¡Los honores, ni se piden… ni se rechazan!