¿Debería Apple lanzarse y comprar Netflix?

Barry Ritholtz, columnista de Bloomberg news, hace un recuento de las razones por las cuáles Apple debería comprar Netflix Inc. en un acuerdo solo en acciones por alrededor de US$100.000 millones.

EFE

Trato de no dar a los multimillonarios ni a los gerentes corporativos consejos que no han pedido sobre lo que deberían hacer con su dinero. Tanto Warren Buffett como Apple Inc. han hecho un gran trabajo para ellos y sus inversionistas sin mi ayuda. Hoy, voy a romper mi propia regla: Apple debería comprar Netflix Inc. en un acuerdo solo en acciones por alrededor de US$100.000 millones.

Expliquemos este vuelo de la imaginación. En este escenario, Apple estaría pagando un precio excesivo por Netflix. Sin embargo, la empresa más valiosa del mundo tiene un arma no tan secreta: su propia moneda extremadamente cara. Apple, el precio de cuyas acciones ha subido un 50 por ciento este año, vale casi US$900.000 millones. Está en camino de convertirse en la primera compañía de un billón de dólares.

Una fusión —técnicamente una adquisición— proporciona a cada compañía una solución a los desafíos que ambas enfrentan. Apple ha aprendido que el cine y la televisión son industrias muy diferentes a la música. Sus ofertas de contenido de video no han alcanzado el nivel de las ofrecidas por los competidores Netflix y Amazon.com Inc. Netflix está gastando miles de millones por año para adquirir o crear contenido nuevo, dinero que puede no tener en el futuro. Un socio con mucho dinero aseguraría que el liderazgo que ha construido no desaparezca.

Y ambas compañías saben muy bien que el competidor más poderoso al que se enfrentan hoy en día es Amazon. Una fusión crea un competidor que igualaría al monstruo de Jeff Bezos.

Dada la feroz competencia en el espacio —Prime ahora tiene 90 millones de miembros, lo que representa el 63 por ciento de todos los compradores de Amazon en Estados Unidos—, no esperaría mucho respecto de las preocupaciones antimonopolio.

Apple ya recompró acciones por más de US$200.000 millones. Una compra de Netflix requeriría el canje de aproximadamente 1 1/3 acciones de Apple por cada acción de Netflix (que cerraron el lunes en US$174,25 y US$200,13, respectivamente). La compra que hizo Google de YouTube Inc. y la compra por parte de Amazon de Whole Foods Market Inc. llevaron a que las acciones de ambas compañías superaran el precio de compra, haciendo que las adquisiciones resultaran prácticamente gratis. Dudo que veamos eso aquí, ya que Netflix es una compra mucho más grande y costosa. Además, Wall Street históricamente no entiende lo que hace Apple y no verá cuán valioso es el acuerdo de contenido para Apple; recuerde el rechazo a los despliegues originales de iMac, iPhone y iPad.

Aparte de los teléfonos y las tablets, Apple no ha estado compitiendo bien, especialmente en contenido. Su software está empezando a volverse descuidado; ha cedido un liderazgo gigante en voz a Amazon; Apple TV se ha quedado rezagado respecto de los servicios de transmisión de video de Google Chromecast y Amazon Fire Stick (por no mencionar también la transmisión de videos de Amazon Prime). Apple TV ha quedado muy por detrás de Roku y Fire Stick en materia de innovación. Apple TV cobra una prima sobre sus competidores, pero las cifras de ventas han dejado claro que Apple TV no es el iPhone. (Tengo el Fire Stick y el Apple TV, y uso casi exclusivamente el Fire Stick).

Ah, y una cosa más: los últimos televisores inteligentes tienen integrados servicios web como Amazon Prime, Netflix y HBO Go, por lo que ya no necesita el hardware por separado para cortar el cordón y transmitir video. Saque estos nuevos televisores de la caja, inicie sesión con su nombre de usuario y contraseña, y ¡listo! Está viendo sus programas favoritos. Estos dispositivos de transmisión de televisión que se conectan a un puerto a la larga desaparecerán, dejando que los perros grandes compitan en contenido.

Las ventajas son muchas:

Apple adquiere una biblioteca de contenido que la haría competitiva de manera instantánea con Amazon.  Netflix agrega US$10.000 millones en ingresos anuales; Apple debería poder escalar eso con bastante rapidez, duplicándolo o incluso triplicándolo en los próximos cinco años. La adquisición convertiría a Apple inmediatamente en la red de televisión por Internet líder en el mundo con más de 90 millones de miembros en 190 países. Tim Cook tiene grandes talentos, pero algunas nuevas ideas de la administración de la mano de Reed Hastings podrían ayudar a evitar que Apple se vuelva demasiado anquilosada. Netflix puede dejar de preocuparse por cómo va a acceder a capital para pagar su contenido original. Gastar US$10.000 millones o incluso US$20.000 millones al año en la adquisición de contenido difícilmente afectaría la pila de US$300.000 millones en efectivo que Apple ha acumulado. El equipo de Netflix puede ayudar a Apple a renovar su producto de transmisión de video. Podrían impulsarse las ventas de Apple TV al incluir membresías gratuitas a Netflix de 6 a 12 meses con cada nueva compra. Netflix tiene una amplia experiencia en infraestructura de internet nativa.

Hay algunos argumentos obvios en contra:

A US$100.000 millones, Netflix no sería una compra pequeña o de bajo costo. Apple ha comprado muchas pequeñas empresas por su experiencia técnica e ingenieros, pero no tiene ninguna experiencia en grandes compras. Beats Music LLC fue su mayor adquisición, por US$3.000 millones. Los ingresos anuales de US$10.000 millones de Netflix no moverán mucho el marcador para Apple, que logra ventas por ese monto cada dos semanas. Netflix no ha sido especialmente rentable: tiene una ganancia de US$1,26 por acción y se negocia a un coeficiente de más de 200 veces las ganancias. Cualquier cambio en la cultura de cualquiera de las dos exitosas compañías siempre será un riesgo. Realizar una gran adquisición como Netflix es potencialmente una gran distracción para el negocio principal de Apple, esto es, el desarrollo de hardware y software extremadamente fabulosos.

Lo positivo para Apple es bastante obvio; el mayor inconveniente es el costo. En todo caso, podría ahorrarnos la aburrida rutina trimestral de analistas que esperan ventas débiles de iPhone y luego se sorprenden cuando la compañía las supera al alza.Si Apple deja pasar la oportunidad de comprar Netflix, no se sorprenda si Amazon no lo hace. Eso solo ya es motivo para hacer la compra.

Temas relacionados