Silicon Valley y el sector tecnológico se rinden a Barack Obama

Barack Obama no sólo ha sabido sacar provecho de las nuevas tecnologías
en su campaña: el candidato demócrata se ha metido en el bolsillo a
Silicon Valley y otros centros tecnológicos de Estados Unidos, zonas
donde se espera gane con holgura el 4 de noviembre.

Obama ha logrado convencer a los empresarios del sector tecnológico con sus propuestas para reactivar la economía, impulsar las energías limpias y favorecer la inversión en el sector en un momento en el que las pequeñas compañías tienen dificultades para encontrar financiación.

Todo ello pese a que el aumento del gasto público propuesto por el candidato demócrata cuadra mal con la tradicional filosofía de Silicon Valley y otras zonas similares de EE.UU., que se construyeron a golpe de espíritu emprendedor y poca confianza en el Gobierno.

Según datos del la organización Centro para Políticas Receptivas publicados en septiembre, Obama había recaudado hasta la fecha 4,3 millones de dólares entre la industria de la tecnología de la información, cuatro veces más que su rival republicano, John McCain.

El senador por Illinois tuvo ocasión de mostrar este martes al mundo su popularidad entre los gurús tecnológicos cuando se subió al estrado en un acto en Florida acompañado de Eric Schmidt, consejero delegado de Google, y de otros destacados ejecutivos del sector.

Schmidt hizo este lunes público su apoyo al candidato demócrata "a título personal" sumándose a una lista de nombres que incluye a Vint Cerf, uno de los padres de Internet, y a Craig Newmark, fundador del popular sitio de anuncios clasificados Craiglist.

Tanto Obama como McCain incluyen entre sus propuestas medidas para impulsar el desarrollo tecnológico de Estados Unidos y ayudar a sus empresas, pero la forma de alcanzar este objetivo es diferente.

El senador McCain propone básicamente reducir el impuesto de sociedades y eliminar trabas burocráticas que dificultan la inversión en el sector.

Obama, por su parte, opina que el Estado debe aumentar su gasto en educación para invertir en la siguiente generación de científicos y competir con otros países.

El demócrata ha prometido ventajas fiscales para incentivar la contratación y quiere eliminar los impuestos sobre el beneficio del capital para los inversores en empresas jóvenes o "startups", algo que, obviamente, ha sido aplaudido en Silicon Valley.

Su interés por las nuevas tecnologías ha sido patente durante la campaña, en la que el Partido Demócrata ha sabido explotar, mucho más que el Republicano, fenómenos de Internet como Facebook o Twitter.

En la misma línea, su campaña contempla planes como el de la posible creación del puesto de "director de tecnología nacional" para "llevar el Gobierno al siglo XXI".

En las quinielas para ocupar este puesto hay nombres como Steve Ballmer, consejero delegado de Microsoft, Vint Cerf, Erich Schmidt o el fundador de Amazon.com, Jeffrey Bezos.

Obama ha superado a McCain en el gasto propuesto para impulsar las energías limpias, un área considerada como la próxima gallina de los huevos de oro en Silicon Valley.

El aspirante republicano ha prometido ventajas fiscales para la compra de automóviles eléctricos y defiende la creación de una bolsa de emisiones de carbono, pero es también un firme defensor de la energía nuclear y de aumentar la extracción de petróleo en las costas estadounidenses.

Su contrincante, por su parte, proyecta invertir en el sector 150.000 millones de dólares y garantizar que un 10 por ciento de la energía utilizada en EE.UU. venga de fuentes renovables para 2012, entre otras medidas.

No obstante, McCain también ha logrado el apoyo de algunos pesos pesados del sector, entre ellos el consejero delegado de Cisco, John Chambers o la ex-consejera delegada de eBay, Meg Whitman, y ambos nombres han sonado como posibles secretarios del Tesoro en caso de victoria republicana.

Carly Fiorina, ex-consejera delegada de Hewlett-Packard, también prefiere al candidato republicano, pues considera que defenderá mejor los intereses de Silicon Valley, y cree extraño que el Partido Demócrata haya conseguido recaudar tantos fondos en la zona.

"John McCain tiene un largo historial de apoyo a los temas que importan en este área", dijo Fiorina recientemente a la prensa. "Obama cree que un gran programa estatal es la respuesta", pero ello es "contrario a la forma en que trabaja Silicon Valley", añadió.

85254

2008-10-21T16:58:48-05:00

article

2008-10-21T16:58:48-05:00

none

EFE

Tecnología

Silicon Valley y el sector tecnológico se rinden a Barack Obama

64

4357

4421

Temas relacionados