Allanan cárcel de Asunción donde producían pornografía infantil

El ministro de Justicia ordenó la intervención del penal por el plazo de un mes y la destitución de su director.

Una comitiva fiscal allanó este viernes la penitenciaría nacional Tacumbú de Asunción, la mayor del país, para desmantelar una red que producía pornografía infantil con actores que se hacían pasar por familiares de presos, informaron fuentes judiciales.

"En dos pabellones tenían montados sets donde filmaban sexo explícito. Había máquinas y conexiones para alzar los datos a internet. Tenían cámaras filmadoras y celulares. Fueron imputados dos presos y otra persona con libertad condicional", reveló a la prensa la fiscal Teresa Martinez.

"Los actores entraban y salían como parientes de los presos", señaló la representante del ministerio público, quien dijo presumir que las filmaciones eran vendidas al exterior.

Según Martínez, las autoridades carcelarias no pudieron desconocer la actividad de los delincuentes y adelantó que continuará la investigación.

"Lo escandaloso es que esto se hacía en la penitenciaría. Introducían a las víctimas al penal. Las abusaban y eso filmaban", enfatizó la fiscal.

El ministro de Justicia Carlos Aquino ordenó la intervención del penal por el plazo de un mes y la destitución de su director, Julio Acevedo.

Las investigaciones se originaron por denuncias de dos mujeres menores de edad y otra de 19 años, quienes dijeron haber sido extorsionadas por los reclusos luego de ser contactadas por la red social Facebook y sus domicilios localizados por el servicio de internet Google Earth, dijo la fiscal.

Las "amenazaban con asesinar a la madre, violar a la hermana, perjudicar a la familia, contactando primero con ellas por la red de Facebook y más tarde, luego de localizar sus lugares de residencia mediante el servicio de Google Earth", explicó Martínez.

El director del penal alegó que los sistemas informáticos que se utilizan en la prisión están bloqueados para recibir otros datos que no sean educativos, pero admitió que los delincuentes pudieron haber vulnerado los códigos de seguridad del sistema.