Jane Bowles, según Truman Capote