Científicos descubren la `partícula de Dios´, clave para entender el universo