Lo integran 25 municipios de los departamentos de Meta, Caquetá y Guaviare, que conforman un corredor en el sur del país, en medio de fronteras. Si bien se podría decir que hoy no es una de las regiones más violentas, sí enfrenta una lucha territorial que parece escalar cada día.

La región está conformada por los municipios de San Vicente del Caguán y Puerto Rico (Caquetá); Calamar, San José del Guaviare y El Retorno (Guaviare), y Puerto Rico, La Macarena, Mapiripán, Puerto Concordia, Lejanías, Puerto Lleras, Uribe, Mesetas, San Carlos de Guaroa, Granada, Vistahermosa, Villavicencio, Puerto Gaitán, Puerto López, Acacías, El Castillo, San Martín, Fuente de Oro, Castilla la Nueva y San Juan de Arama, en Meta.

corredor graficos pequenoCaquetáGuaviareMeta

Actualmente allí viven 1,2 millones de habitantes y en los últimos siete años se han registrado 2.559 asesinatos y 228 actos terroristas. Cifras a las que se suman, en los últimos dos años, la muerte violenta de 10 líderes sociales, el desplazamiento de 145 personas y el crecimiento de cultivos ilícitos, que alcanzan las 10.000 hectáreas.

Haga clic sobre cada punto para ver más información

Varias de estas poblaciones fueron fortines de las Farc y otras de las autodefensas, siendo golpeadas en la época más cruda del conflicto. El territorio hoy se lo disputan agrupaciones como las Autodefensas Gaitanistas (AGC), los Puntilleros, el bloque Suroriental y pequeños brotes de nuevas organizaciones que ganan terreno. Todos buscan dominar los cristalizaderos, la minería y las rutas del narcotráfico entre Venezuela y Brasil.

En la región de la Orinoquia, por ejemplo, las AGC buscan expandirse en los departamentos de Meta, Guaviare, Casanare y Vichada, antiguas zonas de incidencia de las Farc. Allí estarían reorganizando rutas del narcotráfico y ofreciendo seguridad a otros corredores, mediante acuerdos con organizaciones como los Puntilleros.

Por su parte, el bloque Suroriental, que quiere unir antiguos frentes de las Farc. El plan lo encabeza Gentil Duarte, líder del frente Séptimo, con apoyo de sus hombres más cercanos, como Rodrigo Cadete, Néstor Vera, alias “Iván Mordisco”, del frente Primero, y Géner García, alias “John 40”, del frente Acacio Medina. Los tres suman una gran fuerza criminal.

La disidencia del frente Primero, por ejemplo, ejerce control sobre los corredores fluviales, como el río Vaupés, hacia Brasil, y los ríos Apaporis y Caquetá, al norte de Amazonas; domina cultivos ilícitos y los corredores para sacar cocaína y traer armas al país. Tendría acuerdos con las AGC para usar corredores fluviales.

Asimismo, el frente Séptimo tiene injerencia en Guaviare, Meta, Caquetá y Putumayo, donde manejan, además, los cristalizaderos de coca, mientras que el frente Acacio Medina, en Vichada, controlaría la extracción ilegal de minerales; en Guainía tendrían nexos para el cultivo y la comercialización de narcóticos con un grupo llamados los Gorgojos, quienes estarían cobrando impuesto por la extracción ilegal de coltán en el estado de Amazonas (Venezuela).

Urabá y Chocó

Putumayo

Créditos:

Texto e investigación: Marcela Osorio Granados – Alexánder Marín Correa
Desarrollo: Daniel Hincapié
Diseño: Mario Fernando Rodríguez
Fotografías: El Espectador

Fuentes para gráficos: 

  • Conflictos armados focalizados, informe Sobre Grupos Armados Ilegales Colombia 2017-2018, Indepaz.
  • Observatorio de la Policía Nacional.
  • Defensoría del Pueblo-SAT, Informe de Riesgo N° 035-16, 2017.
  • Sistema Integrado de Monitoreo de Cultivos Ilícitos (SIMCI) de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) – 2017.
  • Base de datos sobre desplazamiento de la Consultoría para los Derechos Humanos y el Desplazamiento, CODHES.
  • Informe ¿Cuáles son los patrones? Asesinatos de Líderes Sociales en el Post Acuerdo, Cinep
  • Proyección de población 2018, del DANE.