“Adventures of Robinson Crusoe”: el videojuego que revitaliza un clásico literario

Hace exactamente 299 años se publicó “Robinson Crusoe” de Daniel Defoe. En el aniversario de su publicación, le hacemos un homenaje mediante el análisis de un videojuego que revisita la trama de este libro inmortal.

Cortesía

Hace exactamente 299 años se publicó “Robinson Crusoe” de Daniel Defoe. En el aniversario de su publicación, le hacemos un homenaje mediante el análisis de un videojuego que revisita la trama de este libro inmortal.

Lea también: Reseña del videojuego “A Way Out”

Un 25 de abril, pero de 1719, se publicaba la obra considerada como una de las primeras novelas inglesas: “Robinson Crusoe”, de Daniel Defoe. Marcada tanto por la Ilustración como por el romanticismo, este título se caracteriza por su imaginación, subjetividad e idealización de la naturaleza, así como por un fuerte sentimiento religioso y pasión por los viajes.

Imaginación, romanticismo y aventuras trasatlánticas, todos estos temas reunidos en un sólo lugar dan para un buen juego, y por esa razón, hoy, en el aniversario de la publicación de esta novela, le rendimos homenaje a través de “Adventures of Robinson Crusoe”.

Desarrollado por MagicIndie y lanzado en 2015 para la plataforma “Steam”, el videojuego recorre la vida de Robinson Crusoe mientras vivió solo en una isla. El juego se vale de desafíos de objetos ocultos, minijuegos y rompecabezas para involucrar al jugador con esta historia clásica.

Primero, el jugador debe encontrar objetos ocultos en el barco en el que naufragó, luego debe conocer la isla mediante minijuegos de exploración y adivinanzas y, finalmente, debe enfrentarse a caníbales, brujas y ladrones mientras aprende a sobrevivir y a convivir con los “buenos salvajes”.

Para encontrar elementos que puedan reconstruir su barco, el jugador debe pasar el cursor sobre las piezas que debe inspeccionar. Para salvar a “Viernes”, el prisionero que luego lo acompañará, debe presionar los barrotes que desea retirar. Descubrir otros habitantes o lugares de la isla se realiza tocando una flauta, encontrando diferencias entre dos cuadros o plantado verduras. En resumen, la jugabilidad es bastante simple, tan simple, que pareciera dirigida a un niño.

Sin embargo, para un videojuego como “Adventures of Robinson Crusoe”,este tipo de jugabilidad es la adecuada para revivir un clásico. Adaptar una obra literaria en un videojuego es una práctica bastante amplia. DesdeDante’s Inferno hasta The Witcher, pasando por Van Helsing Metro 2033,la industria de los videojuegos no ha estado exenta del deseo por exhortar el gusto por su prima, la literatura. En este caso, el videojuego intenta transportar al jugador al mundo de hace 300 años. ¿Cómo hacerle ver un código moral extinto?, ¿cómo hacerle ver que en ese entonces se veía a América como un lugar tan inhóspito como mágico?, ¿cómo presentarle un personaje principal cuya actividad económica es la esclavitud y se sienta como un buen cristiano al convertir un indígena al cristianismo?

Esto lo hace gracias a la simpleza de la jugabilidad ya descrita, la cual, complementada tan sólo por hermosas gráficas y una música acorde con la aventura vivida, acerca a los jugadores de todas las edades a este clásico literario. Adicionalmente, no hay una voz narrativa que apruebe o desapruebe las acciones de Robinson Crusoe: el juego es tan sólo una exposición de los hechos acaecidos a lo largo de la novela. El videojuego no tiene pretensiones, no tiene una postura, es sólo el recuerdo interactivo de un pasado que nos perteneció a todos, con sus defectos y cualidades, con sus sueños y frustraciones, con el reconocimiento del Otro y el desconocimiento de nuestra propia naturaleza.

Lea también: “The Council”: un videojuego sobre el poder de la palabra

En 1719, Daniel Defoe retrató el hombre de la época en Robinson Crusoe. Ahora, “Adventures of Robinson Crusoe” lo vuelve a retratar, esta vez con una jugabilidad suficientemente sencilla para que cualquiera pueda entrar en ese mundo sin la intromisión de un narrador, sino con la introducción del mismo jugador-lector como único juez de un personaje símbolo de un movimiento literario. El resultado es un videojuego que revitaliza un clásico literario al ser un producto sobre el que se pueden tener tantas interpretaciones como jugadores existen, independientemente de su edad, origen y contexto socio-cultural.