Sofía Vergara: 'Desnuda me veo mejor que muchas actrices'

La artista vuelve a presumir de sus curvas y reconoció que antes no podía encontrar trajes que se adaptaran a su figura.

Sofía Vergara.
Sofía Vergara.AFP

Las espectaculares curvas de Sofía Vergara no solo se han convertido en su inconfundible seña de identidad, sino también en uno de los elementos que caracterizan uno de los cuerpos más deseados del panorama televisivo internacional. No han sido pocas las ocasiones en las que Sofía se ha mostrado orgullosa de su curvilínea figura, aunque romper con los cánones de belleza actuales le ha traído varios quebraderos de cabeza, y así lo asegura la colombiana al confesar que solía llevar todos sus vestidos a una costurera para adaptarlos a su exuberante silueta.

"Es muy difícil para mí encontrar un conjunto que no tenga que retocar. Hace unos años siempre tenía que echar mano de una costurera para personalizarlos", confesó la intérprete a la revista New York Magazine, durante la cena de celebración de los premios de la fundación Gordon Parks.

Pero a pesar de la dificultad que ha supuesto encontrar diseños que se ajustaran a su figura, Vergara ya conoce a la perfección aquellas marcas cuyos patrones se adaptan mejor al cuerpo de una mujer con curvas.

"Es muy sencillo, por ejemplo, los vestidos de Dolce & Gabbana o de Michael Kors normalmente me quedan bien porque la tela da de sí bastante. Apenas tengo que retocar un poco el vestido a la altura de la cintura. Pero con otros diseñadores, tengo que reconstruirlos literalmente de arriba a abajo", explicó.

Y aunque ahora sepa a qué casas de moda acudir cuando se trata de presentarse en un evento de gala, la voluptuosa intérprete ha recordado cómo en los inicios de su carrera profesional los diseñadores le mandaban vestidos de talla estándar que se veía obligada a rediseñar para conseguir ponérselos.

"Al principio me mandaban vestidos de tallas estándar y, por supuesto, no se adaptaban para nada a mi figura, por lo que tenía que transformarlos completamente. Eran verdaderas piezas de arte que me veía obligada a retocar con la ayuda de una costurera. ¡Porque intentar meter todo esto [haciendo referencia a su cuerpo] en un diseño de talla normal sería una verdadera locura!", admitió la guapa actriz.

En la actualidad, Sofía Vergara puede respirar tranquila ya que ahora parece contar con espacio suficiente dentro de sus vestidos, gracias a que sus diseñadores preferidos cuentan con sus medidas y por tanto, elaboran el vestido a medida.

"Ahora tengo suerte porque elaboran los vestidos para que quepan mis... ya sabes", bromeó haciendo referencia a su prominente delantera.

Hace unos días, Vergara confesó cómo su primer profesor de interpretación en el país norteamericano la animó a adelgazar unos kilos para ajustarse a los cánones de belleza de Hollywood, unos consejos que la diva desestimó con el desparpajo que la caracteriza, y a través de una sólida respuesta que pone de manifiesto la gran autoestima de la que disfruta Sofía.

"Cuando empecé a estudiar actuación, mi profesor me dijo que tenía que perder peso porque las otras actrices se veían mejor en pantalla al ser más delgadas. Yo le contesté: 'Sí, se ven mejor en pantalla, pero desnuda yo me veo mucho mejor que ellas. ¿Cuál es el problema entonces? Esa era la mentalidad que tenía nada más llegar a Estados Unidos, pero ahora entiendo que tenía razón y que era necesario que perdiera algo de peso. No es que necesite ser flaca, ni lo necesito ni lo quiero. Es un infierno forzarse a vivir con semejante presión, pero es verdad que debo controlar mi peso y tener cuidado", reveló la estrella televisiva a la revista mexicana Milenio.

Vergara es consciente de que uno de los factores que la elevan como mito erótico en Estados Unidos es su belleza original, y el hecho de que su figura se aleja de las convenciones estilísticas de la industria del espectáculo. Por todo ello, la diva admite que siempre se ha sentido orgullosa de su afortunada genética, y asegura con satisfacción que puede comer "de todo" al tiempo que es capaz de mantener intacta su esbelta silueta, una dinámica que consigue a base de constantes sesiones de ejercicio y una actitud de moderación ante la comida.

"La verdad es que no tengo ningún secreto de belleza especial. Siempre me he sentido bien y muy cómoda conmigo misma. Desde siempre he sido voluptuosa, pero sin llegar a tener problemas de peso. Puedo comer de todo, siempre sin exagerar, y eso es lo que hago en mi vida cotidiana. Ahora que tengo 40 años no olvido por un momento la importancia de hacer ejercicio y de comer con moderación y de forma saludable. Pero nunca he pensado en privarme de comer y beber lo que me apetece. Puedo decir que me gusto mucho tal y como soy: no es pecado que una se guste tal y como es", bromeó la carismática actriz.

La gran seguridad personal que irradia Sofía Vergara también está muy relacionada con el hecho de haber asimilado la fama con naturalidad y sin estridencias, un proceso que la artista achaca a sus orígenes en Barranquilla y al optimismo que siempre ha definido su personalidad. Para la diva televisiva, la exitosa etapa profesional que vive en la actualidad sigue constituyendo un sueño que todavía le cuesta creer, por lo que afronta su afortunada situación con los pies en la tierra y con la idea de que todo en la vida es efímero.

"No tuve una juventud fácil, pasé muchas estrecheces y sé perfectamente que la vida es muy dura. Eso ha hecho que valore el éxito con mucha más intensidad y sintiendo un agradecimiento especial por las oportunidades que he tenido. Procuro estar de buen humor y contenta con todo lo que me da la vida. Me levanto feliz para ir a trabajar, y quiero disfrutar al máximo cuando las cosas van bien, porque en cualquier momento estas pueden empeorar. No puedo dejar que la fama se me suba a la cabeza. No vale la pena y es muy peligroso: la fama y la felicidad no van de la mano", reflexionó. 

Temas relacionados