Ejecutivos de Twitter buscan subir la moral de la empresa

Altos cargos de la compañía compran más US$1,5 millones en acciones de esta como señal de su confianza en la plataforma.

Un golpe de opinión. ¿Efectivo? Quizá. ¿Necesario? Probablemente sí. La cosa es que con la situación actual de Twitter cualquier acción ayuda: se trata de una guerra en la que todas las formas de lucha cuentan.

Esta semana, Jack Dorsey, cofundador y actual CEO interino de la compañía, anunció que compró poco menos US$900.000 en acciones de Twitter. El movimiento fue imitado por otros altos cargos de la empresa, entre los que se cuentan al menos dos miembros de la junta directiva y el gerente financiero: sin contar lo adquirido por Dorsey, la recompra de acciones sumó más de US$600.000.

La acción de Twitter repuntó a principios de semana en el mercado de valores, llegando a US$29,49. Poco antes se estaba negociando a US$28.

Valores de referencia: cuando la compañía entró a cotizarse en bolsa, sus acciones llegaban a cerca de US$50, en noviembre de 2013. El pico del título fue de US$70.

Lo que sucede con Twitter es que, a pesar de tener una base de usuarios nada despreciable (más de 300 millones de personas usan activamente su servicio), el crecimiento parece estancado, principalmente si se compara este servicio con Facebook, la red social que ya cuenta con más de 1.500 millones de usuarios.

Pero Twitter no es Facebook, por obvio que parezca.

La diferencia aquí está relacionada con la concepción misma de cada compañía: Twitter es un inacabable río de datos, una plataforma cuya estructura permite que el usuario mismo cure enteramente la forma como consume el contenido que el mundo tiene para ofrecerle. Claro, cada persona elige qué perfiles seguir de acuerdo a sus gustos e intereses, pero esas elecciones, multiplicadas a lo largo y ancho del servicio, terminan por exponer al usuario inicial a una variedad más abierta de información. Esto se ve reforzado por la interfaz misma del sitio, en la que se privilegian los eventos más recientes: la inmediatez acá lo es todo y es el usuario quien ejerce como filtro.

Pero no todo el mundo está dispuesto a pasar sus días pendiente de una red social. Para muchos ni siquiera es una cuestión de interés, sino de escasez de tiempo. El enfoque Facebook pone a jugar un algoritmo que, al menos en parte, se encarga de esta curación del contenido, basándose en los gustos y amigos de cada usuario, entre otras variables.

La crisis de Twitter incluye la renuncia de su ejecutivo de más alto rango, Dick Costolo, quien anunció a mediados de junio de este año que abandonaría la posición, aunque permanecería como parte de la junta directiva.

Esto último ha quedado en entredicho recientemente, pues varios rumores (reportados por medios como The New York Times) aseguran que Costolo incluso abandonaría la junta a finales de este año o cuando este organismo escoja un CEO permanente.

Mientras la junta se decide por un nuevo CEO, la empresa ha asegurado que trabaja en varias mejoras a su producto, entre las que se cuenta la eliminación del límite de caracteres para los mensajes internos a través de la plataforma. (Lea: Twitter elimina límite de caracteres para mensajes directos).

578766

2015-08-12T15:32:22-05:00

article

2015-08-12T15:43:04-05:00

ee-admin

none

Redacción Tecnología

Tecnología

Ejecutivos de Twitter buscan subir la moral de la empresa

58

3412

3470

Temas relacionados