El amor en tiempos de Tinder entusiasma a una Web Summit inquieta por Trump

El humor de la reunión se vio turbado por los resultados electorales en EE.UU. y la incertidumbre sobre cómo reaccionará la industria ante el presidente electo.

Sean Rad, creador de Tinder.AFP

La búsqueda del amor y las "verdaderas relaciones" en la red Tinder entusiasmaron este miércoles a los asistentes de la Web Summit de Lisboa, en donde las inquietudes generadas por el triunfo de Donald Trump en las elecciones de EEUU consiguieron robar protagonismo a las aplicaciones.

Sobre el escenario, los comentarios sobre el magnate republicano, hoy electo presidente de Estados Unidos, marcaron una jornada que a primera hora congregaba a muchos frente a los televisores que ofrecían los pormenores del recuento electoral.

Entre sus más de 50.000 asistentes, hay muchos estadounidenses en esta Web Summit, que es la cita dedicada a las empresas tecnológicas emergentes más importante a nivel europeo.

De ahí que la cuestión haya ocupado una charla específica, "Los efectos de las elecciones en Estados Unidos", en la que el escritor y comentarista británico Owen Jones fue contundente al asegurar que la victoria de Trump es "la mayor tragedia para Occidente desde la Segunda Guerra Mundial".

Asimismo, instó a no confundir la figura del magnate con la totalidad de ciudadanos de ese país, que representa "esperanza, justicia e igualdad", y recordó que allí se "acabó con la esclavitud", se "impulsaron los derechos de las mujeres" y se luchó por "los derechos civiles", entre otros logros históricos.

También se pronunció la actriz y activista estadounidense Shailene Woodley, quien consideró que la victoria de Trump muestra el "cansancio de las personas con el sistema bipartidista" y aseguró haber escuchado "temor" en la Web Summit.

El asunto rondó repetidas veces el escenario, aunque fue el creador de la popular aplicación de citas Tinder, Sean Rad, el estadounidense más destacado en pronunciarse. "El candidato que yo quería que ganara no ganó", dijo ante la primera pregunta sobre su valoración de lo sucedido.

No obstante, subrayó que lo importante es que en Estados Unidos se ha demostrado que hay "una democracia increíble" y consideró que ahora "necesitamos apoyar la decisión que la gente tomó".

De esta forma Rad abrió la charla "El amor en los tiempos de Tinder", durante la que relató algunas curiosidades sobre cómo tuvo la idea para fundar la aplicación -una embarazosa tarde en la que no tuvo valor de acercarse a entablar una conversación con una chica que le gustaba- y otros detalles que arrancaron las carcajadas del auditorio.

Además, aseguró que los millenials tienen "menos sexo que cualquier generación anterior, y que el 80 % de los usuarios de la plataforma buscan "relaciones importantes" y no un mero encuentro sexual, para lo que recomienda "ser uno mismo".

También contó que recibe "constantemente" invitaciones a bodas de personas que se conocieron en Tinder y que él mismo encontró ahí a la que durante un periodo largo fue su pareja.

"La misión de Tinder es crear verdaderas relaciones en el mundo real", resumió Rad, quien reveló, volviendo de nuevo a las elecciones estadounidenses, que han "priorizado" la eliminación del lenguaje obsceno en la aplicación tras constatar el "loco tono" empleado durante la pasada campaña electoral.

Más allá de Tinder, la conexión entre relaciones humanas y tecnología también se ha abordado desde el punto de vista de la cultura "geek", que eleva a auténticas pasiones las aficiones en el ámbito del entretenimiento y que puede ser una fantástica palanca para que las marcas se posicionen en internet.

Así lo expuso Alan Schaaf, el CEO de Imgur, una compañía especializada en alojar imágenes en la red con sede en Estados Unidos, donde "hay 83 millones de milennials y el 60% de ellos se identifica como geek".

Además, según sus datos, los usuarios de su plataforma pasan una media de cuatro horas y media a la semana utilizando sus smartphones, que se calculan consultan en promedio treinta segundos después de despertarse.

Por eso, la clave para las marcas, dijo, está en "identificar esas comunidades online" y relacionarse con ellas.

Temas relacionados