Publicidad
21 May 2022 - 6:04 p. m.

¿Cómo evitar el uso malintencionado de Twitter en las elecciones?

En plena contienda electoral, personas o grupos orquestados podrían usar esta plataforma social para adelantar acciones de sabotaje, difundir mensajes de odio o noticias falsas.
Diego Ojeda

Diego Ojeda

Periodista
Para combatir las famosas ‘bodegas’, Twitter aplica su regla contra el Spam y la manipulación.
Para combatir las famosas ‘bodegas’, Twitter aplica su regla contra el Spam y la manipulación.
Foto: Agencia Bloomberg

Twitter es una de las principales plataformas que concentra gran parte de las conversaciones y discusiones en la sociedad. El proceso electoral por el que atraviesa Colombia no solo no es la excepción, sino que es un combustible capaz de avivar estas interacciones.

Como herramienta, Twitter cuenta con varias funciones que resultan positivas para informar a los ciudadanos en medio de una contienda electoral. La lista de tendencias, por ejemplo, mostrará los temas sobre los que más se está hablando; la sección de noticias mantendrá información actualizada sobre el desarrollo de la jornada; las cuentas verificadas de autoridades electorales y demás actores inmersos en este proceso ofrecerán información de primera mano minuto a minuto; además de los ‘espacios’ y los ‘hilos’ que manejarán esta temática por esos días.

Sin embargo, la plataforma también podría ser usada de forma malintencionada para provocar daño al proceso electoral. La directora asociada de Control Risks, Ani De la Quintana, advierte sobre la eventual aparición de grupos de activistas que insten a sus seguidores, o que pongan en marcha un ejército de bots, para boicotear a personas influyentes como candidatos, empresarios y voceros de campaña, entre otros.

“En procesos electorales recientes hemos visto cómo activistas cibernéticos han replicado acciones como: ofrecer anonimato a los denunciantes a través de la dark web, cooperar con equipos de especialistas para analizar la información, curación digital para agregar valor a los datos pirateados, publicar información confidencial en períodos particulares para maximizar el impacto en la reputación e influir en la narrativa en torno a un tema político, y realizar ciberataques contra servidores de información que contienen documentos sensibles”, menciona la experta.

También lea: La historia de Twitter: el paso a paso de startup a plataforma global.

Dentro de los eventuales peligros a la contienda electoral también se suma la difusión de noticias falsas, o la propagación de mensajes de odio o que fomenten el terrorismo. Las posibilidades son muchas, y la propia plataforma es consciente de la importancia de aplicar mecanismos para mitigar este tipo de actuaciones.

En entrevista con El Espectador, la Public Policy Manager para Twitter spLatam, Adela Goberna, explicó que la plataforma cuenta con una serie de normas, además de infraestructura tecnológica y talento humano para atender este tipo de escenarios.

“Dentro de nuestras políticas tenemos una llamada Integridad Cívica, que se aplica cuando existe contenido que disuade la participación de las personas el día de las elecciones. Nos hemos puesto a disposición de las autoridades electorales en Colombia, para que cuando ellos vean este tipo de contenidos lo reporten de forma adecuada, y este pueda ser evaluado de manera rápida y eficiente”, detalla Goberna.

Esta política de Integridad Cívica a la que se refiere Goberna se aplica en casos donde uno o varios usuarios intentan manipular o interferir en elecciones o cualquier otro proceso cívico (como un censo o referendos). Lo anterior incluye publicar o compartir contenido que pueda disuadir o engañar a las personas, por ejemplo, informando que se puede votar vía mensaje de texto, o difundiendo noticias falsas, como que determinado puesto de votación fue cerrado por no cumplir con protocolos de bioseguridad.

Le puede interesar: ¡Cuidado! Delincuentes quieren robar su identidad en las redes sociales.

Para la identificación de este tipo de trinos, Twitter cuenta con un algoritmo, que también es apoyado con los reportes que hacen los usuarios de la plataforma cuando identifican un contenido de estas características. También tiene un equipo de revisores humanos, que no solo analizan lo que comunica el trino, sino el contexto en el que fue difundido para emplear las acciones que consideren pertinentes.

Para combatir las famosas ‘bodegas’, Twitter aplica su regla contra el Spam y la manipulación, la cual, explica Goberna: “establece que no se puede usar Twitter para modificar artificialmente la experiencia de los usuarios, a través de una coordinación inauténtica. Tenemos un equipo que está posicionado y entrenado para entender las distintas señales que pueden dar cuenta de dicha coordinación”.

En su diálogo con este medio, esta directiva de Twitter también precisó que desde noviembre de 2019 está prohibida la pauta política en la plataforma, pues entienden que los espacios políticos deben ser ganados mediante los discursos y las propuestas, y no por medio de un pago por publicidad.

¿Cómo blindarse de la desinformación?

Ante el inmenso flujo de información que se ve venir para el marco de las elecciones, y las eventuales noticias falsas y mensajes de manipulación que se puedan presentar, la invitación es a informarse de fuentes confiables, como pueden ser los medios masivos de comunicación, periodistas con cuentas verificadas y actores protagónicos en este proceso electoral, como los propios candidatos, la Registraduría, el CNE y la MOE, entre otros.

En suma, aunque Twitter promete grandes beneficios informativos para un contexto como el electoral, y trabaja para mitigar los usos malintencionados que terceros intenten darle a su plataforma, siempre existirá el riesgo de ser víctima de noticias falsas, manipulaciones y mensajes de odio. Saber elegir buenas fuentes de información y contrastar lo que estas dicen, no solo es una recomendación, sino que debería ser un deber de todos como ciudadanos.

👽👽👽 ¿Ya está enterado de las últimas noticias de tecnología? Lo invitamos a visitar nuestra sección en El Espectador.

Síguenos en Google Noticias