El dilema del e-commerce

El comercio electrónico sube en el país. Sin embargo, ante la tasa de bancarización, ¿es conveniente el uso de efectivo en las transacciones?

Las compras hechas a través de dispositivos móviles se triplicarán a 2018 en todo el mundo. / Andrés Torres

Se calcula que para 2018 el comercio electrónico en el mundo moverá US$626.000 millones tan sólo a través de dispositivos móviles, tres veces lo que circula hoy. Colombia y Latinoamérica no son ajenas al fenómeno, pues, según Euromonitor International, los US$21.100 millones que se transaban en 2013 hoy son US$26.100 millones que se duplicarán en los próximos cuatro años.

Según José Fernando Vélez, gerente general de PayU Latam, la región ha experimentado un proceso inusual en la adopción del e-commerce con respecto a economías más desarrolladas. “Nos vamos a saltar parte de la etapa de transacciones a través del computador y nos vamos a ir directamente a las móviles”.

Según datos de PayU, 30% de las visitas a las tiendas virtuales de los comercios se hace a través de dispositivos móviles y 15% de las transacciones de e-commerce se realiza a través de ellos. Se espera que en los próximos años esa cifra llegue al 50%.

Otros de los aspectos que han diferenciado las dinámicas del comercio electrónico en el país son la bancarización y el uso de productos financieros. Según cifras de Bankrate, en 2009 más del 72% de estadounidenses tenía al menos una tarjeta de crédito. En Colombia, la cifra roza el 10%, de acuerdo con datos de inclusión financiera del Banco Mundial en 2012.

Por esa razón, Vélez cree que “el comercio electrónico no va a florecer si se depende de tarjetas de crédito”. En cambio, para un país que tiene una bancarización del 71,5% se están promoviendo otras modalidades de pago con el fin de que más colombianos puedan entrar en el comercio electrónico, por ejemplo pagando en efectivo en puntos Baloto y Efecty, lo cual se podría considerar en contravía de los llamados que ha hecho el sector bancario para desincentivar el uso del efectivo.

“Es costoso para las personas. Hay otros mecanismos que no generan el gasto de movilizarse”, dice Santiago Perdomo, presidente del Banco Colpatria. Respecto a la preferencia de los usuarios por manejar efectivo por razones de seguridad, Perdomo afirma que “ese es el desafío: hay que romper el miedo”. Según PayU, en Colombia tan sólo hay un 1% de fraude en las transacciones de e-commerce.

Victoria Virviescas, directora ejecutiva de la Cámara de Comercio Electrónico, afirma que las herramientas para efectivo en e-commerce son incluyentes. No obstante, “es un ejercicio que poco a poco, con base en las capacitaciones y la educación que se dé desde los sectores público y privado, irá disminuyendo”.

Pero, además de miedo, los colombianos perciben ofertas locales poco atractivas, según el gerente de PayU Latam. Por esa razón se compra más en plataformas extranjeras. “El desafío es para el comercio”, apunta.

 

[email protected]

@alejandra_mdn