Cuidado con las redes Wifi en aeropuertos y demás lugares públicos

Empresas de ciberseguridad aseguran que este tipo de conexiones pueden ser utilizadas por delincuentes para robar información como claves de cuentas bancarias y correos electrónicos.

Pixabay

Los teléfonos celulares se han convertido en un gran aliado para muchas personas, tanto así que un estudio adelantado por Motorola asegura que la generación de los centennial ven a este dispositivo móvil como su mejor amigo. El impacto que ha generado este aparato tecnológico en la vida de sus usuarios ha sido tal que incluso almacena información sensible como claves de cuentas bancarias.

La anterior es una de las razones por las cuales existen los denominados ciberdelincuentes, personas que utilizan la tecnología para secuestrar información, extorsionar a sus víctimas y espiarlos, entre una lista extensa de acciones ilegales. Para ellos elementos personales como el celular es un blanco para poder lograr su cometido.

Empresas de ciberseguridad como ESET aseguran que una de las modalidades que utilizan estos delincuentes es utilizar las redes wifi públicas, en zonas concurridas como aeropuertos y centros comerciales, como anzuelos para que las personas entren en su red y así llegar a espiar o instalar virus en los celulares de sus víctimas.

De allí que, como en el mundo real, la prudencia es un escudo indispensable en el blindaje informático, por esta razón una de las más importantes sugerencias para evitar ser víctima de un ciberataque como estos es abstenerse, en lo posible, de no conectarse a una de estas redes. Pero si la opción es inevitable, aquí algunas recomendaciones que brinda ESET.

La compañía de seguridad informática asegura que parte de las estrategias que utilizan los delincuentes es crear un ‘gemelo malvado’, es decir una red que aparenta ser la oficial del sitio en el cual se encuentra la persona. Dicho lo anterior se recomienda siempre verificar que la red a la cual se busca ‘colgar’ sea la verídica.

Otro de las sugerencias brindadas es abstenerse de conectarse a redes wifi públicas cuyo origen sea desconocido, estas pueden ser un anzuelo que atrae a las víctimas bajo la promesa de obtener internet gratis.

Es importante, además, tener la cultura de no realizar ciertas acciones cuando una persona se encuentre conectada a una de estas redes. Se recomienda, por ejemplo, no acceder a servicios confidenciales como aplicaciones bancarias o correos electrónicos.

Por último, es una buena apuesta tener instalado un antivirus en el teléfono inteligente, de esta manera las posibilidades de ser atacados son reducidas logrando detectar las amenazas antes de que interfieran en el dispositivo móvil.

La humanidad actualmente atraviesa por un momento en el cual la información ha cobrado un valor especial, ser conscientes de ello y esforzarse por guardarla es una de las claves para evitar las amenazas de personas malintencionadas.