El caso sucedió en Roblox

Avatar de una niña fue violado dentro de un videojuego infantil

La denuncia fue puesta por la madre de la menor. Los desarrolladores enfatizan en que tiene una política de "cero tolerancia" para este comportamiento. ¿La ley también aplica para los mundos virtuales?

A la izquierda, el avatar violentado en "Roblox".Cortesía

“Roblox” está bajo la mira de todos los padres luego de que el avatar de una niña de siete años fuera violentado en el interior de la plataforma. 

Este es un juego apto para mayores de siete años, que cuenta con 64 millones de usuarios en todo el mundo. Aunque Amber Petersen y su esposo usaron la configuración más segura para su hija, esta podía ver los genitales masculinos de uno de los personajes que violaron su avatar en el juego.

Lea también: "Haimrik", una épica aventura hecha en Colombia

Petersen publicó una advertencia para los padres en Facebook, describiendo cómo dos personajes masculinos habían atacado al avatar de su hija, antes de que se les uniera otro femenino: ¨El dulce y tierno avatar de mi hija ha sido violado en grupo en un parque infantil por dos hombres”, escribió la madre en su página de la red social, en donde también incluyó capturas de pantalla en los comentarios debajo de su publicación, que muestran que uno de los hombres había creado genitales virtuales para su personaje. En su publicación, Petersen dijo que se sentía "bastante traumatizada y violada en muchos niveles" e instó a los padres a eliminar la aplicación completamente. 

Lo cierto es que esta no es la primera vez que este juego causa polémica. El mes pasado, según información reportada por varios portales, una niña de seis años fue invitada a una “sala de sexo en línea” construida al interior del mismo juego.

Roblox Corporation, la empresa detrás del juego, tomó cartas en el asunto y sobre estos dos casos dijo que "hemos identificado cómo este mal actor creó la acción ofensiva y estamos implementando salvaguardas adicionales para reducir la posibilidad de que esto vuelva a suceder en el futuro. Además, el delincuente fue identificado y ha sido excluido permanentemente de la plataforma y hemos suspendido el juego. Tenemos cero tolerancia para este comportamiento. Nuestro trabajo para garantizar una plataforma segura siempre está evolucionando y sigue siendo una prioridad para nosotros", según declaraciones de un vocero de la empresa al portal gamesindustry.biz. Y agregó: "Nos indignó saber que las políticas comunitarias y las reglas de conducta de Roblox fueron subvertidas".

Roblox tiene alrededor de 64 millones de jugadores en todo el mundo, la mayoría de los cuales son jóvenes de más de 11 años, aunque la aplicación está diseñada para ser usada desde los siete en adelante. En el juego los usuarios pueden crear su propio avatar y construcciones, muy al estilo de Minecraft, al tiempo que pueden crear sus propios juegos y aplicaciones que se venden en el mercado interno del juego. Roblox está disponible para Android, iOS, Mac OS, Xbox, PC y PS4.

La historia se repite

No es la primera vez que suceden hechos como este, que ponen en riesgo la seguridad sexual de los niños. En 2015 la franquicia Lego sacó al mercado su competencia de Minecraft. La entrega del desarrollo sufrió retrasos, pues los jugadores encontraron la forma de reproducir órganos sexuales masculinos en la plataforma. Un grupo de desarrolladores diseñó un algoritmo que detectara estas violaciones para poder eliminarlas.

Nintendo también tuvo pesadilla con una de sus aplicaciones para su consola portátil. En 2013 descubrieron que la aplicación Swapnote (ahora llamada Swapdoodle) que funcionaba como un chat, era usada por pedófilos para contactarse con menores de edad y así tener conversaciones sexuales: dos japoneses, de 49 y 36 años, fueron arrestados por realizar "actos impropios" con una niña de 12 años en múltiples ocasiones. La niña conoció a ambas personas a través de su Nintendo 3DS. Desde entonces la aplicación cambió para no tener conexión en línea.

¿Es la violación a un avatar un crimen?

El videojuego que tal vez mejor personifica este debate es “Second Life”, un mundo virtual desarrollado por Linden Lab que alcanzó bastante fama a inicios del año 2000. Los desarrolladores de este juego prometían a sus usuarios la capacidad de crear cuanto quisieran, desde un jardín hasta juguetes sexuales. Básicamente, prometían a sus usuarios una “segunda vida” virtual. 

Sin embargo, hasta “Second Life” tiene límites como, por ejemplo, no abusar sexualmente de otro avatar. Es por ello que el código del videojuego no permite relaciones sexuales si no existe consentimiento de por medio. Pero el mundo virtual, como el mundo real, tiene sus problemas con quienes se desvían de las normas sociales. Algunos usuarios modifican el código del juego y cometen actos prohibidos por los desarrolladores, como el acoso o abuso sexual. 

Por ejemplo, una usuaria afirmó que era "seguida por este tipo que gritaba comentarios sexistas y peyorativos y me golpeaba con ataques de guiones que contorsionaron a mi avatar en posiciones lascivas. Me sentí violada. Ese era un avatar al que le había dedicado un tiempo considerable a crear y desarrollar. Ser sacudida como una muñeca de trapo delante de muchos otros avatares fue angustiante. Algo así fue tan traumático como cualquier cosa que haya experimentado en el mundo real ".

Lea también: La seriedad en el mundo de los videojuegos

Si bien la  jugadora se “sintió violada”, lo anterior no quiere decir que, en el sentido más estricto, se haya cometido un abuso sexual o un acceso carnal violento, pues quien es “accedido carnalmente” o “abusado” es el avatar y no el usuario. Sin embargo, se han realizado análisis que han estudiado el vínculo que existe entre el avatar y el usuario. Siendo el avatar la representación virtual del usuario, se ha establecido que, en efecto, existe una conexión psicológica y un proceso de repersonificación: el jugador puede llegar a sentir los sufrimientos de su avatar.

A partir de esto, se ha cuestionado la posibilidad de que, por lo menos, sí se afecte el buen nombre cuando un avatar es “violado” o “abusado sexualmente”. Asimismo, ciertas corrientes feministas arguyen que se podría estar ante un caso de acceso carnal violento o abuso si, en lugar de enfocarse en el acto físico en contra del usuario, el cual no existe, se observe la violación como un acto de degradación de la mujer afectada, resultando en un daño contra la dignidad personal.

La naturaleza del avatar como externalización del usuario ha ocasionado que, en ciertos países, la Fiscalía estudie este tipo de casos como delitos. Esto ocurrió, por ejemplo, en Bélgica en 2007, cuando la división de Delitos Informáticos investigó un caso de violación virtual. 

Así mismo, varias empresas de videojuegos han establecido normas sociales bajo las cuales se deben regir los jugadores y toman acciones en contra de quienes las incumplen o modifican el código de la plataforma para poder realizar conductas no permitidas. Esta vez, de nuevo, fue el turno de Roblox Corporation que aviva el debate acerca de si los mundos virtuales deben o no estar regulados por las leyes que aplican fuera de ellos.

*@TGyJugando - @jvargasleal