¿Por qué desapareció Flappy Bird si era un éxito?

Dong Nguyen, creador del juego, finalmente decidió explicar por qué decidió retirarlo de las tiendas de aplicaciones.

Flappy Bird es un juego que fue lanzado al mercado en mayo del año pasado inicialmente con el nombre de Flapp Flapp y que desde las semanas pasadas se ha convertido en uno de los más queridos y odiados por el público.

Sin embargo, hasta hace poco nadie entendía la razón por la cual Dong Nguyen, vietnamita de 29 años radicado en la ciudad de Hanoi, había tomado la decisión de retirarlo.

Todo se limitaba a meras especulaciones y algunos analistas decían que el increíble parecido gráfico entre el juego desarrollado por Nguyen y Super Mario Bros, insignia de Nintendo, habría podido causar problemas entre el programador vietnamita y el gigante japonés de los videojuegos.

No obstante, dicha versión fue desmentida por un portavoz de la empresa japonesa este lunes.

Otras versiones enunciaban que tras haber admitido que ganaba $50.000 dólares diarios por Flappy Bird, el joven empezó a recibir amenazas y extorsiones que lo habrían hecho pensar que su mejor opción era simplemente dejar de ganar dinero a costas de un juego que desarrolló en apenas tres días.

Una declaración dada por Nguyen en la que afirmó que “el juego está  arruinando mi vida sencilla”, hacía pensar que el joven en medio de su timidez no fue capaz de lidiar con la fama que le llegó de manera inesperada, y que retiró la aplicación para volver al estilo de vida al que estaba acostumbrado.

Lo que sí está claro es que Nguyen admitió por medio de su cuenta de twitter @Dongatory el pasado fin de semana, que no planea venderlo, que “No tiene nada que ver con asuntos legales” y que a pesar de todo continuara desarrollando videojuegos de manera independiente como siempre lo ha hecho.

En entrevista con el Wall Street Journal, el vietnamita  finalmente dijo que la razón por la que retiró a Flappy Bird del mercado es porque no cumplía con el objetivo para el que fue creado. 

“Yo solo quería crear un juego que la gente desfrutara por unos cuantos minutos” dijo el joven al diario norteamericano. “Es simplemente muy adictivo” agregó.

Nguyen quien solo realiza videojuegos vintage durante su tiempo libre, decidió desconectarse por un tiempo de internet y de su trabajo. A pesar de esto, su decisión de continuar haciendo videojuegos de estilo parecido al que lo hizo famoso sigue en pie.

Entre tanto los curiosos de todo el mundo siguen hallando distintas maneras de acceder al juego que por su dificultad entretiene y a su vez genera rabia en sus usuarios.

Algunos ingresan a sitios online donde se puede jugar mientras que otros subastan y compran distintos modelos de celulares con el juego instalado por precios de hasta $100.000 dólares. 

Temas relacionados