Sociedad de la Información, un detonante de igualdad en Latinoamérica

El funcionario de la CEPAL señaló la preocupación que hay por temas como el ancho de banda en la región, cuyo costo es caro y tiene poca capacidad de trasmisión.

El impulso de la Sociedad de la Información y de las nuevas tecnologías en Latinoamérica será "un detonador para la igualdad" y constituirá un paso real hacia su integración, afirmó este viernes el experto de Naciones Unidas para el desarrollo productivo de la región, Mario Címoli.

En una entrevista el funcionario de la Comisión Económica Para América Latina (CEPAL) apuntó que la Sociedad de la Información es una puerta abierta hacia "la igualdad de la justicia social" con importantes consecuencias en la educación y la economía, además de fomentar la integración entre los distintos países.

Címoli participa en Montevideo en una reunión preparatoria para III Conferencia Ministerial sobre la Sociedad de la Información en América Latina y el Caribe, que tendrá lugar el próximo mes de noviembre en Lima (Perú).

En la capital uruguaya, delegados gubernamentales de toda la región trabajan en la concreción de un plan para "difundir, desarrollar y promover la Sociedad de la Información", tanto desde un aspecto político, "con la creación de líneas comunes de acción", como desde el punto de vista de la integración, explicó Címoli.

De esta reunión, que concluye este viernes, saldrá un documento conjunto que servirá "como un faro" que guíe a América Latina hacia las metas de alcanzar "una base común" en la materia que permita "generar y difundir una mayor igualdad a nivel regional".

El funcionario de la CEPAL señaló la preocupación que hay por temas como el ancho de banda en la región, cuyo costo es caro y tiene poca capacidad de trasmisión, además de que excluye a los sectores más pobres de la sociedad.

"Queremos desarrollar un proceso que genere que el acceso a la banda ancha sea casi como el de un bien público a nivel regional. Imagínatelo como el agua potable", apuntó Címoli.

El experto remarcó que "ahora para mandar un correo electrónico de Santiago de Chile a Mendoza (Argentina) hay que pasar por Miami (EE.UU.) y volver, y eso tienen un costo y un impacto".

"Todo tiene que pasar por políticas que ayuden a tener una banda ancha que permita integración, reducción de costos, homogeneización regional, que permita la interconexión directa", dijo.

Una de las propuestas que se llevarán a Lima será que a partir de ahora cada infraestructura que se construya entre países de la región, como puentes o carreteras, ya incluya el cableado de fibra óptica.

Para ello, los poderes públicos tendrán "un rol determinante", bien regulando o bien invirtiendo cuando el mercado no lo puede hacer, si bien apuntó que se tratará de un "proceso coparticipativo" que tendrá que contar "con actores fundamentales" como las empresas.

"Hay una tesis fundamental, y es que las nuevas tecnologías no son un costo, sino una inversión fundamental. Si se trata solo como un costo no nos vamos a despegar en el desarrollo. Los Gobiernos empiezan a estar convencidos de eso", destacó.

Como modelo, Címoli destacó el Plan Ceibal desarrollado por el Gobierno de Uruguay, mediante el cual se entregó un ordenador portátil con conexión a Internet a todos los estudiantes de la educación pública.

"El Plan Ceibal es un asunto muy, muy interesante, con efectos en todos los aspectos: económicos, integradores, en la comunicación intergeneracional, en las capacidades productivas, y en la igualdad de oportunidades", apuntó.