EE. UU. permite a ZTE reanudar temporalmente la actividad comercial

La prohibición de siete años fue una sanción del Gobierno de Donald Trump a la empresa de telecomunicaciones por violar las sanciones contra Irán y Corea del Norte.

Bloomberg News.

La administración Trump permitirá que ZTE Corp. reanude algunas actividades comerciales mientras que Estados Unidos evalúa poner fin a una prohibición de siete años sobre la compañía china de telecomunicaciones, según un documento obtenido por Bloomberg News.

La autorización para ZTE de la Oficina de Industria y Seguridad del Departamento de Comercio rige desde el 2 de julio hasta el 1 de agosto.

Si bien no quedó inmediatamente claro cuándo se emitirá una orden permanente, una persona familiarizada con el asunto dijo que se espera que ZTE se ajuste a las demandas de EE.UU. para el 1 de agosto.

Las acciones de ZTE subieron el martes su límite diario de un 10 por ciento en Shenzhen, la mayor alza en más de un año. Sus acciones en Hong Kong avanzaron un 7,6 por ciento.

La autorización permite que el segundo fabricante de equipos de telecomunicaciones de China brinde soporte a redes o equipos existentes bajo contratos firmados el 15 de abril o antes, cuando EE.UU. impidió a las empresas vender componentes a ZTE por violar las sanciones contra Irán y Corea del Norte. La prohibición había obligado a ZTE a anunciar su cierre.

El presidente Donald Trump cambió de idea en mayo, diciendo que estaba reconsiderando las sanciones a ZTE como un favor personal al presidente chino, Xi Jinping. Posteriormente ese mes, la administración Trump anunció que permitiría a la compañía seguir operando después de pagar una multa de US$1.300 millones, cambiar su administración y proporcionar "garantías de seguridad de alto nivel". La decisión generó preocupaciones de que ZTE estuviera siendo utilizado como moneda de cambio en las negociaciones comerciales entre EE.UU. y China para evitar una disputa arancelaria.

Esas conversaciones se han estancado y EE.UU. está listo para imponer el viernes aranceles sobre US$34.000 millones de bienes chinos; es posible que sigan otros US$16.000 millones. China ha dicho que tomará represalias sobre las importaciones estadounidenses.

Un grupo bipartidista de legisladores sigue preocupado por la amenaza que puede representar ZTE para la seguridad nacional de EE.UU. y quiere una legislación destinada a restablecer castigos más duros. Los legisladores se disponen a reanudar las negociaciones sobre una legislación para equilibrar las preocupaciones respecto de que ZTE representa un riesgo a la seguridad con los esfuerzos para que la compañía vuelva a operar.

La autorización temporal permite a ZTE brindar soporte, incluidas actualizaciones de software, para los modelos de teléfonos ZTE que estaban disponibles para el público el 15 de abril o antes, y permite a las partes realizar y recibir pagos por transacciones admisibles de ZTE. La orden también autoriza "la divulgación a ZTE de información con respecto a las vulnerabilidades de seguridad en los artículos con los que cuenta, posee o controla ZTE" para proteger las redes de comunicación y equipos, dijo.

Temas relacionados