Alexa de Amazon fue la estrella del Super Bowl

Este y otros comerciales emitidos durante el evento deportivo fueron recordados por los escenarios graciosos (e inquietantes) que plantearon sobre el futuro de la tecnología.

Bloomberg.

Un niño androide tiene dificultades para controlar sus emociones. Los robots amenazan con quedarse con los empleos humanos. Y un dispositivo activado por voz reflexiona sobre su propia existencia.

Los comerciales del Super Bowl de este año plantearon estos oscuros temas, y marcas como TurboTax, Olay y Sprint capitalizaron el temor de que la tecnología esté avanzando sobre nuestra vida. El tema implícito de muchas de las publicidades fue Alexa de Amazon.com Inc., un asistente digital cada vez más ubicuo producido por una de las compañías más poderosas del mundo.

Amazon presentó su propio comercial, en el que se burlaba de Alexa. El anuncio mostraba ideas rechazadas para esta tecnología –que incluían un microondas, un collar para perros y un jacuzzi– e incluso un enorme apagón causado por Alexa.

El máximo responsable de Amazon, Jeff Bezos, también hizo su aparición en persona en el Super Bowl, donde se lo vio con el comisionado de la Liga Nacional de Fútbol Americano, Roger Goodell.

Los anunciantes del Super Bowl se vieron favorecidos por un partido disputado en el que los New England Patriots se aseguraron una prudente ventaja sobre Los Angeles Rams en los minutos finales. Los Patriots ganaron el partido por 13 a 3.

Entre los patrocinadores se contaban compañías que buscan revolucionar la industria de la televisión en sí. YouTube TV de Alphabet Inc. le colocó su marca al espectáculo de comienzo del partido y Hulu y Netflix pusieron en el aire sus propios comerciales.

La marca de cuidado de la piel Olay presentó otro escenario de terror tecnológico. Mientras un intruso se acercaba, Sarah Michelle Gellar no podía destrabar la tecnología de reconocimiento facial de su teléfono porque Olay le había transformado la piel. El spot de Google, entretanto, promocionaba su servicio de traducción de idiomas.

Humor y famosos

La tecnología no fue el único tema de la noche. Marcas como Bud Light y Kraft usaron una mezcla de humor y caras famosas para hacer llegar su mensaje. Los comerciales del primer cuarto clave del partido incluyeron a Chance the Rapper y The Backstreet Boys promocionando Doritos y a Christina Applegate con una nueva barra de chocolate de M&M.

Marvel de Walt Disney Co. presentó un nuevo tráiler para “Avengers: Endgame” entre el lanzamiento de la moneda y la patada inicial –un momento clave para los anunciantes.

Lea también: Los mejores comerciales del Superbowl 2019

Las publicidades de este año en su mayor parte correspondieron a grandes marcas, pero algunos recién llegados también compraron comerciales, entre ellas Bumble, que recurrió a Serena Williams para promocionar una aplicación de citas. Anheuser-Busch, Pepsi y Avocados from Mexico fueron algunos de los antiguos anunciantes que volvieron este año.

Anheuser-Busch se quedó con uno de los primeros espacios del partido para publicitar a Bon & Viv Spiked Seltzer, marca que adquirió en 2016. El spot presentaba a unas sirenas llamadas Bonnie y Vivian que promocionaban el producto delante de tiburones.

El Super Bowl sigue siendo la vidriera más importante para las publicidades, aun cuando el público del partido alcanzó su pico máximo en 2015. El encuentro del año pasado atrajo a 103,4 millones de televidentes, la cifra más baja en nueve años.

Le puede interesar: La empresa colombiana que ayudó a levantar la sede del Super Bowl