#SeguimosAdelante

Mara Cifuentes: una apuesta por la tolerancia

Muchos la conocieron como Kevin, pero ahora la ven brillar siendo lo que es: una mujer. Tras su paso por el reality “La Agencia”, abrió las alas y salió del capullo para mostrarse como es en realidad, un ser libre.

Mara Cifuentes nació en San Francisco, California, y comenzó a modelar a los 17 años gracias a su madre, Claudia López. Juan Moore

Kevin Cifuentes, así la bautizó su madre, Claudia López, una exitosa diseñadora de modas que quizá nunca imaginó haberse equivocado con el nombre de su hija. Tuvo eso que algunos llaman una niñez normal, pero en realidad estaba escondida entre los clichés y la hipocresía de una sociedad que no respetaba -que aun no respeta- los derechos de las personas LGBTI. El país la vino a conocer por fin en el reality de modelos que revolucionó las pantallas de televisión del país: La Agencia, de Caracol Televisión. (Le puede interesar: Daniel Samper Ospina, el youtuber de otra generación)

Con el pelo crespo y la piel trigueña, Kevin iba creciendo poco a poco convencida de que no se sentía cómoda con las cosas que, según la sociedad, eran “de niños”. A pesar de tratar de encajar en esos estereotipos, nunca lo logró. Por el contrario, siempre le gustaron las barbies, el color rosa y el maquillaje de su mamá. Y cuando la pubertad empezó a verse en su cuerpo, decidió cambiar el rumbo de su vida por completo.

“Comencé el proceso a los 12 o 13 años, sabía que iban a empezar a salir bellos, que iba a haber cambios drásticos, la testosterona iba a llegar a mi cuerpo… y sentía mucha angustia porque sabía que mi figura iba a dejar de ser femenina, no sabía cómo explicarles a mis papás lo que me pasaba y, de hecho, fueron otros casos de chicas trans alrededor del mundo los que me ayudaron a iluminar a mis padres”, comenta con una sonrisa espontánea.

Sí, a los 13 años, Kevin Cifuentes comenzó ese largo tránsito que la llevaría, poco a poco, a convertirse en Mara, una mujer trans que logró cautivar a los colombianos con su belleza natural, su feminidad y su carisma.

Cuando La Agencia: batalla de modelos comenzó, ella era uno de los focos de atención, una de las estrellas, aunque nadie supiera que guardaba un gran secreto. “Estaba segura de que en Caracol nadie sabía del tema, hice el casting queriendo probarme a mí misma que era capaz de pasar porque era buena modelo, y no porque el programa necesitara rating, así que llegué hasta allá guardando el secreto. Sabía antes de entrar que mi situación iba a estar expuesta, pero igual quería sacarla a la luz”.

Para sorpresa de muchos, la adolescencia de Mara Cifuentes fue muy tranquila, dice no haber sufrido “demasiados” comentarios negativos y tampoco fue víctima de violencia como muchas otras mujeres trans, que a lo largo de su proceso son maltratadas tanto física, como verbal y emocionalmente. Corrió con suerte. Sin embargo, uno de los momentos más complicados en su proceso fue tratar de ser aceptada por su madre, quien al principio se mostró reticente ante la situación, pero con ayuda de su padre pudo entenderla y apoyarla en el largo camino que le esperaba.

“Curiosamente siempre me llevé muy bien con mi entorno, soy una persona muy tranquila, no me gustan los problemas, y creo que eso también ayudó mucho a que la gente tolerara más esta situación, no recibí comentarios negativos ni de mis amigos, ni de nadie en el colegio, mis papás me apoyaron, mi mamá estuvo en un principio más cerrada al tema y le costaba, pero nunca dejó de ayudarme”. Aunque Claudia y Mara hoy son inseparables, en su momento tuvieron conflictos porque, según la modelo, la familia de su madre era mucho más tradicional que la de su padre, y su entorno era machista. No fue fácil, pero el amor que Claudia siente por su hija es mayor que cualquier prejuicio social, y eso es lo que ambas se demuestran todos los días. (Le puede interesar: Dynamo y la reinvención de la industria audiovisual)

Su paso por el concurso en televisión fue definitivo para que ella, desde cada parte de sí misma, se reconociera a sí misma ante el mundo como una mujer. La Agencia le cambió la vida y la obligó a asumir varios retos, entre ellos dejar atrás la inseguridad y lidiar con los comentarios de terceros, que la juzgan y la insultan en sus redes, pero Mara Cifuentes, cada vez más fuerte y decidida, dice que es mucho mejor ignorarlos.

“Lo que más me costó cuando entré al programa fue, sin duda, revelar este secreto y exponerme totalmente a la luz pública, porque he recibido todo tipo de críticas, y eso es muy fuerte, siento que no estaba tan preparada para eso, pero lo he ido asumiendo poco a poco con calma, porque no es fácil exponerse así. Ahorita estoy lidiando con este fenómeno efímero de la fama, así que es un reto cada día, pero por eso mismo creo que la vida se trata de eso: asumir retos”.

Después del reality se siente una mujer nueva, alguien que pudo dejar atrás el miedo y la incertidumbre que la misma sociedad le implantó durante tantos años, ahora y después de haberse sentido insegura por años, Mara Cifuentes es libre.

“Me quité un gran peso de encima, un bulto muy grande que cargaba conmigo siempre pensando con una vocecita detrás de mi cabeza que me decía todo el tiempo: “¿Será que se van a dar cuenta?” ¡Se van a dar cuenta de que sí soy una mujer y no tengo que estar ocultándole nada a nadie!”.

Fue tanto el impacto que tuvo en la televisión, que la misma Ángela Ponce, la primera Miss España transgénero, le envió un mensaje demostrándole su apoyo. “Quiero felicitar a la guapísima Mara Cifuentes de Colombia y desearle el mayor éxito del mundo. Tienes todo mi apoyo y admiración, ya eres un referente para todo un colectivo, les mando muchos besos a todos los colombianos, quienes fueron de gran apoyo para mí. #EstamosCambiando”, fueron las palabras de Ponce, que, según Mara, significan un momento clave en su vida porque se siente identificada con ella y sabe que no es una situación fácil para quien la vive. “Que Ángela me esté felicitando, que me esté brindando su apoyo es demasiado importante para mí”. (Le puede interesar: Santiago Cruz: “Me comí el cuento de los artistas rebeldes”)

Ser diferente en un entorno tan lleno de odio fue la parte más retadora en la historia de Mara Cifuentes, y lo sigue siendo, ahora incluso más gracias al reconocimiento público, y aunque muchas veces pensó en rendirse, hoy es capaz de transmitir un mensaje lleno de luz: “También estuve en el comienzo del proceso, lo más difícil siempre es dar el primer paso. No hay que tener miedo, no hay que dejar que nada nos afecte, hay que sacar fuerza de donde no la tenemos y ser tolerantes. Para todas las personas que no han visto la luz todavía, tengan paciencia, que aunque suene cliché, después de la tormenta siempre llega la calma, y tengo la esperanza de que más adelante este mundo sea más incluyente. Ya me siento una ganadora de verdad, no necesito nada más, solo quería decirles esto con todo el amor del mundo”.

846542

2019-03-23T01:10:26-05:00

article

2019-03-25T14:20:16-05:00

[email protected]

seguimos-adelante

Daniela Suárez Zuluaga

Gente

Mara Cifuentes: una apuesta por la tolerancia

45

7328

7373