Una alianza de El Espectador y Mutante.org

hace 1 hora

Canales propios, la apuesta de YouTube

La empresa, propiedad de Google, estrena nuevas producciones, pensadas exclusivamente para la plataforma en línea.

Se calcula que cada minuto se suben a YouTube más de 72 horas de video. / Tomada de GETTY
Se calcula que cada minuto se suben a YouTube más de 72 horas de video. / Tomada de GETTY

Google anunció este lunes el estreno de 50 nuevos canales en YouTube como parte de su programa de canales originales, una iniciativa que pretende ofrecer contenido exclusivo a través de la plataforma en línea y en la que participan reconocidas compañías productoras, así como celebridades de la televisión, como Jamie Oliver (el chef británico que a través de Fox life cocina maravillas en 30 minutos).

El anuncio de la compañía llega poco más de un año después de que arrancara el proyecto, que en un primer momento contó con una inversión de US$100 millones para financiar cerca de 100 canales.

YouTube cuenta con una audiencia de 800 millones de personas que entran al portal cada mes, de las cuales 400 lo hacen desde un dispositivo móvil; cuatro mil millones de videos son vistos cada día.

La apuesta de contenido original, con una factura alta en su producción, busca atraer cada vez más a una audiencia que progresivamente se aleja del televisor y consume más horas de entretenimiento en un computador o en un dispositivo móvil. Se calcula que cada minuto se suben a YouTube más de 72 horas de video, la mayoría con una calidad amateur, por decirlo de alguna forma.

Si bien los números de reproducciones, audiencias y cantidad de material están del lado de YouTube, la plataforma aún lucha por establecerse como un punto de parada natural para productores y un público que busca video de calidad.

En el año que llevan al aire los canales originales, las cifras de la compañía aseguran que los 25 canales originales más vistos atraen una audiencia semanal de un millón de personas y el tiempo promedio de estadía del público en la plataforma se ha incrementado en cerca de mil millones de horas.

De acuerdo con la firma eMarketer, sólo en Estados Unidos, los anunciantes gastarán en este año un 4,6% más de su presupuesto en anuncios en plataformas digitales, como YouTube, un porcentaje que equivale a casi US$3 mil millones; el gasto aproximado en publicidad en televisión es de US$64,5 mil millones.

La inclusión de medio centenar de canales le apunta a dos cosas claves: un público menor de 35 años (personas que entran en la definición de lo que se conoce como un nativo digital) y audiencias de nicho (hispanos, aficionados a los carros, los videojuegos y la cocina, entre otros).

Las estadísticas de Google aseguran que más del 60% de los usuarios de videojuegos entran regularmente a YouTube, una cifra que resulta casi natural, incluso obvia. El porcentaje es un poco mayor del 50% cuando se habla de los aficionados de los carros.

Los canales originales buscan profundizar en estos nichos de mercado con contenido de calidad que, dadas las condiciones de la plataforma, cuesta una fracción del precio y tiempo de un producto que entra a la cadena de producción de la televisión.

Los US$200 millones que YouTube invertirá en esta segunda ola de canales originales están destinados a financiar, total o parcialmente, la producción del contenido. En algunos casos, los productores recibirán un adelanto para la realización de los programas. Además de la financiación inicial, los realizadores también pueden obtener ganancias mediante la publicidad que Google instala en los videos.

Además de los canales originales (cuya ampliación aún no incluye territorios como Latinoamérica y más bien se centra principalmente en Europa), YouTube cuenta con un programa de socios que sí se aplica mundialmente: 27 países con 30 mil participantes

El programa de socios, al igual que los canales originales, también pretende dividir una parte de las ganancias por publicidad entre el realizador y la empresa. La diferencia radica en que Google no financia la producción de ningún contenido en esta modalidad.

En Colombia, el programa de socios ha permitido, por ejemplo, que el segundo canal de video más visto en el país (apenas después de Shakira) sea el de un profesor de matemática. Julio Alberto Ríos, ingeniero de profesión, lleva 22 años como docente y más de tres años dando clases a través de la plataforma. Su canal cuenta con 68.150 suscriptores y más de 30 millones de reproducciones.

Si bien nadie espera que plataformas en línea (entre las cuales también se encuentra Vimeo, un lugar poblado en su mayoría por realizadores independientes) destronen prontamente el lugar de la televisión en la escala del entretenimiento, lo que sí resulta cierto es que la oferta digital de contenido no sólo sigue en aumento en términos de números, sino también de calidad. Esto resultará, crecientemente, un mejor negocio para las empresas detrás de los servidores, pero también para los realizadores.

Temas relacionados