Así será la defensa de Apple ante el Congreso de EE.UU. por cifrado de iPhone

En este encuentro público se verán los representantes de la compañía y el FBI, que le pidió a un juez que ordene romper la seguridad de uno de estos teléfonos. Este será el discurso de la empresa.

Una mujer sostiene su teléfono en el que aparece un mensaje en el que se puede leer "FBI, no rompas nuestros teléfonos" durante una manifestación frente a una tienda Apple en San Francisco.EFE

Hoy, tanto, Apple como el FBI, se presentarán ante el Comité de Asuntos Judiciales del Congreso de EE.UU. como parte de su batalla alrededor del teléfono de uno de los atacantes del tiroteo en San Bernardino.

El debate gira alrededor de una orden emitida por un juez, a solicitud del FBI, en la que le pide a Apple diseñar un software especial para romper el sistema de cifrado que resguarda los datos del iPhone en cuestión. (Lea "Apple se resiste a cumplir una orden judicial que pide quebrar la seguridad de un iPhone")

Apple se ha negado a realizar esto, pues argumenta que una vez se fabrique esa herramienta podría ser utilizada para cualquier teléfono y el caso sería utilizado como precedente legal para aplicarlo en otras investigaciones.

“El gobierno de Estados Unidos ha exigido que Apple tome un paso sin precedente que amenazaría la seguridad de nuestros clientes. Nos oponemos a esta orden, con implicaciones que van mucho más allá del caso en cuestión. Este momento llama a una discusión pública y queremos que nuestros clientes y la gente en el país entienda lo que está en juego”, escribió en su momento Tim Cook, CEO de la empresa.

Este martes, a la 1:00 p.m., se celebrará la audiencia, en la que se presentará Bruce Sewell, consejero general y abogado de mayor nivel de Apple, el director del FBI, James Comey, y el fiscal de distrito de Manhattan, Cyrus Vance Jr.

La audiencia es un paso importante en este debate, pues muchos han pedido que sea el Congreso quien entre a legislar acerca de las tensiones entre privacidad y seguridad en la era digital, y que este asunto no quede en manos de decisiones judiciales. Este es un punto que apoya el mismo Sewell, cuyo discurso de apertura ante el Comité se filtró primero en sitios como Business Insider y TechCrunch. El procedimiento puede seguirse (en inglés) en este sitio.

Este es el discurso completo que pronunciará Sewell:

“Gracias, señor presidente. Es un placer estar ante  usted y el Comité en representación de Apple. Apreciamos su invitación y la oportunidad de ser parte de la discusión de este importante tema, que se centra en las libertades civiles que son la base de nuestro país.

Quiero repetir algo que dijimos desde el principio: las víctimas y las familias de los ataques de San Bernardino gozan de nuestro más profundo apoyo y estamos de acuerdo en que debe haber justicia. Apple no tiene compasión con los terroristas.

Tenemos el respeto más grande por las agencias del orden y compartimos su meta de crear un mundo más seguro. Tenemos un equipo de profesionales dedicados, 24 horas del día, siete días de la semana, 365 días del año, a asistir a las autoridades. Cuando el FBI se aproximó a nosotros justo después de los ataques de San Bernardino, le dimos toda la información que teníamos que fuera relacionado con su investigación. Y fuimos más allá de esto al poner a disposición de las autoridades a los ingenieros de Apple para aconsejar en opciones adicionales de investigación.

Pero ahora nos encontramos en circunstancias extraordinarias. El FBI le ha pedido a una corte que nos orden darle algo que no tenemos. Crear un sistema operativo que no existe, porque sería muy peligroso si lo hiciera. Están pidiendo una puerta trasera para la seguridad del iPhone, específicamente construir una herramienta de software que pueda romper el sistema de cifrado que protege la información personal en cada iPhone.

Como le dijimos al FBI, de la misma forma que le dijimos a la opinión pública, construir ese software no sólo afecta un iPhone. También debilitaría la seguridad de todos estos dispositivos. De hecho, justo la semana pasada, el director del FBI, James Comey, estuvo de acuerdo en que el FBI usaría este precedente para otros casos en los que cuales están involucrados otros teléfonos. El fiscal de distrito Vance también ha dicho que planea usar este desarrollo en más de 175 otros teléfonos. Podemos estar de acuerdo en que no se trata de acceder un solo iPhone.

El FBI le está pidiendo a Apple que debilite la seguridad de nuestros productos. Hackers y cibercriminales pueden usar esto para hacer un gran daño a nuestra privacidad y nuestra seguridad personal. Sentaría un precedente peligroso en lo que tiene que ver con la intrusión del Gobierno en la privacidad y seguridad de sus ciudadanos.

Cientos de millones de personas que siguen la ley guardan en los productos de Apple sus más íntimos detalles sobre sus vidas diarias (fotos, conversaciones privadas, datos de salud, cuentas financieras e información sobre la localización de los mismos usuarios, así como de sus amigos y familiares). Algunos de ustedes pueden tener un iPhone en el bolsillo en este momento y, si lo piensan, en su teléfono podría haber más información guardada de la que un ladrón podría robar de su casa. La única forma que conocemos para proteger estos datos es un cifrado fuerte.

Todos los días, billones de transacciones son realizadas de forma segura a través de internet como resultado de las comunicaciones cifradas. Estas van desde transacciones bancarias en línea hasta el intercambio de historias clínicas, ideas que cambiarán el mundo para bien y comunicaciones con seres queridos. El Gobierno de Estados Unidos ha invertido decenas de millones de dólares, a través del Fondo para la Tecnología Abierta, entre otros programas gubernamentales, para financiar un cifrado fuerte. El grupo sobre Inteligencia, Comunicaciones y Tecnología que fue armado por el presidente Obama instó al Gobierno a apoyar por completo y no a debilitar el software disponible para el público en esta materia.

El cifrado es un asunto bueno y necesario. Lo hemos usado en nuestros productos desde hace una década. A medida que los ataques contra la información de nuestros clientes se han vuelto más sofisticados, las herramientas que usamos para defenderlos de éstos también deben robustecerse. Debilitar las tecnologías de cifrado sólo será lesivo para los consumidores y otros usuarios bien intencionados que se apoyan en compañías como Apple para proteger su información personal.

La audiencia de hoy se titula “Balanceando la seguridad y la privacidad de los norteamericanos”. Creemos que podemos, y que debemos, tener ambas cosas. Proteger nuestros datos con cifrado, y otros métodos, preserva nuestra privacidad y resguarda a la gente.

El pueblo merece una conversación honesta sobre las preguntas importantes que se desprenden del pedido actual del FBI:

¿Queremos poner un límite a la tecnología que protege nuestros datos, así como a nuestra privacidad y seguridad, de cara a los crecientemente sofisticados ciberataques? ¿Debemos permitir que el FBI impida a Apple, o a cualquier compañía, que le ofrezca al público el producto más seguro que pueda fabricar?

¿Debería el FBI tener el poder de obligar a una compañía a producir un producto que no fabrica con las especificaciones que establezca, y para su uso?

Creemos que estas preguntas merecen una discusión saludable y cualquier decisión debe incluir una reflexión honesta y profunda de los hechos.

Y, aún más importante, las decisiones deben ser hechas por usted y sus colegas, como representantes del pueblo, y no a través de una orden que se basa en un estatuto con 220 años de existencia.

En Apple estamos listos para tener esta conversación. La retroalimentación y el apoyo que hemos tenido nos indican que la gente también lo está.

Sentimos muy fuertemente que nuestros clientes, sus familias, amigos y sus vecinos estarán mejor protegidos de ladrones y terroristas si  podemos ofrecerles la mejor de las protecciones para sus datos. Y, al mismo tiempo, también lo estarán las libertades que todos queremos”.