"Dragon Ball Z: Kakarot", una experiencia novedosa y gratificante

El videojuego es el primer RPG de "Dragon Ball" con los personajes principales de la serie cómo protagonistas. DBZ:Kakarot se concentra en la vida de los personajes principales, y el jugador va a revivir el anime que veía de pequeño.

DBZ:Kakarot. Cortesía

Calificación: 7/10

“Dragon Ball Z: Kakarot” es la nueva y última entrega de Bandai lanzada este 17de enero. A lo largo de los años, Bandai ha lanzado un sinnúmero de entregas relacionadas con el popular anime “Dragon Ball”. Entre las que se recuerdan con más cariño esta “Dragon Ball Z: Budokai Tenkaichi 2” y la última que más llamó la atención de los fanáticos es “Dragon Ball: Fighters Z”. Todos y cada uno de estos juegos intentaba entregar los mejores combates para el jugador, siendo fieles a los personajes y a las batallas que veían en el anime. Con el fin de romper con esta repetitiva entrega de juegos únicamente de combate, Bandai ha decidió lanzar este último proyecto. Este es el primer RPG de Dragon Ball con los personajes principales de la serie cómo protagonistas. Anteriormente ya habían lanzado entregas RPG cómo lo es el caso de “Dragon Ball: Xenoverse”, pero este RPG gira en torno al personaje creado por el jugador, el cual debe corregir cambios en los eventos más importantes de la saga. En este caso, DBZ:Kakarot se concentra en la vida de los personajes principales, y el jugador va a revivir el anime que veía de pequeño.

Para empezar, vamos a hablar del punto más interesante de esta entrega y del cual los jugadores están más interesados: el mundo abierto y el sistema de progresión del personaje. Esta entrega se mueve alrededor del mundo de Dragon Ball, en el cual el jugador podrá moverse libremente con los personajes más icónicos de la saga. Las actividades que el jugador puede llevar a cabo en este mundo son: recolectar “orbes Z” para subir de nivel, recoger alimentos (frutas, peces y otros animales) para comer y mejorar los atributos del personaje, llevar a cabo misiones secundarias (algunas de ellas con personajes relevantes de la serie), combatir contra enemigos varios que merodean a lo largo del mundo, entre otras cosas. Aunque parece que hay muchas opciones y actividades que uno puede llevar a cabo, ninguna de estas es lo suficientemente convincente. Luego de un tiempo, estas actividades se sienten repetitivas y cómo jugador se pierde la motivación de explorar la zona. Con respecto al sistema de progresión, este es mucho más interesante. Cada personaje tiene un árbol de habilidades bastante variado, con el cual el jugador podrá desbloquear las técnicas de combate que más le interesan de su personaje. Estas técnicas se podrán desbloquear cuando el personaje alcance cierto nivel y se cuente con el suficiente número de “orbes Z”. Gracias a que es un árbol, el jugador debe escoger que habilidades va a potenciar del personaje (por ejemplo, si quiere que sea fuerte en combate cuerpo a cuerpo, o que sea muy fuerte con técnicas que usen Ki). El hecho de darle a elegir al jugador cómo mejorar a los diferentes personajes lo motiva a conseguir los recursos para hacerlo y a pensar en la mejor forma para mejorar las habilidades de los diferentes personajes.

En el caso de los combates, estos son muy dinámicos y retadores siempre y cuando el oponente sea lo suficientemente complicado de vencer. El jugador va a tener que enfrentar diversos tipos de enemigos y combates. Se deben tener estrategias para enfrentar a varios enemigos a la vez o para sobrevivir a aquellos contrincantes que son más poderosos. Una de las falencias que encuentro en el juego es la dificultad en algunos de los combates más iconicos. Hay partes de la serie en la cual los personajes enfrentaban a enemigos notablemente más poderosos que ellos, y por ende el combate con estos no era nada fácil. Esperaba que en el juego fuera igual, esperaba combates retadores contra enemigos icónicos, pero ese no fue el caso. El primer ejemplo es cuando aparece Raditz en la tierra. En la serie, cuando Goku lo enfrenta, Raditz es claramente superior. En el juego, el primer combate entro Goku y Raditz es muy sencillo y no refleja la brutalidad de Raditz. En cambio, en el mundo abierto, se pueden encontrar enemigos mucho más poderosos y el combate con estos no es nada fácil, pero estos enemigos no tienen nada que ver con la historia principal. El lamentable que este juego no cuente con opciones de dificultad para que el jugador pueda disfrutar de este de la mejor manera que pueda. Aunque los controles de combate son muy dinámicos, y hay algunos combates que son verdaderamente excelentes, cómo lo es caso del primer combate entre Goku y Vegeta, hay partes de la historia que se ven opacadas por lo simple de los combates comparado a la dificultad que se esperaba del mismo por el enemigo al cual se enfrenta.

En general, Dragon Ball Z: Kakarot es un buen juego que logra revivir la experiencia del anime en los jugadores. Aunque hay ciertos aspectos que pueden opacar esta experiencia cómo lo son algunos combates o faltas de calidad en la animación, en los momentos clave de la historia es donde el juego brilla más y ofrece la mejor experiencia. Este es un juego recomendable para todos aquellos fans de Dragon Ball, ya que la experiencia de vivir la serie va a ser muy placentera en esta última entrega de Bandai.

901377

2020-01-24T15:56:05-05:00

article

2020-01-24T16:15:12-05:00

lucetyc_199

none

Tomás Vargas.

Tecnología

"Dragon Ball Z: Kakarot", una experiencia novedosa y gratificante

66

5203

5269