Apple le apuesta a encoger el iPhone y el iPad

La compañía presentó un teléfono, que viene a reemplazar al modelo 5S y una tableta de su línea pro con apenas 9.7 pulgadas de tamaño. También anunció la disponibilidad de iOS 9.3

Greg Joswiak, vicepresidente de mercado de producto para iPod, iPhone y iOS de Apple.AFP

En su último lanzamiento en sus actuales oficinas, Apple introdujo este lunes un nuevo modelo de iPhone, de iPad y anunció la disponibilidad de una nueva versión de iOS, el sistema operativo móvil de la marca.

Aunque ninguno de los dos lanzamientos representa una verdadera sorpresa, gracias a las semanas de filtraciones y especulación acerca de los nuevos productos, la introducción de un nuevo iPhone, sin embargo, se llevó buena parte de la atención del evento.

Se trata de un teléfono de cuatro pulgadas que, a primera vista, es idéntico a un iPhone 5S, el teléfono de más bajas especificaciones en la línea de producción de la empresa. El nuevo iPhone se llama iPhone SE.

Esa nueva E en la denominación quizá signifique eficiencia en buena parte, pues el nuevo modelo entrega el mismo poder de procesamiento de un iPhone 6S, lo que equivale al doble de lo que se encuentra en un 5S actual; esto mismo es cierto para el procesador de gráficos, que ahora es tres veces más rápido.

El teléfono cuenta con una nueva cámara de 12 megapixeles, que en esencia es muy similar a lo que se encuentra en el iPhone 6S, en términos de sensor y tecnologías para foco y coloración de la imagen.

O sea, lo que Apple hizo este martes fue introducir una especie de iPhone 6S más pequeño. Y esto puede que tenga mucho sentido, si se tiene en cuenta que buena parte de los primeros dueños de los teléfonos inteligentes de la marca no llegan de inmediato a los modelos más grandes, sino a los de menor tamaño.

En buena parte esto se da por un tema de precios, ya que los modelos grandes (6S y 6S Plus) son prácticamente impagables para la mayoría de los consumidores, pero en esta ecuación también pesa la variable del tamaño. La simple verdad es que muchos usuarios prefieren un teléfono más pequeño.

Esto no es una noticia nueva, más aún si se tiene en cuenta que en buena medida las marcas suelen ofrecer versiones más pequeñas (y también menos capaces) de sus modelos más grandes y poderosos.

Ahora, el tema de eficiencia llega hasta un punto, pues Apple sigue insistiendo en ofrecer dispositivos con 16GB de almacenamiento que, debido el peso del software de hoy, terminan siendo teléfonos sin mayores usos después de unas pocas aplicaciones, fotos y videos en 4K.

En el rubro de software, la compañía anunció que desde este mismo lunes estará disponible la actualización para iOS 9.3, que viene con ciertas mejoras interesantes. Primero está la introducción de Night Shift, un modo de uso que, basándose en la geolocalización del usuario, puede ajustar los colores de la pantalla en la noche para proveer una luz más cálida y menos azul.

Esto responde a una serie de estudios que aseguran que la luz azul de las pantallas de los dispositivos electrónicos perturba la llegada del sueño en las personas y altera su ciclo de descanso en las noches.

Otra de las funciones anunciadas fue la inclusión de contraseña y verificación de huella digital para las notas tomadas en los dispositivos. Y, claro, esto tiene mucho que ver con el actual debate en el que Apple se ha enfrascado con el FBI por rehusarse a romper la seguridad digital del teléfono personal de uno de los atacantes del tiroteo de San Bernardino, California.

Las primeras palabras del evento de lanzamiento, a cargo de Tim Cook, CEO de la compañía, estuvieron dedicadas a este tema. Cook dijo que: “Construimos el iPhone para ustedes. Para muchos, el iPhone es una extensión de cada uno. Tenemos que decidir, como Nación, cuánto poder tiene el gobierno sobre nuestros datos y nuestra privacidad”. Creemos que tenemos una responsabilidad para ayudar a cada uno a proteger sus datos y su privacidad. Se lo debemos a nuestros clientes y a nuestro país. No nos desviaremos de esta responsabilidad”.

Al igual que con el iPhone, la compañía introdujo una versión más pequeña de su iPad Pro, una tableta de 12 pulgadas diseñada para uso pesado, por un lado, y que fue lanzada con la promesa de reemplazar el computador personal de millones de personas.

Esto sigue lejos de suceder, así la compañía haya citado, en el evento, las palabras de personas como John Lasseter, director creativo de Pixar, para defender las bondades de esta tableta de gran tamaño.

Lo cierto es que, sí, el iPad Pro tiene buenas especificaciones técnicas, pero dista mucho de convertirse en un reemplazo del computador para los usuarios más técnicos pues continúa sin incluir software de uso pesado para temas como diseño e ingeniería, dos de los sectores que suelen ser destacados en el material publicitario de la compañía.

En un artículo reciente del diario The New York Times, tres usuarios, entre diseñadores e ingenieros, aseguraron que, aunque la tableta es útil para presentaciones con clientes y reuniones en las que hay trabajo en grupo, éste es un dispositivo que sigue sin ofrecer el poder de un computador. El diagnóstico puede que se mantenga por unos años más.

Pero esto no quiere decir que la introducción de un iPad Pro de 9.7 pulgadas sea inútil, pues quizá sea una combinación atractiva para una cierta porción del mercado: una tableta con grandes capacidades, pero que sigue siendo fácil de transportar.

Lo que este cambio en la línea de producto de iPad indica es que, a pesar de querer acelerar la llegada de la era post-pc, la compañía aún continúa explorando exactamente para qué son usadas las tabletas por sus clientes.  

Temas relacionados