16 Jun 2021 - 6:11 p. m.

El primer tratamiento antiviral que reduce el riesgo de muerte en pacientes con COVID-19 grave

Una combinación de dos medicamentos desarrollada por la empresa Regeneron es el primer antiviral en salvar vidas de pacientes hospitalizados con la enfermedad grave.

En medio del difícil panorama que se ha vivido por la epidemia en las últimas semanas, hay una buena noticia. Los líderes del RECOVERY, el ensayo clínico internacional más grande del mundo para identificar tratamientos útiles para quienes están hospitalizados por COVID-19, acaban de hacer un anuncio esperanzador: hay un antiviral que reduce el riesgo de muerte en pacientes con la enfermedad grave. (Lea Para recibir vacuna por edad bastará con mostrar la cédula)

Conocido en Estados Unidos como REGEN-COV, este tratamiento, desarrollado por la empresa Regeneron, utiliza una combinación de dos anticuerpos monoclonales (casirivimab e imdevimab) que neutralizan la capacidad del virus para infectar a las células. Se administran juntos, de manera intravenosa, en una sola dosis. (Lea Amplían tiempo de segunda dosis de Pfizer en Colombia de tres semanas a tres meses)

“Estudios previos en pacientes con COVID-19 no hospitalizados han demostrado que el tratamiento reduce la carga viral, acorta el tiempo hasta la resolución de los síntomas y reduce significativamente el riesgo de hospitalización o muerte”, señalan en el portal de RECOVERY.

De acuerdo con el boletín en el que comunicaron la noticia, tras llevar a cabo un ensayo en pacientes hospitalizados, la evidencia preliminar sugiere que hay un beneficio clínico “en pacientes que no habían montado una respuesta de anticuerpos natural propia cuando ingresaron al ensayo”.

“RECOVERY es el primer ensayo lo suficientemente grande como para determinar definitivamente si este tratamiento reduce la mortalidad en pacientes hospitalizados con COVID-19 grave”, señalan más adelante.

En términos un poco más detallados, entre septiembre de 2020 y mayo de 2021 9.785 pacientes que habían sido hospitalizados con COVID-19 fueron seleccionados al azar para recibir el REGEN-COV o las terapias usuales. Un tercio de ellos no habían generado una respuesta inmune natural, la mitad sí la había desarrollado y una sexta parte tenía un estado serológico no conocido.

“Entre los pacientes que solo recibieron la atención habitual, la mortalidad a los 28 días fue dos veces mayor en los que eran seronegativos (30%) frente a los que eran seropositivos (15%) al ingresar al estudio. El seguimiento está completo para el 99% de los participantes y hoy se anuncian los resultados preliminares”, apuntan en la página de RECOVERY.

“Estos resultados son muy emocionantes. La esperanza era que al administrar una combinación de anticuerpos dirigidos al virus SARS-CoV-2 pudiéramos reducir las peores manifestaciones de COVID-19. Sin embargo, existía una gran incertidumbre sobre el valor de las terapias antivirales en la enfermedad COVID-19 en etapa tardía. Es maravilloso saber que incluso en la enfermedad COVID-19 avanzada, atacar el virus puede reducir la mortalidad en los pacientes que no han logrado generar una respuesta de anticuerpos propia ’', dijo Peter Horby jefe de RECOVERY y profesor de Enfermedades Infecciosas Emergentes en el Departamento de Medicina de Nuffield, en la Universidad de Oxford.

“Ahora sabemos que esta combinación de anticuerpos no solo es perjudicial para el virus, sino que también es buena para los pacientes más enfermos que no pudieron desarrollar una respuesta inmune natural. Esa es una excelente noticia: es la primera vez que se ha demostrado que un tratamiento antiviral salva vidas en pacientes hospitalizados con COVID-19”, añadió, por su parte, Martin Landray, investigador del ensayo clínico y profesor de Medicina y Epidemiología en el Departamento de Salud de la Población de Nuffield, Universidad de Oxford.

Sin embargo, hay una noticia no tan buena. Este tratamiento, célebre por haber sido promocionado por el ex presidente de Estados Unidos, Donald Trump, sin ninguna evidencia clara en sus manos, podría costar 1.700 euros por persona, algo así como $7.570.493 de pesos colombianos.

Regeneron había recibido en noviembre de 2020 la autorización de uso de emergencia de la FDA para usar el tratamiento en adultos con  de COVID-19 leve a moderado, así como en pacientes pediátricos de al menos 12 años de edad y que pesaran, al menos, 40 kg. El gobierno de ese país había inyectado US$450 millones a la compañía para darle un impulso al desarrollo de ese tratamiento y en enero de este año se comprometió a comprar 1,25 millones de dosis.

“Regeneron está colaborando  con Roche para aumentar el suministro global de casirivimab e imdevimab. Regeneron es responsable del desarrollo y distribución del tratamiento dentro de Estados Unidos, y Roche es el principal responsable del desarrollo y la distribución fuera de Estados Unidos”, aclaran en un comunicado.

Comparte: