVID-19 en aviones

Según autoridades sanitarias de Estados Unidos, la exposición al Covid-19 en aeronaves se redujeron entre un 23% y un 57%, en comparación con la ocupación total del avión.
Los aviones son focos de contagio (sin ventilación y en cercanía por largos periodos de tiempo).
Los aviones son focos de contagio (sin ventilación y en cercanía por largos periodos de tiempo).
Foto: Pixabay

Los aviones albergan un gran número de personas cerca durante períodos prolongados, lo que puede aumentar el riesgo de transmisión de enfermedades infecciosas como el coronavirus. Las pautas actuales de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC), encargada de los protocolos de bioseguridad en ese país, recomienda no viajar a personas que no han sido vacunadas contra COVID-19, y usar tapabocas en todo momento mientras las personas estén en los aviones.

Hasta ahora, la evidencia demuestra que la proximidad de los asientos en los aviones está asociada con un mayor riesgo de infección por SARS-CoV-2, el virus que causa COVID-19, pero no hay evaluaciones sobre las estrategias específicas de distanciamiento para prevenir la transmisión, como dejar un asiento de por medio en un avión.

Usando el virus del bacteriófago MS2 como sustituto del SARS-CoV-2, el CDC y la Universidad Estatal de Kansas (KSU) y modelaron la relación entre la exposición al SARS-CoV-2 y la proximidad de los asientos de los aviones, incluidos los escenarios de ocupación total y de ocupación del asiento intermedio vacante.

El bacteriófago MS2 se usa con frecuencia como sustituto de virus patógenos en estudios sobre virus como el de la influenza. Se utilizó para simular la dispersión aérea del SARS-CoV-2. Se colocaron maniquíes con una emisión de calor realista para los pasajeros en las maquetas de la cabina, y luego se introdujo el aerosol MS2 desde una ubicación de origen y se recogió en seis ubicaciones de muestra diferentes en la cabina.

La reducción total de la exposición para todos los pasajeros en la cabina se predijo colocando una fuente en una ubicación de asiento arbitraria y aplicando el modelo de regresión para calcular la exposición relativa en todas las demás ubicaciones de los asientos, que se sumaron para obtener una exposición total para la cabina.

El segundo enfoque combinó el efecto de distancia predicho por el modelo de regresión y el efecto de ocupación reducida predicho por una estimación de probabilidad simple, ya que estos son inseparables en arreglos realistas de pasajeros infecciosos y otros pasajeros. Al definir simplemente el riesgo de exposición como ocupación reducida, un asiento del medio vacío redujo la exposición en un 33% estimado en comparación con la ocupación completa, en cabinas de pasillo único, tres asientos por lado, porque hay un 33% menos de pasajeros potencialmente infecciosos.

En noviembre de 2020, el CDC aplicó este modelo basado en datos para simular el efecto protector de un asiento intermedio vacante frente a la ocupación total de la aeronave. Se utilizaron dos enfoques y ambos analizaron reducciones en las exposiciones relativas y las exposiciones completas, es decir, una cabina con pasajeros dejando un asiento de por medio versus una cabina con pasajeros ocupando todos los asientos. En comparación con las exposiciones en escenarios de ocupación completa, la exposición relativa en escenarios de asientos intermedios vacantes se redujo entre un 23% y un 57%.

¿Cuál es la probabilidad de contagio de COVID-19 durante un vuelo?

si se cumplen las medidas de bioseguridad ya establecidas para el interior de los vuelos, la probabilidad de que un viajero se infecte de COVID-19 es menor que el 1% de acuerdo con el estudio de Arnold Barnett 2020.

De acuerdo a este estudio, un viajero que use tapabocas durante dos horas de vuelo en un avión lleno, excepto las sillas del medio, tiene una probabilidad de 0,00013% de contagiarse, es decir, una de cada 7.700 personas pueden contraer en este ambiente el virus. Añade que la posibilidad de que un contagiado, que se haya infectado en un vuelo, muera por el COVID-19 es aún menor.

Barnett, profesor de Estadística en la Sloan School of Management del Instituto de Tecnología de Massachusetts, trató de cuantificar las probabilidades de infectarse con el virus mientras estaba a bordo de un vuelo corto. Buscaba establecer los beneficios del asiento intermedio vacío. Se basó en vuelos de corta distancia en Estados Unidos, en los aviones con tres asientos a cada lado del pasillo.

El estadista supuso que todos los pasajeros usaban tapabocas y eran vuelos de dos horas. Explicó que para que una persona se contagie del virus, debe haber un paciente infectado y tiene que estar lo suficientemente cerca para que exista un riesgo de contagio o que lleve mal puesta la mascarilla. Aclara que esta cifra es para Estados Unidos, el país con más positivos, por eso, añade, la probabilidad puede ser menor es las regiones donde hay un reducido número de casos. (Lea también: ¿Cuál es la probabilidad de contagio de COVID-19 durante un vuelo?)

Recibe alertas desde Google News