Airbnb va por los viajeros corporativos y por el corazón del negocio de los hoteles

La plataforma selló esta semana una alianza con tres de las compañías más grandes de reservas hoteleras para empresas.

Flickr - uberof202 ff

Aunque parece una obviedad, Airbnb cada vez se parece más a la industria hotelera. O sea, la competencia entre ambos sectores es, crecientemente, un asunto más cerrado.

Para muchos quizá resulte evidente el hecho, pero la verdad es que una parte de la industria hotelera mundial descansa, más que en el viajero ocasional, sobre el corporativo, el personal empresarial que debe estar en constante movimiento.

Airbnb, por otro lado, es percibida en buena medida como una plataforma para encontrar hospedaje para familias, turistas con un presupuesto más apretado o viajeros ocasionales. El hombre de negocios es casi un sinónimo directo de las grandes cadenas hoteleras por una serie de razones: programas de lealtad con beneficios sensibles para compras en volumen y una serie de reglas y estándares que resuenan positivamente en la mente de las empresas.

Según cifras de la Asociación Global de Viajeros de Negocios, el lado corporativo de los viajes es un mercado que, para 2017, se espera llegue a US$300.000 millones, sólo en Estados Unidos.

Para nadie fue una sorpresa entonces que Airbnb continuara solidificando su oferta para el sector corporativo mediante el portal Business, que lanzó en julio de 2014 y que recibió un actualización importante un año después, julio de 2015.

Esta semana, la plataforma de hospedaje selló una alianza con tres de las firmas más grandes para reservas de viajeros corporativos: American Express Global Business Travel, BCD Travel y Carlson Wagonlit Travel. Los ingresos reportados de estas empresas en 2015 llegaron a US$78.000 millones; en algunas de éstas, más del 90% de sus negocios provienen de reservas hoteleras para empresas. (Lea "Uber, Airbnb: la economía colaborativa gana terreno, a pesar de las críticas")

La valuación actual de Airbnb es de US$25.000 millones, US$1.400 millones por encima de Hilton, su competidor más cerca en este aspecto. Claro, las valuaciones de empresas de tecnologías privadas no suelen ser los datos más fiables de todos, pues están sujetas a demasiada especulación en el mercado y a un menor grado de verificación. Pero, incluso con estas consideraciones, la cifra no deja de ser un indicador interesante.

De acuerdo con datos de Bank of America, la plataforma representa entre 5%y 7% de la oferta hotelera en Estados Unidos. Las cifras de Airbnb aseguran que al menso 10% de sus reservas son hechas por viajeros corporativos.

La alianza con las firmas de reservas puede obedecer a varias tendencias del viajero corporativo, según le dijo a The Economist Lex Bayer, cabeza del sector empresarial en la plataforma: los ejecutivos tienden a pasar más tiempo en sus estadías de Airbnb gracias a la cercanía con la gente y al contacto con zonas residenciales, en vez del aislamiento usual de un complejo hotelero y, además, son ofertas ideales para viajes en grupo, pues permiten una cercanía entre un equipo que puede estar trabajando en un proyecto colaborativo.

La premisa de tener que quedarse en el mismo lugar con los compañeros de trabajo puede asustar a muchos, pero, según datos de la plataforma, los viajeros corporativos tienden a pasar al menos dos noches más en un lugar reservado en Airbnb que en un hotel tradicional.

El año pasado, uno de los mayores ejecutivos de la cadena Hilton no se mostró preocupado por la competencia con Airbnb porque, en su visión, las dos empresas van por mercados diferentes.

Es diferencia pareciera estar desapareciendo rápidamente.

Temas relacionados