Formspring, la red social de los insultos

La relación de esta página con casos de suicidio y acoso escolar en EE.UU. provocó la alerta entre las autoridades.

Cuando la policía de Long Island, en Nueva York, descubrió la relación que existía entre el suicidio de una joven de 17 años y los mensajes que recibía a través de la red social Formspring, lanzó un llamado de alerta a los directivos de las diferentes escuelas de Estados Unidos y comenzó a investigar el origen de esta comunidad virtual, creada en 2009, que cada vez tiene mayores adeptos y está siendo utilizada por los jóvenes para acosar a sus compañeros, insultarlos y generar violencia.

La esencia de esta nueva red social, que ya tiene más de 135 millones de visitantes, consiste en invitar a los usuarios a decirle a alguien de manera anónima cosas que no se atrevería a comentarle personalmente. John Wechsler, uno de los creadores de este sitio, explica que su intención es la de abrir un espacio para que la gente diga lo que realmente piensa.

“Se trata de una iniciativa interesante que invita a la sinceridad”. Sin embargo, desde que fue abierta se han detectado varios casos de “ciberbullying” o acoso escolar que han despertado la preocupación de padres y educadores, quienes piden que se adelante alguna acción para bloquear esta página.

La consejera educacional Christine Ruth, aseguró al periódico New York Times que el éxito de estos insultos se debe a que, aunque sean inapropiados y puedan incitar a la agresividad, les sirven a los menores y adolescentes para lograr su objetivo de llamar la atención, muchas veces sin medir las consecuencias de lo que están haciendo.

Ante la fuerte oleada de críticas que ha generado Formspring, Wechsler y sus socios publicaron un comunicado en el que reconocen que esta red social puede promover el ciberbullying, “pero gracias a Dios el porcentaje de usuarios que recurre a esta práctica es muy bajo. Además, lo que se quiere es impulsar el diálogo en situaciones donde la persona tal vez no se decidiría a comunicarse de otra manera”.

Y finalmente, en la misiva reiteraron su compromiso de que ninguna pregunta o respuesta anónima develaría su origen a partir del usuario, la dirección IP de internet u otras cuentas de Facebook o de Twitter. Lo cierto es que las autoridades están intentando encontrar la forma de regular esta red social para evitar nuevos casos de acoso o de suicidio que puedan estar relacionados con esta particular página.

Temas relacionados