“América Latina necesita más programadores”: Enrique Díaz, cofundador de Dev.F

Díaz es uno de los creadores de la escuela de programación Dev.F, hoy aliada del gigante Google y reconocida como una de las 30 compañías promesa de México por la revista Forbes en 2018. Habló con El Espectador sobre el futuro de la programación y los mitos que rodean a esta profesión.

Enrique Díaz, programador mexicano. Cortesía Google.

Enrique Díaz se acercó a la programación informática desde que tenía siete años, cuando tuvo acceso a juegos con códigos sencillos en los computadores de su escuela, en México. Desde entonces se dedicó a programar, actividad que en esencia consiste en diseñar y codificar instrucciones para que computadoras o softwares hagan determinadas operaciones.

Otras noticias tecnológicas de hoy: Videojuegos mueven US$372 millones en Colombia, según reporte

Díaz es cofundador de la empresa Dev.f, una escuela de programación mexicana que en 2018 fue reconocida como una de las 30 empresas promesa de México. Hoy en día, la compañía es aliada del gigante tecnológico Google y opera en cinco países, incluyendo Colombia.

El joven habló con El Espectador sobre las dificultades a la hora de emprender en el sector tecnológico, el futuro de la programación en una región como América Latina y los mitos que rodean a esta profesión.

¿Cuál fue su primer acercamiento a la computación? 

Crecí hasta los trece años sin mi papá y en los primeros años mi madre vivía en una situación de pobreza. Sin embargo, desde los siete años tuve la oportunidad de ver clases de computación en la escuela pública. Nos enseñaban a mover una tortuga y hacer que pintara una línea. Esa fue la primera vez que tuve acceso a una computadora. A los 13 años estaba fascinado con las aplicaciones web, decidí aprender sobre ellas por mi cuenta y a eso de los 20 años tuve la suerte de empezar a hacer consultorías en desarrollo web.

¿Cómo se le abrieron oportunidades con grandes firmas como Google?

Empecé a involucrarme con compañías de tecnología en México porque durante muchos años organicé eventos y comunidades de desarrolladores. Después de cinco años, cerca de 5.000 personas habían participado en nuestros programas, ya habíamos organizado muchísimas hackatones y eventos de tecnología (unos 60 o 70) y cuando a la gente le preguntaban a quién consultaría para hacer desarrollos en Android, muchos apuntaban hacia mí. Para 2013 ya hacía consultorías para Google y Motorola. No me habría sido posible conectarme con estas organizaciones a menos de que ellos no hubieran encontrado el valor de lo que se estaba haciendo en la comunidad.

¿Qué mito sobre los programadores le gustaría desmentir? 

Que es muy difícil dedicarse a hacer ingeniería, diseños web o aplicaciones móviles. Lo único que se requiere para ser exitoso en el mundo de la tecnología es tener mucha curiosidad y hambre intelectual. Debes tener un fuego interno por saber cómo funcionan las cosas que hoy en día damos por sentado, desde una computadora hasta una aplicación. Y mientras las personas puedan contar con otros individuos que los inviten a sacar lo mejor de sí, y aprendan que cada eventualidad externa sirve para mejorar, no les hace falta nada más.

¿Por qué ha afirmado que una región como América Latina necesita más programadores?

Es un tema de economía. Creo que América Latina tiene un montón de problemas que se derivan de la falta de oportunidades. En México tenemos a uno de los hombres más ricos del mundo y al mismo tiempo la mitad de los habitantes del país son pobres. Hay una inequidad que nos impide sacar lo mejor de nosotros y enfocarnos en problemas importantes, pero tengo la impresión de que usando tecnología podemos llegar de un punto A a un punto B mucho más rápido. Para eso se necesitan más programadores.

¿Qué tan difícil es emprender en el sector tecnológico?

La tecnología, hoy más que nunca, es una herramienta para para reducir las barreras de entrada de personas como yo, que vienen de lugares difíciles. A pesar de que hay una creencia de que hacer empresa solo es posible para gente que tiene resueltas sus necesidades básicas, con la tecnología las personas que se dedican a hacer software en su día a día pueden subir la escalera de aprendizaje rápidamente. Pueden estar un par de años haciendo software, el tercer y cuarto año ser líderes de equipos y en el quinto y sexto año estar haciendo su propia empresa como directores de tecnología. Quizá para el séptimo y octavo ya son directores generales. Creo que eso puede pasar hoy más que nunca.

¿Cómo ve el mundo de la programación para las mujeres?

Hay un cambio de paradigma y eso me emociona mucho, pero todavía no hay suficientes oportunidades para las mujeres respecto a los hombres. A veces estudiar ingeniería o matemáticas para las chicas es muy extraño. Y todo eso es por una carga histórica, por un machismo endémico que guardamos de manera inconsciente.

Nosotros hacemos un esfuerzo consciente por tener en Dev.F un alto número de personas que se identifiquen con el género femenino. Hemos notado que estamos por el 35 % de mujeres en nuestros programas y tratamos de promover más modelos de rol para ellas. Nos toca hacer un esfuerzo por atraer más diversidad a los equipos de trabajo. De allí salen las mejores ideas.

¿Por qué ha asegurado que los datos son el nuevo petróleo?

Cada revolución industrial ha traído muchos cambios. En la próxima década, nueve de cada diez empleos van a requerir ayudas digitales. Hoy en día todos los puntos de contacto que estamos teniendo con tecnologías son computadoras y tienen mucha información. Eso genera valor para las organizaciones.

¿Y qué opina del hecho de que las compañías puedan acceder a tanta información?

Estoy seguro de que los datos son un arma de doble filo. Exponer toda tu información te permite estar interconectado, automatizar procesos y ser público para otros, pero su mal uso es peligroso. Yo, personalmente, prefiero compartir mis datos y si existe una violación a mi privacidad, quejarme eventualmente. Siento que los efectos positivos son cien veces más valiosos que los negativos. 

 

Manténgase informado sobre las últimas noticias que suceden en Colombia y el Mundo, el más completo cubrimiento noticioso todos los días con el periódico El Espectador.

 

880352

2019-09-10T12:48:30-05:00

article

2019-09-10T14:23:27-05:00

vcortes_255962

none

Valeria Cortés Bernal.

Tecnología

“América Latina necesita más programadores”: Enrique Díaz, cofundador de Dev.F

85

6643

6728