MICROTRÁFICO

UN NEGOCIO CON MENORES

En los barrios periféricos y populares de las ciudades de Colombia, los menores de edad son reclutados por redes criminales para que alerten sobre la presencia de la fuerza pública, empaquen droga y hagan parte de la comercialización de sustancias psicoactivas. A cambio, reciben objetos de valor como celulares o ganancias sobre sus ventas. No cumplir con lo pactado puede costarles su vida o la de sus familiares.

 

Prueba del fenómeno es que entre el año 2012 y septiembre de 2018 fueron aprehendidos en el país 50.742 niños, niñas y adolescentes por el delito de tráfico, fabricación o porte de estupefacientes, según reporte de la Dirección de Investigación Criminal de la Policía Nacional y de la Policía de Infancia y Adolescencia. Pese a esto, la Dirección de políticas de drogas del Ministerio de Justicia reconoce que el país carece de políticas enfocadas a la prevención del reclutamiento de menores por parte de grupos criminales dedicados al tráfico de sustancias psicoactivas.

 

Conozca las historias y los datos detrás de este fenómeno, en
este especial de la Unidad de Investigación Periodística de la Institución Universitaria Politécnico Grancolombiano en alianza
con El Espectador.

 

 

En cada sección

encontrarás una

gráfica interactiva

Menores con responsabilidades penales

La subdirectora encargada de Responsabilidad Penal del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF), Gabriela Rosa Vera, informa que entre el año 2013 y julio de 2018 ingresaron al Sistema de responsabilidad penal adolescente (SRPA) 35.969 menores, por el delito de tráfico, fabricación o porte de estupefacientes, consagrado en el artículo 376 del Código penal nacional. Sin embargo, la Dirección de Investigación Criminal de la Policía Nacional y la Dirección de Policía de Infancia y Adolescencia reportan que entre el año 2013 y septiembre 28 de 2018 fueron aprehendidos 40.060 menores por el mismo delito. La diferencia de los datos radica en que no siempre los menores detenidos son puestos a disposición del ICBF para el restablecimiento de sus derechos.

 

El uso de menores de edad por parte de estructuras criminales -para tráfico, fabricación o porte de estupefacientes- es un fenómeno nacional, como se evidencia en el mapa interactivo en el que se puede explorar el número de aprehendidos entre los años 2012 y 2018, en todos los departamentos de Colombia. El análisis de los datos permite concluir que Cundinamarca, Antioquia y Valle del Cauca son los departamentos que presentan el mayor índice de aprehensiones de menores en el periodo señalado.

Comparativo entre menores que ingresaron al sistema de responsabilidad penal para adolescentes según el ICBF, y menores aprehendidos  según información de la DIJIN y la Dirección de la  Policía de infancia y adolescencia

Interactua

Interactua

Fuente: DIJIN/ Dirección de  la  Policía de infancia y adolescencia

*Datos del ICBF hasta Julio de 2018. Datos de la DIJIN hasta Septiembre de 2018

Fuente: DIJIN/ Policía de infancia y adolescencia

La subdirectora estratégica y de análisis de la Dirección de política de drogas del Ministerio de Justicia, reconoce que las estructuras criminales toman a niños y jóvenes vulnerables no solo para incitarlos al consumo, sino también para que trabajen con ellos en la venta de drogas u otros oficios propios del negocio ilegal. Además, las autoridades han detectado que muchos menores son usados por sus propias familias, cuando estas hacen parte de estructuras criminales. En ese círculo social primario se inician empacando droga, llevándola de un lugar a otro y vendiéndola.

 

La Dirección de Políticas de Drogas de Colombia coincide  con lo revelado en un informe de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, publicado en 2015,  en el que se expone que en el país las redes de narcotráfico y organizaciones criminales dedicadas a actividades delictivas, utilizan y explotan a los niños, niñas y adolescentes empleándolos en distintas actividades criminales.

Interactua

Consumo y venta, las exigencias a los menores

“Se puede nombrar a Medellín, Cali y Bogotá como las ciudades con mayor índice de consumo y, en consecuencia, de venta. Pero realmente es un problema nacional, en el que, además, hemos pasado de ser un país productor a un país consumidor”, señala Martha Paredes, subdirectora estratégica y de análisis de la Dirección de política de drogas del Ministerio de Justicia, quien explica que, en consecuencia, los esfuerzos del gobierno se han concentrado en el consumo y en perseguir el mercado local de sustancias psicoactivas, por medio de los tres pilares que fundamentan la política de droga: 1) Transformación de los territorios afectados por la droga. 2) Desarticulación de las estructuras y afectación a las economías criminales. 3) Reducción del consumo de drogas.

Interactua

Fuente: DIJIN/ Policía de infancia y adolescencia

¿Por qué utilizan a los menores en el negocio del microtráfico?

El Observatorio de Drogas de Colombia ha identificado que los narcotraficantes y sus estructuras involucran a niños, niñas y adolescentes, porque les reduce el riesgo de perder mercancías, debido a que esta población no puede ser requisada fácilmente por las autoridades.

 

Legalmente, los menores de edad pueden ser requisados únicamente por o en presencia de la Policía de Infancia y Adolescencia. “Por lo mismo, se utiliza mucho a las niñas, pues un policía llega a un parque y requisa más fácil a los adolescentes de 17 años que parecen de 18, que a una mujer menor de edad, pues es muy complejo debido a la vigilancia social que hay sobre esto. Entonces encontramos que a las mujeres las usan más para guardar drogas y armas. En muchos grupos o pandillas tienen siempre a una niña al lado”, explica un experto del Observatorio de Drogas, quien pidió la reserva de su nombre. El mismo experto es enfático en afirmar que “los menores encuentran no en las drogas, sino a través de las drogas, un mundo de posibilidades dentro de las carreras delincuenciales”.

Porcentaje de menores aprehendidos por tráfico, fabricación o porte de estupefacientes

Fuente: DIJIN

Adolescentes, los preferidos por las bandas criminales

1-10 Años

11-13 Años

14-15 Años

16-17 Años

Interactua

Menores de edad, reclutados para ser comerciantes de un negocio criminal

La comercialización de drogas en pequeñas cantidades es lo que se reconoce popularmente como microtráfico. Pero lo que hay detrás de ese fenómeno es de dimensiones macro, debido a que el microtráfico o narcomenudeo hace parte de los últimos eslabones del narcotráfico, cuyo proceso implica: la producción de drogas, el tráfico de ella, la distribución a redes criminales locales y la comercialización. De acuerdo con caracterizaciones que investigadores del Observatorio de Drogas de Colombia han realizado en los últimos años, los menores ocupan un lugar importante, especialmente en la comercialización, porque les permite a las estructuras criminales, que controlan esos mercados, reducir riesgos, fidelizar clientes (algunas estructuras regalan sustancias para generar enganche), y lograr consumidores problemáticos, es decir, adictos.

Fuente: DIJIN/ Policía de infancia y adolescencia

Interactua

Recursos para prevenir el reclutamiento de menores en el negocio del microtráfico

El ICBF manifiesta que “la Dirección de Niñez y Adolescencia no cuenta con un rubro específico para la prevención de fabricación, tráfico y porte de estupefacientes”. Sin embargo, aclara que el asunto se integra a la temática de prevención de delitos cometidos por adolescentes, a través de programas que buscan evitar vulneraciones a los derechos de los menores de edad. En ese tipo de programas la institución ha invertido entre el año 2013 y Julio de 2018 aproximadamente 434 mil millones de pesos.

Cifras en miles de millones de pesos colombianos

Fuente: Subdirección de responsabilidad penal ICBF

Interactua

La Dirección de Protección de Infancia y Adolescentes de la Policía Nacional manifiesta que entre los años 2013 y 2017 invirtieron en acciones pedagógicas mil millones de pesos, direccionadas a la prevención de los riesgos que producen las sustancias psicoactivas en niños, niñas y adolescentes. Entre los gastos realizados se encuentra la compra de dummies, la producción de un simposio internacional sobre la protección integral de los derechos de los menores, la adquisición de un bus interactivo como herramienta lúdico recreativa, y un diplomado de prevención en el marco de un programa denominado Abre tus ojos.

Cifras en millones de pesos colombianos

Fuente: Policía de Infancia y Adolescencia

Interactua

La información entregada por el ICBF y por la Policía de Infancia y Adolescencia, revela que ninguna de las dos entidades cuentan con presupuestos focalizados en la prevención del reclutamiento de menores por parte de estructuras criminales dedicadas a la comercialización de sustancias psicoactivas. Sin embargo, el fenómeno se extiende en todas las ciudades de Colombia, por cuenta, entre otras cosas, del fuerte impulso que el mercado de las drogas tiene al interior del país tras el aumento de las medidas de vigilancia consolidadas en distintos países receptores de sustancias psicoactivas en los últimos 20 años.

Políticas estatales insuficientes

Interactua

Microtráfico; Un negocio con menores | Unidad de Investigación Periodística

MICROTRÁFICO

UN NEGOCIO CON MENORES

En los barrios periféricos y populares de las ciudades de Colombia, los menores de edad son reclutados por redes criminales para que alerten sobre la presencia de la fuerza pública, empaquen droga y hagan parte de la comercialización de sustancias psicoactivas. A cambio, reciben objetos de valor como celulares o ganancias sobre sus ventas. No cumplir con lo pactado puede costarles su vida o la de sus familiares.

 

Prueba del fenómeno es que entre el año 2012 y septiembre de 2018 fueron aprehendidos en el país 50.742 niños, niñas y adolescentes por el delito de tráfico, fabricación o porte de estupefacientes, según reporte de la Dirección de Investigación Criminal de la Policía Nacional y de la Policía de Infancia y Adolescencia. Pese a esto, la Dirección de políticas de drogas del Ministerio de Justicia reconoce que el país carece de políticas enfocadas a la prevención del reclutamiento de menores por parte de grupos criminales dedicados al tráfico de sustancias psicoactivas.

 

Conozca las historias y los datos detrás de este fenómeno, en este especial de la Unidad de Investigación Periodística de la Institución Universitaria Politécnico Grancolombiano en alianza con El Espectador.

En cada sección

encontrarás una

gráfica interactiva

Menores con responsabilidades penales

La subdirectora encargada de Responsabilidad Penal del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF), Gabriela Rosa Vera, informa que entre el año 2013 y julio de 2018 ingresaron al Sistema de responsabilidad penal adolescente (SRPA) 35.969 menores, por el delito de tráfico, fabricación o porte de estupefacientes, consagrado en el artículo 376 del Código penal nacional. Sin embargo, la Dirección de Investigación Criminal de la Policía Nacional y la Dirección de Policía de Infancia y Adolescencia reportan que entre el año 2013 y septiembre 28 de 2018 fueron aprehendidos 40.060 menores por el mismo delito. La diferencia de los datos radica en que no siempre los menores detenidos son puestos a disposición del ICBF para el restablecimiento de sus derechos.

Comparativo entre menores que ingresaron al sistema de responsabilidad penal para adolescentes según el ICBF, y menores aprehendidos  según información de la DIJIN y la Dirección de la  Policía de Infancia y Adolescencia

El uso de menores de edad por parte de estructuras criminales -para tráfico, fabricación o porte de estupefacientes- es un fenómeno nacional, como se evidencia en el mapa interactivo en el que se puede explorar el número de aprehendidos entre los años 2012 y 2018, en todos los departamentos de Colombia. El análisis de los datos permite concluir que Cundinamarca, Antioquia y Valle del Cauca son los departamentos que presentan el mayor índice de aprehensiones de menores en el periodo señalado.

Interactua

Interactua

Fuente: DIJIN/ Policía de Infancia y Adolescencia

*Datos del ICBF hasta Julio de 2018. Datos de la DIJIN hasta Septiembre de 2018

Fuente: DIJIN/ Policía de infancia y adolescencia

La subdirectora estratégica y de análisis de la Dirección de política de drogas del Ministerio de Justicia, reconoce que las estructuras criminales toman a niños y jóvenes vulnerables no solo para incitarlos al consumo, sino también para que trabajen con ellos en la venta de drogas u otros oficios propios del negocio ilegal. Además, las autoridades han detectado que muchos menores son usados por sus propias familias, cuando estas hacen parte de estructuras criminales. En ese círculo social primario se inician empacando droga, llevándola de un lugar a otro y vendiéndola.

 

La Dirección de Políticas de Drogas de Colombia coincide  con lo revelado en un informe de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, publicado en 2015,  en el que se expone que en el país las redes de narcotráfico y organizaciones criminales dedicadas a actividades delictivas, utilizan y explotan a los niños, niñas y adolescentes empleándolos en distintas actividades criminales.

Interactua

Consumo y venta, las exigencias a los menores

“Se puede nombrar a Medellín, Cali y Bogotá como las ciudades con mayor índice de consumo y, en consecuencia, de venta. Pero realmente es un problema nacional, en el que, además, hemos pasado de ser un país productor a un país consumidor”, señala Martha Paredes, subdirectora estratégica y de análisis de la Dirección de política de drogas del Ministerio de Justicia, quien explica que, en consecuencia, los esfuerzos del gobierno se han concentrado en el consumo y en perseguir el mercado local de sustancias psicoactivas, por medio de los tres pilares que fundamentan la política de droga: 1) Transformación de los territorios afectados por la droga. 2) Desarticulación de las estructuras y afectación a las economías criminales. 3) Reducción del consumo de drogas.

Interactua

Fuente: DIJIN/ Polícia de infancia y adolescencia

¿Por qué utilizan a los menores en el negocio del microtráfico?

El Observatorio de Drogas de Colombia ha identificado que los narcotraficantes y sus estructuras involucran a niños, niñas y adolescentes, porque les reduce el riesgo de perder mercancías, debido a que esta población no puede ser requisada fácilmente por las autoridades.

 

Legalmente, los menores de edad pueden ser requisados únicamente por o en presencia de la Policía de Infancia y Adolescencia. “Por lo mismo, se utiliza mucho a las niñas, pues un policía llega a un parque y requisa más fácil a los adolescentes de 17 años que parecen de 18, que a una mujer menor de edad, pues es muy complejo debido a la vigilancia social que hay sobre esto. Entonces encontramos que a las mujeres las usan más para guardar drogas y armas. En muchos grupos o pandillas tienen siempre a una niña al lado”, explica un experto del Observatorio de Drogas, quien pidió la reserva de su nombre. El mismo experto es enfático en afirmar que “los menores encuentran no en las drogas, sino a través de las drogas, un mundo de posibilidades dentro de las carreras delincuenciales”.

 

Porcentaje de menores aprehendidos por tráfico, fabricación o porte de estupefacientes

Adolescentes, los preferidos por las bandas criminales

1-10 Años

11-13 Años

14-15 Años

16-17Años

Fuente: DIJIN

Menores de edad, reclutados para ser comerciantes de un negocio criminal

La comercialización de drogas en pequeñas cantidades es lo que se reconoce popularmente como microtráfico.
Pero lo que hay detrás de ese fenómeno es de dimensiones macro, debido a que el microtráfico o narcomenudeo hace parte de los últimos eslabones del narcotráfico, cuyo proceso implica: la producción de drogas, el tráfico de ella, la distribución a redes criminales locales y la comercialización. De acuerdo con caracterizaciones que investigadores del Observatorio de Drogas de Colombia han realizado en los últimos años, los menores ocupan un lugar importante, especialmente en la comercialización, porque les permite a las estructuras criminales, que controlan esos mercados, reducir riesgos, fidelizar clientes (algunas estructuras regalan sustancias para generar enganche), y lograr consumidores problemáticos, es decir, adictos.

Interactua

Fuente: DIJIN/ Policía de infancia y adolescencia

Recursos para prevenir el reclutamiento de menores en el negocio del microtráfico

El ICBF manifiesta que “la Dirección de Niñez y Adolescencia no cuenta con un rubro específico para la prevención
de fabricación, tráfico y porte de estupefacientes”. Sin embargo, aclara que el asunto se integra a la temática de prevención de delitos cometidos por adolescentes, a través de programas que buscan evitar vulneraciones a los derechos de
los menores de edad. En ese tipo de programas la institución ha invertido entre el año 2013 y Julio de 2018 aproximadamente 434 mil millones de pesos.

Cifras en miles de millones

Fuente: Subdirección de responsabilidad penal ICBF

Interactua

La Dirección de Protección de Infancia y Adolescentes de la Policía Nacional manifiesta que entre los años 2013 y 2017 invirtieron en acciones pedagógicas mil millones de pesos, direccionadas a la prevención de los riesgos que producen las sustancias psicoactivas en niños, niñas y adolescentes. Entre los gastos realizados se encuentra la compra de dummies, la producción de un simposio internacional sobre la protección integral de los derechos de los menores, la adquisición de un bus interactivo como herramienta lúdico recreativa, y un diplomado de prevención en el marco de un programa denominado Abre tus ojos.

Cifras en millones de pesos colombianos

Fuente: Subdirección de responsabilidad penal ICBF

Interactua

La información entregada por el ICBF y por la Policía de Infancia y Adolescencia, revela que ninguna de las dos entidades cuentan con presupuestos focalizados en la prevención del reclutamiento de menores por parte de estructuras criminales dedicadas a la comercialización de sustancias psicoactivas. Sin embargo, el fenómeno se extiende en todas las ciudades de Colombia, por cuenta, entre otras cosas, del fuerte impulso que el mercado de las drogas tiene al interior del país
tras el aumento de las medidas de vigilancia consolidadas en distintos países receptores de sustancias psicoactivas en los últimos 20 años.

Políticas estatales insuficientes

Interactua

Microtráfico; Un negocio con menores | Unidad de Investigación Periodística

MICROTRÁFICO

UN NEGOCIO CON MENORES

En los barrios periféricos y populares de las ciudades de Colombia, los menores de edad son reclutados por redes criminales para que alerten sobre la presencia de la fuerza pública, empaquen droga y hagan parte de la comercialización de sustancias psicoactivas. A cambio, reciben objetos de valor como celulares o ganancias sobre sus ventas. No cumplir con lo pactado puede costarles su vida o la de sus familiares.

 

Prueba del fenómeno es que entre el año 2012 y septiembre de 2018 fueron aprehendidos en el país 50.742 niños, niñas y adolescentes por el delito de tráfico, fabricación o porte de estupefacientes, según reporte de la Dirección de Investigación Criminal de la Policía Nacional y de la Policía de Infancia y Adolescencia. Pese a esto, la Dirección de políticas de drogas del Ministerio de Justicia reconoce que el país carece de políticas enfocadas a la prevención del reclutamiento de menores por parte de grupos criminales dedicados al tráfico de sustancias psicoactivas.

 

Conozca las historias y los datos detrás de este fenómeno, en este especial de la Unidad de Investigación Periodística de la Institución Universitaria Politécnico Grancolombiano en alianza con El Espectador.

En cada sección

encontrarás una

gráfica interactiva

Menores con responsabilidades penales

La subdirectora encargada de Responsabilidad Penal del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF), Gabriela Rosa Vera, informa que entre el año 2013 y julio
 de 2018 ingresaron al Sistema de responsabilidad penal adolescente (SRPA) 35.969 menores, por el delito de tráfico, fabricación o porte de estupefacientes, consagrado
en el artículo 376 del Código penal nacional. Sin embargo, la Dirección de Investigación Criminal de la Policía Nacional y la Dirección de Policía de Infancia
y Adolescencia reportan que entre el año 2013 y septiembre 28 de 2018 fueron aprehendidos 40.060 menores por el mismo delito. La diferencia de los datos radica
en que no siempre los menores detenidos son puestos a disposición del ICBF para
el restablecimiento de sus derechos.

Comparativo entre menores que ingresaron al sistema de responsabilidad penal para adolescentes según el ICBF, y menores aprehendidos  según información de la DIJIN y la Dirección de la  Policía de Infancia y Adolescencia

El uso de menores de edad por parte de estructuras criminales -para tráfico, fabricación o porte de estupefacientes- es un fenómeno nacional, como se evidencia en el mapa interactivo en el que se puede explorar el número de aprehendidos entre los años 2012 y 2018, en todos los departamentos de Colombia. El análisis de los datos permite concluir que Cundinamarca, Antioquia y Valle del Cauca son los departamentos que presentan el mayor índice de aprehensiones de menores en el periodo señalado.

Interactua

Interactua

Fuente: DIJIN/ Policía de Infancia y Adolescencia

Fuente: DIJIN/ Policía de Infancia y Adolescencia

*Datos del ICBF hasta Julio de 2018. Datos de la DIJIN hasta Septiembre de 2018

Menores de edad, reclutados para ser comerciantes
de un negocio criminal

La comercialización de drogas en pequeñas cantidades es lo que se reconoce popularmente como microtráfico. Pero lo que hay detrás de ese fenómeno es
de dimensiones macro, debido a que el microtráfico o narcomenudeo hace parte de
los últimos eslabones del narcotráfico, cuyo proceso implica: la producción de drogas, el tráfico de ella, la distribución a redes criminales locales y la comercialización. De acuerdo con caracterizaciones que investigadores del Observatorio de Drogas de Colombia han realizado en los últimos años, los menores ocupan un lugar importante, especialmente en la comercialización, porque les permite a las estructuras criminales, que controlan esos mercados, reducir riesgos, fidelizar clientes (algunas estructuras regalan sustancias para generar enganche), y lograr consumidores problemáticos, es decir, adictos.

Interactua

Fuente: DIJIN/ Policía de Infancia y Adolescencia

¿Por qué utilizan a los menores en
el negocio del microtráfico?

El Observatorio de Drogas de Colombia ha identificado que los narcotraficantes y sus estructuras involucran a niños, niñas y adolescentes, porque les reduce el riesgo de perder mercancías, debido a que esta población no puede ser requisada fácilmente por las autoridades.

 

Legalmente, los menores de edad pueden ser requisados únicamente por o en presencia de la Policía de Infancia y Adolescencia. “Por lo mismo, se utiliza mucho a las niñas, pues un policía llega a un parque y requisa más fácil a los adolescentes de 17 años que parecen de 18, que a una mujer menor de edad, pues es muy complejo debido a la vigilancia social que hay sobre esto. Entonces encontramos que a las mujeres las usan más para guardar drogas y armas. En muchos grupos o pandillas tienen siempre a una niña al lado”, explica un experto del Observatorio de Drogas, quien pidió la reserva de su nombre. El mismo experto es enfático en afirmar que “los menores encuentran no en las drogas, sino a través de las drogas, un mundo de posibilidades dentro de las carreras delincuenciales”.

Adolescentes, los preferidos por las bandas criminales

1-10 Años

11-13 Años

14-15 Años

16-17 Años

Interactua

Fuente: DIJIN/ Policía de Infancia y Adolescencia

Consumo y venta, las exigencias a los menores

“Se puede nombrar a Medellín, Cali y Bogotá como las ciudades con mayor índice
de consumo y, en consecuencia, de venta. Pero realmente es un problema nacional,
en el que, además, hemos pasado de ser un país productor a un país consumidor”, señala Martha Paredes, subdirectora estratégica y de análisis de la Dirección de política de drogas del Ministerio de Justicia, quien explica que, en consecuencia, los esfuerzos del gobierno se han concentrado en el consumo y en perseguir el mercado local
de sustancias psicoactivas, por medio de los tres pilares que fundamentan la política
de droga: 1) Transformación de los territorios afectados por la droga.
2) Desarticulación de las estructuras y afectación a las economías criminales.
3) Reducción del consumo de drogas.

La subdirectora estratégica y de análisis de la Dirección de política de drogas del Ministerio de Justicia, reconoce que las estructuras criminales toman a niños y jóvenes vulnerables no solo para incitarlos al consumo, sino también para que trabajen con ellos en la venta de drogas u otros oficios propios del negocio ilegal. Además, las autoridades han detectado que muchos menores son usados por sus propias familias, cuando estas hacen parte de estructuras criminales. En ese círculo social primario se inician empacando droga, llevándola de un lugar a otro y vendiéndola.

 

La Dirección de Políticas de Drogas de Colombia coincide  con lo revelado en un informe de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, publicado en 2015,  en el que se expone que en el país las redes de narcotráfico y organizaciones criminales dedicadas a actividades delictivas, utilizan y explotan a los niños, niñas y adolescentes empleándolos en distintas actividades criminales.

Interactua

Recursos para prevenir el reclutamiento de menores en el negocio del microtráfico

El ICBF manifiesta que “la Dirección de Niñez y Adolescencia no cuenta con un rubro específico para la prevención de fabricación, tráfico y porte de estupefacientes”. Sin embargo, aclara que el asunto se integra a la temática de prevención de delitos cometidos por adolescentes, a través de programas que buscan evitar vulneraciones a los derechos de los menores de edad. En ese tipo de programas la institución ha invertido entre el año 2013 y Julio de 2018 aproximadamente 434 mil millones de pesos.

Interactua

Cifras en miles de millones

Fuente: Subdirección de responsabilidad penal ICBF

La Dirección de Protección de Infancia y Adolescentes de la Policía Nacional manifiesta que entre los años 2013 y 2017 invirtieron en acciones pedagógicas mil millones de pesos, direccionadas a la prevención de los riesgos que producen las sustancias psicoactivas en niños, niñas y adolescentes. Entre los gastos realizados se encuentra la compra de dummies, la producción de un simposio internacional sobre la protección integral de los derechos de los menores, la adquisición de un bus interactivo como herramienta lúdico recreativa, y un diplomado de prevención en el marco de un programa denominado Abre tus ojos.

Interactua

Cifras en  millones de pesos

Fuente: Policía de Infancia y Adolescencia

La información entregada por el ICBF y por la Policía de Infancia y Adolescencia, revela que ninguna de las dos entidades cuentan con presupuestos focalizados en la prevención del reclutamiento de menores por parte de estructuras criminales dedicadas a la comercialización de sustancias psicoactivas. Sin embargo, el fenómeno se extiende en todas las ciudades de Colombia, por cuenta, entre otras cosas, del fuerte impulso
que el mercado de las drogas tiene al interior del país tras el aumento de las medidas
de vigilancia consolidadas en distintos países receptores de sustancias psicoactivas
en los últimos 20 años.

Políticas estatales insuficientes

Microtráfico; Un negocio con menores | Unidad de Investigación Periodística

MICROTRÁFICO

UN NEGOCIO CON MENORES

En los barrios periféricos y populares de las ciudades de Colombia, los menores de edad son reclutados por redes criminales para que alerten sobre la presencia de la fuerza pública, empaquen droga y hagan parte de la comercialización de sustancias psicoactivas. A cambio, reciben objetos de valor como celulares o ganancias sobre sus ventas. No cumplir con lo pactado puede costarles su vida o la de sus familiares.

 

Prueba del fenómeno es que entre el año 2012 y septiembre de 2018 fueron aprehendidos en el país 50.742 niños, niñas y adolescentes por el delito de tráfico, fabricación o porte de estupefacientes, según reporte de la Dirección de Investigación Criminal de la Policía Nacional y de la Policía de Infancia y Adolescencia. Pese a esto, la Dirección de políticas de drogas del Ministerio de Justicia reconoce que el país carece de políticas enfocadas a la prevención del reclutamiento de menores por parte de grupos criminales dedicados al tráfico de sustancias psicoactivas.

 

Conozca las historias y los datos detrás de este fenómeno, en este especial de la Unidad de Investigación Periodística de la Institución Universitaria Politécnico Grancolombiano en alianza con El Espectador.

En cada sección

encontrarás una

gráfica interactiva

Interactua

Comparativo entre menores que ingresaron al sistema de responsabilidad penal para adolescentes según el ICBF, y menores aprehendidos  según información de la DIJIN y la Dirección de la  Policía de Infancia y Adolescencia

Interactua

Interactua

*Datos del ICBF hasta Julio de 2018. Datos de la DIJIN hasta Septiembre de 2018

Fuente: DIJIN/ Policía de Infancia y Adolescencia

Fuente: DIJIN/ Policía de Infancia y Adolescencia

Menores con responsabilidades penales

La subdirectora encargada de Responsabilidad Penal del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF),
Gabriela Rosa Vera, informa que entre el año 2013 y julio
 de 2018 ingresaron al Sistema de responsabilidad penal adolescente (SRPA) 35.969 menores, por el delito de tráfico, fabricación o porte de estupefacientes, consagrado
en el artículo 376 del Código penal nacional. Sin embargo,
la Dirección de Investigación Criminal de la Policía Nacional y
la Dirección de Policía de Infancia y Adolescencia reportan que entre el año 2013 y septiembre 28 de 2018 fueron aprehendidos 40.060 menores por el mismo delito.
La diferencia de los datos radica en que no siempre los menores detenidos son puestos a disposición del ICBF para
el restablecimiento de sus derechos.

El uso de menores de edad por parte de estructuras criminales -para tráfico, fabricación o porte de estupefacientes- es un fenómeno nacional, como se evidencia en el mapa interactivo en el que se puede explorar el número de aprehendidos entre los años 2012 y 2018, en todos los departamentos de Colombia. El análisis de los datos permite concluir que Cundinamarca, Antioquia y Valle del Cauca son los departamentos que presentan el mayor índice de aprehensiones de menores en el periodo señalado.

Menores de edad, reclutados para ser comerciantes de un negocio criminal

La comercialización de drogas en pequeñas cantidades es lo que se reconoce popularmente como microtráfico. Pero lo que hay detrás de ese fenómeno es  de dimensiones macro, debido a que el microtráfico o narcomenudeo hace parte de
los últimos eslabones del narcotráfico, cuyo proceso implica: la producción de drogas, el tráfico de ella, la distribución a redes criminales locales y la comercialización. De acuerdo con caracterizaciones que investigadores del Observatorio de Drogas de Colombia han realizado en los últimos años, los menores ocupan un lugar importante, especialmente en la comercialización, porque les permite a las estructuras criminales, que controlan esos mercados, reducir riesgos, fidelizar clientes (algunas estructuras regalan sustancias para generar enganche), y lograr consumidores problemáticos, es decir, adictos.

Interactua

Fuente: DIJIN/ Policía de Infancia y Adolescencia

¿Por qué utilizan a los menores en
el negocio del microtráfico?

El Observatorio de Drogas de Colombia ha identificado que los narcotraficantes y sus estructuras involucran a niños, niñas y adolescentes, porque les reduce el riesgo de perder mercancías, debido a que esta población no puede ser requisada fácilmente por las autoridades.

 

Legalmente, los menores de edad pueden ser requisados únicamente por o en presencia de la Policía de Infancia y Adolescencia. “Por lo mismo, se utiliza mucho a las niñas, pues un policía llega a un parque y requisa más fácil a los adolescentes de 17 años que parecen de 18, que a una mujer menor de edad, pues es muy complejo debido a la vigilancia social que hay sobre esto. Entonces encontramos que a las mujeres las usan más para guardar drogas y armas. En muchos grupos o pandillas tienen siempre a una niña al lado”, explica un experto del Observatorio de Drogas, quien pidió la reserva de su nombre. El mismo experto es enfático en afirmar que “los menores encuentran no en las drogas, sino a través de las drogas, un mundo de posibilidades dentro de las carreras delincuenciales”.

Adolescentes, los preferidos por las bandas criminales

1-10 Años

11-13 Años

14-15 Años

16-17 Años

Fuente: DIJIN

Fuente: DIJIN/ Policía de infancia y adolescencia

Consumo y venta, las exigencias a los menores

“Se puede nombrar a Medellín, Cali y Bogotá como
las ciudades con mayor índice de consumo y,
en consecuencia, de venta. Pero realmente es un problema nacional, en el que, además, hemos pasado de ser un país productor a un país consumidor”, señala Martha Paredes, subdirectora estratégica
y de análisis de la Dirección de política de drogas
del Ministerio de Justicia, quien explica que, en consecuencia, los esfuerzos del gobierno se han concentrado en el consumo y en perseguir el mercado local  de sustancias psicoactivas, por medio de
los tres pilares que fundamentan la política
de droga: 1) Transformación de los territorios afectados por la droga. 2) Desarticulación de las estructuras y afectación a las economías criminales.
3) Reducción del consumo de drogas.

La subdirectora estratégica y de análisis de la Dirección de política de drogas del Ministerio de Justicia, reconoce que las estructuras criminales toman a niños y jóvenes vulnerables no solo para incitarlos al consumo, sino también para que trabajen con ellos en la venta de drogas u otros oficios propios del negocio ilegal. Además, las autoridades han detectado que muchos menores son usados por sus propias familias, cuando estas hacen parte de estructuras criminales. En ese círculo social primario se inician empacando droga, llevándola de un lugar a otro y vendiéndola.

 

La Dirección de Políticas de Drogas de Colombia coincide  con lo revelado en un informe de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, publicado en 2015,  en el que se expone que en el país las redes de narcotráfico y organizaciones criminales dedicadas a actividades delictivas, utilizan y explotan a los niños, niñas y adolescentes empleándolos en distintas actividades criminales.

Interactua

Recursos para prevenir el reclutamiento de menores en el negocio del microtráfico

El ICBF manifiesta que “la Dirección de Niñez y Adolescencia no cuenta con un rubro específico para la prevención de fabricación, tráfico y porte de estupefacientes”. Sin embargo, aclara que el asunto se integra a la temática de prevención de delitos cometidos por adolescentes, a través de programas que buscan evitar vulneraciones a los derechos de los menores de edad. En ese tipo de programas la institución ha invertido entre el año 2013 y Julio de 2018 aproximadamente 434 mil millones de pesos.

Interactua

Cifras en miles de millones

Fuente: Subdirección de responsabilidad penal ICBF

La Dirección de Protección de Infancia y Adolescentes de la Policía Nacional manifiesta que entre los años 2013 y 2017 invirtieron en acciones pedagógicas mil millones de pesos, direccionadas a la prevención de los riesgos que producen las sustancias psicoactivas en niños, niñas y adolescentes. Entre los gastos realizados se encuentra la compra de dummies, la producción de un simposio internacional sobre la protección integral de los derechos de los menores, la adquisición de un bus interactivo como herramienta lúdico recreativa, y un diplomado de prevención en el marco de un programa denominado Abre tus ojos.

Interactua

Cifras en  millones de pesos

Fuente: Policía de Infancia y Adolescencia

La información entregada por el ICBF y por la Policía de Infancia y Adolescencia, revela que ninguna de las dos entidades cuentan con presupuestos focalizados en la prevención del reclutamiento de menores por parte de estructuras criminales dedicadas a la comercialización de sustancias psicoactivas. Sin embargo, el fenómeno se extiende en todas las ciudades de Colombia, por cuenta, entre otras cosas, del fuerte impulso que el mercado de las drogas tiene al interior del país tras el aumento de las medidas de vigilancia consolidadas en distintos países receptores de sustancias psicoactivas en los últimos 20 años.

Políticas estatales insuficientes

Microtráfico; Un negocio con menores | Unidad de Investigación Periodística