Desmontan en Brasil red que compartía pornografía infantil en redes sociales

La operación incluyó allanamientos en Sao Paulo, Minas Gerais y Río de Janeiro.

La Policía Federal brasileña arrestó a once personas en desarrollo de una operación desplegada en 15 de los 27 estados del país para desmontar un grupo que compartía imágenes de pornografía infantil por las redes sociales, informaron fuentes oficiales.

Un total de 230 agentes federales participaron en una operación ordenada por un juez del estado amazónico de Pará para revisar los archivos de computador en las residencias de 42 posibles miembros de la red, informó la Policía Federal en un comunicado.

En once de los 42 allanamientos los policías encontraron pruebas de que los computadores contenían material con pornografía infantil que era compartido por internet.

La operación incluyó allanamientos en Sao Paulo, Minas Gerais y Río de Janeiro, los tres estados más poblados de Brasil, así como en el Distrito Federal de Brasilia, y en estados del empobrecido nordeste de Brasil como Bahía, Ceará, Paraíba y Piauí.

Cuatro de las prisiones fueron realizadas en el estado de Sao Paulo, dos en Minas Gerais, dos en Paraná y una en Bahía, Espíritu Santo y Río Grande do Sul, según explicó Patricia Bicalho, comisaria de la Policía Federal responsable por la operación, en una rueda de prensa.

"Aún no tenemos pruebas de que ellos producían el material, pero sí de que lo almacenaba y compartían, por lo que serán acusados de los crímenes de almacenamiento e intercambio de pornografía infantil", afirmó Bicalho.

Las penas para los dos citados crímenes varían de 3 a 6 años de prisión.

La comisaria explicó que la investigación fue abierta el año pasado cuando se descubrió que un grupo venía utilizando una determinada red social para intercambiar archivos de pornografía infantil.

La Policía Federal informó de que la de hoy fue su séptima operación este año para combatir la difusión de pornografía infantil por internet y de que en 2014 ha abierto 400 investigaciones por este delito, frente a las 1.500 de 2013.