El futuro de BlackBerry

Thorsten Heins debutará en el evento como director de la empresa, luego de que asumiera las riendas de ésta a principios de este año.

Para nadie es un secreto que RIM es una compañía que está en problemas debido al paso frenético de sus competidores, Apple, Google y, próximamente, Microsoft. Mientras que el primero va por la sexta versión de iOS (sistema operativo de iPhone, iPad y iPod Touch), el segundo tiene la mayor presencia en el mercado y el tercero se alista a sacar Windows 8 (que también estará en teléfonos móviles), la compañía canadiense retrasó una vez más el lanzamiento de su próximo sistema operativo, una piedra angular en la supervivencia del negocio de esta empresa.

El anuncio llegó en junio de este año y constituye un traspié más para una empresa que no sufre una modificación masiva de software desde hace casi una década. Este atraso ha evitado que desarrolladores independientes escriban aplicaciones para la plataforma BlackBerry, una clara desventaja competitiva en un mercado en el que un teléfono es, hoy por hoy, un vehículo para miles de usos más.

El costo de las acciones de RIM han perdido el 95% de su valor desde 2008 y, en el último cuarto fiscal, la empresa registró pérdidas de US$518 millones, según reporta el diario norteamericano The New York Times.

Estas cifras han hecho que algunas voces indiquen que hay una posibilidad de que la empresa sea demandada por ocultar información a sus accionistas, pues, aún con los anuncios de retrasos y pérdidas, las declaraciones de Heins a la prensa siempre han sido en el sentido de que todo marcha correctamente en RIM. James Cox, profesor de derecho de la Universidad de Duke, en Estados Unidos, le dijo al Times que hay un alto riesgo de que haya un litigio por este concepto.

Hay quienes incluso aseguran que, aún cumpliendo con sus cronogramas, el plan de RIM llega demasiado tarde. Aunque el camino es el correcto, la empresa lo recorre hoy como una salida de emergencia a medida que la competencia (iPhone y los teléfonos que corren el sistema operativo Android, hecho por Google) no sólo son populares entre los consumidores promedio, sino cada vez se insertan más en el sector corporativo, el nicho preferido del BlackBerry. El nuevo software de RIM llegaría al menos cinco años después de la introducción del iPhone, por ejemplo.

En un comunicado, RIM aseguró que el optimismo de su director se debe a que “a diferencia de algunos comentaristas, él sí ha visto cuál es el avance que se ha hecho en el nuevo sistema operativo y está confiado en su habilidad para jugar un papel importante en el futuro de la computación móvil”.

Heins llegó a dirigir la compañía luego de que Jim Balsillie y Mike Lazaridis, codirectores de la firma, fueran relocalizados en el organigrama de la empresa. El nuevo presidente de RIM se desempeñaba antes como una de las cabezas operativas de ésta. En el mismo movimiento, la junta decidió nombrar a Barbara Stymiest, directora operativa del Banco Real de Canadá, como una suerte de alta asesora de la empresa canadiense.

BlackBerry 10, el nuevo sistema operativo, está siendo elaborado por la empresa QNX Software Systems, que fue adquirida por RIM para acelerar el proceso de desarrollo. Se ha especulado que uno de los principales problemas en la creación del software tiene que ver con la adaptación de éste a la red segura que utiliza BlackBerry para sus comunicaciones, uno de los puntos más fuertes de la compañía, pues garantiza un nivel de seguridad ideal para empresas con información sensible.

Temas relacionados