Así usamos internet los latinos

Una nueva investigación encontró que, entre seis países latinoamericanos, los mayores usos de la red son a través de dispositivos móviles y para redes sociales y mensajería.

iStock
iStock

Los teléfonos inteligentes han redefinido el diseño y consumo de la computación en general. Lo prueban cosas como la nueva línea de computadores portátiles de Apple, que desde esta semana incluye una pequeña pantalla táctil. También ayudan estas cifras: nueve de cada diez usuarios que acceden a internet en países como Brasil, Chile, México, Argentina, Perú y Colombia lo hacen a través de dispositivos móviles.

Aunque los números son una muestra regional, el panorama global no difiere mucho de lo que sucede en Latinoamérica. La cantidad de usuarios que utilizan dispositivos móviles no sólo influye en la manufactura de nueva tecnología, sino en la forma como crece internet. Y si la red es un servicio, cabe preguntarse: ¿para qué le sirve a sus usuarios móviles?

De acuerdo con un nuevo estudio, elaborado por Comscore y la empresa Internet Media Services (IMS), lo que más usan este tipo de usuarios son redes sociales (82 %), mensajería instantánea (79 %) y comunicación a través de mensajes de texto (76 %).

“No es ninguna novedad que las redes sociales ocupan cada vez más espacio en nuestras vidas. Podremos cambiar de plataformas, pero cada vez más las redes sociales junto con los servicios de mensajería instantánea (entre las cuales se están desdibujando las fronteras) son nuestro principal medio de comunicación, por encima de las llamadas telefónicas e incluso los SMS. Esto está empujando a segmentos de población antes desconectados a sumarse a la revolución digital al encontrar en estas plataformas una forma distinta y más rápida de conectarse con su entorno”, en opinión de Gastón Taratuta, CEO y fundador de IMS.

El uso de celulares, sin mayores sorpresas, es más alto en los usuarios entre 18 y 34 años: 26 % de ellos pasan más de 20 horas a la semana usando estos dispositivos y 42 % los emplea entre siete y 20 horas semanalmente.

Si bien los dispositivos móviles son la mayor puerta de entrada a internet, hay una dominancia marcada de los teléfonos por encima de las tabletas, que en su momento llegaron a pensarse como la próxima gran evolución en el desarrollo de la computación. En Latinoamérica, el informe revela que en algunos de los países analizados, hasta 40 % de los usuarios reportaron no usar estos dispositivos.

Lo que resulta interesante en este aspecto es que, contrario a lo que sucede con los celulares, los usos más populares en tabletas presentan una composición diferente: 67 % para mirar videoclips, 58 % para uso de redes sociales y 57 % para motores de búsqueda. Tarauta comenta que “hubo un retroceso en el empleo de tabletas en cuanto a su uso como plataforma de conexión a internet. A comienzos de 2015, cuando realizamos la primera edición de nuestro estudio, 57 % de los encuestados manifestaron conectarse utilizando tabletas. En esta segunda edición este porcentaje bajó a 42 %. Pero, por otro lado, vemos en este nuevo informe que este dispositivo ha comenzado a utilizarse de manera más específica como medio de entretenimiento. Es probable que al contar con smartphones cada vez más potentes y con pantallas más grandes, las tabletas continúen perdiendo cierto protagonismo, pero mantendrán su vigencia para algunas actividades específicas”.

El estudio también se adentra en el terreno de las aplicaciones al indagar cuáles son las más usadas en los países analizados. Whatsapp (90 %), Youtube (86 %), Facebook (85 %), Google Maps (78 %) y Facebook Messenger (76 %) son los productos más populares en la región (ver gráficos).

Los resultados de la investigación de IMS y Comscore confirman, con datos nuevos, una tendencia que ya había emergido en otros análisis de instituciones como el Pew Research Center, que el año pasado estudió 32 economías emergentes (incluyendo Colombia) y encontró que el 86 y 82 % de los usuarios en estos lugares utiliza la red para contactar amigos o familiares y acceder a redes sociales, respectivamente.

Esta tendencia aparece también en documentos de la Web Foundation, por ejemplo, pero con otros matices. En una investigación presentada en 2015, esta organización encontró que en países en desarrollo, como Colombia, las brechas de uso de internet tienen implicaciones de género. A nivel global, las mujeres tienen 50 % menos probabilidad de utilizar la red en sus comunidades, en comparación con los hombres, y aquellas que sí acceden a internet, lo hacen entre 30 y 50 % menos que los hombres para incrementar sus ingresos o participar en la vida pública, según este informe. En nuestro país, dice el documento, 70 % de los hombres accede regularmente a internet, mientras que en mujeres este porcentaje baja a 56 %.

Los datos de investigaciones, como la de IMS y Comscore, dan testimonio del poder de los dispositivos móviles, así como de la penetración de internet en Colombia y otros países. Según esta investigación, 48 % de los usuarios han realizado compras desde su teléfono inteligente en los últimos tres meses y apenas 22 % nunca han realizado una compra por este canal.

Si bien el país ha avanzado en la vía de extraer beneficios de la economía digital, los datos de estos análisis señalan que hay mucho por hacer para expandir el poder de internet en temas como la educación, la generación de empleo o el avance de causas políticas y sociales.