Puede llegar a costar casi un salario mínimo