Apple se la juega por la inclusión de Siri en todos sus dispositivos

En su conferencia para desarrolladores, la compañía anunció nuevas versiones de sus sistemas operativos para el Mac y para sus tabletas y teléfonos. El asistente virtual tendrá un gran papel en todos ellos.

Así se verá iOS 10, que estará listo para el otoño del hemisferio Norte.Cortesía - Apple

Este lunes comenzó la Worldwide Developers Conference (WWDC), el evento anual de Apple para sus desarrolladores y en donde típicamente se anuncian los cambios y nuevos productos de la compañía en el área de software.

Las grandes noticias para la edición de este año de WWDC tienen que ver con la próxima edición del sistema operativo para Mac y para dispositivos móviles, iOS. El común denominador para ambos casos, si se quiere, son las mejoras en Siri, el asistente virtual de la compañía que ahora estará presente tanto en tabletas, teléfonos y en el Mac.

El terreno de los asistentes virtuales es uno de los más competidos en la actualidad. No por nada una buena parte del Google I/O (el evento de desarrolladores de Google) estuvo dedicada a mostrar los avances de Assistant (el asistente disponible en Android), que hoy en día reflejan la creciente atención de las empresas en este producto: se espera que estas herramientas no sólo desempeñen tareas de forma automatizada, sino que entiendan el contexto de la vida de los usuarios para desarrollar funciones de forma más íntima, independiente y con mayor efectividad. (Lea "La visión de Google para redefinir la forma como interactuamos con las máquinas")

Apple es consciente de esto y por esto decidió abrir el desarrollo de Siri a terceros, que podrán integrar sus capacidades y funcionalidades a productos que no sean de Apple. ¿Qué significa esto?: que el usuario puede interactuar con más servicios a través de Siri y no sólo limitarse al mundo de las aplicaciones producidas por Apple.

Este punto, aunque parece un desarrollo normal, una evolución natural del producto, es crucial porque, en últimas, es lo que permite que el usuario que no lo ha hecho, quizá considere a Siri como una ayuda útil, así como incentiva a los desarrolladores descubrir nuevas formas de unir el mundo de las aplicaciones independientes con el asistente de Apple.

Los cambios en Mac no sólo se limitan a la introducción de Siri. La modificación más inocente, quizá, pero que rompe con toda una tradición es el nombre de la próxima versión del sistema operativo: macOS Sierra. Esta nueva denominación se pone a tono con el resto de la línea de productos de Apple, watchOs, iOS y tvOS.

En el lado Mac de las cosas Siri se podrá encargar de asuntos como las búsquedas, lo que deja en un limbo al Finder, la clásica herramienta para encontrar información al interior de este sistema operativo. En la conferencia no quedó claro qué pasará con esta función.

El nuevo sistema operativo para Mac también profundiza en la integración de los dispositivos a través de Continuity, que ahora permitirá cosas como copiar y pegar a través de distintas plataformas: copiar un texto en el Mac para pegarlo en el iPad, por ejemplo.

Este mismo concepto de intercambio de información podrá ser aplicado para el escritorio del Mac, uno de los lugares más frecuentados por los usuarios, que ahora podrán acceder a esta parte del Mac desde otros dispositivos Apple.

Apple Pay, el sistema de pagos de la marca también podrá ser utilizable a través del Mac, pero no desde una aplicación independiente, sino por medio de la web, lo que permite comprar cosas mediante este sistema de pago en un navegador en el computador. La autenticación de la transacción, sin embargo, debe hacerse a través del iPhone (mediante la introducción de código o la huella digital). “La inclusión de un paso extra no parece del todo un asunto intuitivo, muy poco Apple hacer esto”, se leía en un comentario de Reddit.

El nuevo sistema operativo para Mac, macOS Sierra, estará disponible para el otoño en el hemisferio Norte. La versión beta pública será lanzada en julio.

Durante la conferencia, que agrupa a una porción nada despreciable de los 13 millones de desarrolladores que trabajan con Apple, la empresa también hizo anuncios respecto de la siguiente versión de iOS, que ya llega al número 10.

Las novedades incluyen un rediseño considerable de Apple Music, principalmente en lo que tiene que ver con la interfaz que ha sido duramente criticada por no ser lo suficientemente fácil de usar y clara con el usuario. La aplicación tiene, según cifras de la compañía, 15 millones de usuarios pagos.

Una de las nuevas funciones que más recibió aplausos durante el evento fue la inclusión de las letras de las canciones como parte de la información que es desplegada en la ventana de reproducción de un tema.

Otro de los puntos que más tracción tuvo con el público son los varios cambios de la aplicación de mensajería nativa de Apple que, según la empresa, es la pieza de software más utilizada en iOS. Esta ‘app’ ahora viene con funciones como animaciones, emojis más grandes, notas escritas a mano y otra serie de herramientas para personalizar y diversificar una conversación. Algunas de estas funciones ya están presentes en productos rivales, vale la pena aclarar.

En el evento de este lunes, además de Siri, Apple abrió para el trabajo con sus desarrolladores su aplicación de mensajería, así como sus mapas (uno de los productos que menos atención pareció recibir del público en el evento). Estos movimientos son particularmente interesantes para una compañía como Apple, que típicamente privilegia el cerramiento y el control minucioso de sus plataformas, por encima del trabajo mancomunado y abierto con la comunidad de desarrolladores de software. “Si no existiera Android, con su modelo gratis y abierto, no creo que Apple habría permitido el trabajo de terceros con estas aplicaciones”, escribió un usuario de Reddit. 

Temas relacionados