22 Jun 2020 - 7:24 p. m.

Apple da su mayor salto tecnológico en más de una década

La compañía arrancó este lunes el WWDC, su evento anual para desarrolladores, en el que anunció que sus Mac se alejarán del mundo Intel para tener procesadores propios. También hizo una tonelada de anuncios en software. Aquí puede leer todo lo que necesita saber al respecto.

Este lunes 22 de junio, Apple comenzó su conferencia anual de desarrolladores, WWDC, la primera vez que este evento se desarrolla de forma remota.

La tradicional presentación inicial con público fue reemplazada por un video en el que participó Tim Cook, CEO de la compañía, así como una serie larga de personal de Apple.

Aunque el WWDC es un evento pensado para desarrolladores, por lo que tiende a centrarse en software (y, claro, hay bastantes noticias en este renglón), la noticia más grande de este año (y de varios años) tiene que ver tanto más con hardware: Apple comenzará a fabricar computadores con procesadores propios, dejando de lado la arquitectura Intel que adoptó desde 2005, cuando hizo el salto de los PowerPC (IBM) a Intel, entrando así en una era dorada del desarrollo para Mac.

En 36 años, esta sería apenas la tercera vez que la compañía californiana da un salto semejante. Claro, nadie espera a que haga una pirueta de esta envergadura cada media década, pero la cifra sirve para ilustrar lo escaso que es este cambio y, también, las consecuencias que tiene en el tiempo.

Esta es la primera vez que los Mac llevarán un chip diseñado por Apple (algo que la compañía ya realiza en iPhone y iPad con gran éxito). Vale la pena aclarar que tanto Microsoft, como Samsung y Lenovo ya tienen computadores portátiles que llevan procesadores con tecnología desarrollada por la firma Arm (del conglomerado japonés SoftBank); los procesadores de Apple, con cierta seguridad, tendrán esta tecnología y serán fabricados por el gigante de microchips Taiwan Semiconductor Manufacturing.

Durante la conferencia inaugural del WWDC, Cook aseguró que los primeros Mac con la nueva arquitectura estarán disponibles para finales de este año, pero que toda la transición se tomará por lo menos dos años.

El CEO de Apple aseguró que hay varios Mac que aún serán desarrollados con la arquitectura Intel y que la compañía seguirá publicando actualizaciones de software para los Mac con Intel durante años, algo que impacta directamente a los millones de usuarios que hoy tienen estos computadores en sus vidas. De fondo, este es un largo adiós para Intel, que igual sigue poniendo las unidades de procesamiento en prácticamente todos los demás fabricantes (o al menos en buena parte de sus líneas de productos).

¿Por qué es tan importante el cambio de procesadores? Además de ser una jugada notablemente escasa para la empresa, la modificación traerá más control a Apple sobre lo que pueden, y no pueden, hacer sus dispositivos. Dicho de otra forma: el fabricante podría tener una conjunción mejor hecha entre lo que ofrece el software y el desempeño que puede entregar el hardware.

De acuerdo con Apple, la creación de sus propios procesadores les permitirá incrementar el desempeño por cada watt y, además, también crea una arquitectura común entre dispositivos de la marca, lo que, a su vez, puede simplificarle la vida a los desarrolladores.

Y esto es vital porque una transición de arquitectura como la que está haciendo de nuevo Apple implica que las aplicaciones del Mac deben adaptarse a los nuevos requerimientos, y posibilidades, de los procesadores que fabricará la marca.

Esto no quiere decir que las aplicaciones de hoy no correrán en los computadores de finales de este año. Al igual que como sucedió con el salto de PowerPC a Intel, hay una serie de tecnologías (entre ellas la popular Rosetta) que se encargan de hacer una suerte de traducción entre ambos mundos para que un usuario con un Mac nuevo pueda tener el software de siempre.

Sin embargo, la experiencia completa de tener un nuevo procesador sólo se exprime cuando los programas corren nativamente sobre la nueva arquitectura. En otras palabras: cuando los desarrolladores ya han hecho el trabajo de adaptación y reescritura de sus productos para los chips Apple. Es una tarea enorme, colectiva y desagregada, sobre la que la empresa de Cupertino al final no tiene tanto control. Es un reto de años.

Durante la presentación en el WWDC, Apple aseguró que Microsoft ya tiene lista una versión de Office para correr nativamente en la nueva arquitectura. Adobe ya hizo lo propio con su suite de Creative Cloud, que incluye programas de productividad usados por millones de personas en miles de industrias como Photoshop o Lightroom, por mencionar dos ejemplos.

Para facilitar la migración de las aplicaciones hacia la nueva arquitectura, la compañía anunció un kit de transición para desarrolladores, que estará disponible esta misma semana, y que consiste en un Mac Mini con el procesador del actual iPad Pro (A12Z) y una versión beta de Big Sur, como se llamará la nueva versión de macOS (el sistema operativo que funciona en los computadores de la marca).

macOS

Y en este punto comienzan las noticias de software con la más obvia: nuevos procesadores requieren un nuevo sistema operativo para computadores, que llevará por nombre Big Sur. Además de tener todas las aplicaciones escritas para correr nativamente bajo la nueva arquitectura, la próxima versión de macOS está bastante relacionada con iOS14, la siguiente edición del sistema operativo para el iPhone.

Puede sonar algo confuso, aunque la cosa es sencilla: Apple lleva años mezclando los lenguajes de diseño de ambas plataformas, lo que no sólo resulta normal, sino deseable: nadie quiere una experiencia esquizofrénica cuando está trabajando con herramientas que a la larga hacen parte del mismo ecosistema.

Pero esta conjunción de sistemas operativos pareciera más notable en esta actualización de ambas plataformas. Por ejemplo, iOS14 ahora trae widgets de verdad (antes sólo eran para el clima y par cosas más). Sorpresa: la adaptación de widgets para macOS es muy (de verdad, muy) similar a la de iOS. En macOS ahora existirá control center, una funcionalidad directamente importada del iPhone (la pantalla que se despliega con información sobre el wifi y Bluetooth en el teléfono, entre otras funcionalidades).

En general, los grandes cambios de macOS suceden en temas de diseño e interfaz, lo que no es poca cosa: el sistema operativo de Mac es lo que es hoy en día justamente por su atención al detalle y al cuidado en las interacciones con el usuario.

Bueno, esto sin dejar de lado que la modificación enorme sucede debajo del capó, con la reescritura de todo el software para operar, eventualmente, bajo los nuevos procesadores de Apple.

iOS 14

Después de todo, WWDC es un evento enfocado primordialmente en software, entonces tiene todo el sentido que iOS 14 fuese anunciado en la conferencia para desarrolladores. La nueva versión del sistema operativo del iPhone viene con mejoras en desempeño y estabilidad (todo nuevo software apunta a esto, pero éste aún más después de los problemas de iOS 13), así como nuevas formas de despliegue de contenido para la pantalla de inicio (que incluye el uso de Widgets, algo presente en Android desde incluso antes de que existiera Android).

iOS 14 introduce nuevas formas de navegar las aplicaciones en el teléfono, teniendo en cuenta que el usuario promedio tiene cientos de éstas. Apple creó App Library, una forma de visualizar las páginas llenas de aplicaciones para encontrar más fácil el contenido.

Además de esto, introduce widgets de verdad, que pueden variar en tamaño y que se pueden arrastrar a la pantalla de inicio, junto con las demás aplicaciones, en vez de estar alojados en una sección apartada del resto de herramientas.

Además de esto, iMessage trae nuevas funcionalidades (algunas presentes en aplicaciones como WhatsApp desde hace un rato), como la posibilidad de eliminar mensajes enviados y responder a un mensaje arrancando un nuevo hilo, lo que permite un mejor manejo de la conversación en grupos con muchas personas (de la misma forma que funciona en otras aplicaciones de mensajería, como Slack, por ejemplo).

Uno de los anuncios más interesantes, por su funcionalidad, es App Clips, que son una suerte de atajos hacia las aplicaciones que no ha descargado en el teléfono, pero que requiere para alquilar un carro en un viaje, por ejemplo. El iPhone puede leer un código y lanzar una versión miniatura de la app para realizar la tarea que el usuario requiere, sin tener que descargar la herramienta en el primer lugar.

Esto puede ayudar a mitigar el número de apps que un usuario tiene en su teléfono (muchas de las cuales usa sólo una vez o en una periodicidad que ni siquiera clasifica como esporádica), así como ayudarle a descubrir herramientas que no conocía y que le pueden resultar realmente útiles.

iPadOs 14

Quizá la mayor noticia en este aspecto es la posibilidad de que las notas escritas con el Apple Pencil se puedan convertir automática en texto estándar, lo que permite una integración más sencilla con aplicaciones de procesamiento de palabras, así como la colaboración entre varios usuarios.

Además de esto, el sistema operativo para las tabletas recibe un tratamiento en sus aspectos de diseño para volverlo aún más visual, así como incorpora las mejoras que vienen para iOS 14.

watchOS 7

El sistema operativo del Apple Watch ya cuenta con unas 20.000 aplicaciones dedicadas para este dispositivo. Una de las mejoras de las que se venía hablando hace tiempo incluía la posibilidad de que el reloj rastreara el sueño de los usuarios. Y esta funcionalidad, por fin, llegará con watchOS 7.

La nueva funcionalidad ofrecerá información sobre los ciclos de sueño de los usuarios, de la misma forma que entrega reportes de actividad y ejercicio; también tendrá un modo para ayudar a que la persona se vaya a dormir de una forma más cómoda, y acaso eficiente.

La aplicación de actividad pasará a llamarse Fitness y los programas de ejercicio ahora incluirán uno para baile.

Comparte: