[sin titulo]

Apple se ha vuelto el centro de atención en Asia luego de que el Consejo de Consumidores de Shanghái, organismo estatal, anunciara que recibió en los últimos meses ocho informes sobre aparatos iPhone que ardieron cuando estaban siendo utilizados o mientras sus baterías se cargaban. Sin embargo, el gigante estadounidense de la electrónica negó cualquier responsabilidad en dichos incidentes.

En un comunicado entregado este martes en la noche, Apple afirmó que recuperó los teléfonos implicados para someterlos a pruebas. “Los aparatos ya analizados mostraron claramente que daños físicos externos causaron incidentes térmicos. Consideramos la seguridad como una prioridad absoluta y no hallamos nada de preocupante en esos productos”, aseguró Apple.