Delitos informáticos en EE.UU. generaron pérdidas de $560 millones

La cifra fue publicada por el FBI y el Centro Nacional de Delitos Financieros (NW3C), con cerca de 275.284 casos reportados en 2008.

Además, las pérdidas duplicaron a las registradas hace dos años, calculadas en 265 millones de dólares. Esta cifra aumenta año a año desde 2005.

Estos números muestran que los delincuentes “siguen aprovechando al máximo el anonimato que les brinda el Internet y están desarrollando cada vez más sofisticados medios de defraudar a los consumidores incautos” , dijo en un comunicado el director del NW3C, Donald Brackman.

“La delincuencia en Internet está evolucionando de una manera que no podíamos haber imaginado hace sólo cinco años” , señaló
No obstante, Brackman se mostró optimista respecto al futuro y aseguró que, “con el continuo apoyo del público, tendrán mayor capacidad para rastrear a estos criminales y llevarlos ante la justicia”.

El informe detalla el volumen de las quejas y su alcance, las estafas que se producen con mayor frecuencia, así como datos geográficos y 'modus operandi' de aquellos que cometen este tipo de delitos.

Las quejas en 2009 fueron muy variadas, aunque la no entrega o el impago de la mercancía comprada por internet ocupó el primer lugar, con el 20 por ciento de los casos, seguidos de robo de identidad, que supusieron el 14 por ciento de las quejas. Entre los delitos más frecuentes también estuvo el fraude de tarjetas de crédito (10 por ciento) , los timos en subastas (10 por ciento) y la destrucción de equipos informáticos (8 por ciento).

Pero, además de estas estafas habituales, entre las nuevas tendencias están los fraudes por lectura de cartas, sitios falsos para encontrar empleo y falsas ofertas de software de antivirus.

En el caso de los fraudes por e-mail, los correos electrónicos falsos que utilizan la imagen del FBI para pedir datos al receptor fueron los más denunciados.

El jefe de sección de la División de Ciberdelitos del FBI, Peter Trahon, pidió al sector empresarial y a los ciudadanos particulares que denuncien cualquier actividad sospechosa en internet “para que pueda ser investigada y los criminales sean arrestados”. Asimismo, recomendó a los usuarios que protejan los dispositivos de seguridad de sus computadores y analicen las peticiones que reciben por correo electrónico antes de dar sus datos.

“Es bueno evaluar las solicitudes que llegan por correo electrónico que reciben con cierto escepticismo, si algo parece demasiado bueno para ser verdad, probablemente no lo sea” agregó Trahon.

La mayoría de los fraudes fue perpetrada desde Estados Unidos (el 65,4 por ciento de los casos) . Sin embargo también hubo fraudes originados en Gran Bretaña, Nigeria, Canadá, Malasia y Ghana.

Según los datos del informe, el 54 por ciento de los que pusieron quejas eran hombres, cerca de dos tercios de ellos con edades comprendidas entre los 30 y los 50 años.

Los hombres también fueron el objetivo más fácil de los fraudes económicos y perdieron una media de 1,51 dólares, mientras que se calcula que las mujeres perdieron de promedio un dólar.

El IC3 recoge las estafas presentadas vía internet o correo electrónico desde el año 2000 a través de la página web www.ic3.gov, donde además se publican periódicamente los datos de los fraudes registrados.