El iPhone, tema central en juicio entre Samsung y Apple

Las dos compañías se disputaron si la llegada del celular supuso la aparición de algo nunca antes visto.

En el segundo día del juicio que enfrenta a Apple y Samsung en un tribunal federal californiano, los dos gigantes tecnológicos se disputaron si la llegada del iPhone supuso la aparición en electrónica de algo nunca antes visto.

Según las transcripciones de la vista de este martes publicadas por el diario The Wall Street Journal, los abogados de Apple aseguraron que el gigante surcoreano Samsung, su mayor competidor en el mercado de teléfonos inteligentes y tabletas, tenía dos caminos: innovar o copiar y eligió deliberadamente copiar el iPhone cuando éste debutó en 2007.

Por esta razón, Apple exige que Samsung les indemnice con 2.500 millones de dólares por lo que considera piratería industrial, mientras que la compañía asiática confía en poder poner coto de una vez por todas a las reclamaciones de su rival en todo el mundo y que han frenado en algunos casos el debut de sus productos.

Según Harold J. McElhinny, representante legal de Apple, en este proceso sobre patentes quedará demostrado que Samsung modificó sus diseños y estrategia en telefonía móvil tras la salida del iPhone, para lo cual se sirvió este martes de imágenes con las diferencias de productos de la multinacional surcoreana en 2006 y 2010.

Por su parte, el abogado de Samsung Charles Verhoeven manifestó que los teléfonos de pantalla táctil rectangulares no fueron idea exclusiva y pionera de Apple y puso como prueba el LG Prada, que salió al mercado en 2006.

Verhoeven aseguró que no es lo mismo tener éxito comercial que inventar algo y que la llegada del iPhone no supuso la llegada de una idea inexistente previamente, ni tampoco de un diseño (la pantalla táctil rectangular con esquinas redondeadas) pionero.

"Apple no puede reclamar el monopolio de la forma rectangular", indicó el abogado de Samsung, quien reconoció que pese a que iPhone fue un producto "inspirador" no se incurrió en copia. "Eso se llama competencia", apuntó.

El equipo defensor de Apple recordó que "lo que el mundo necesitaba y que nunca antes había existido era el de un teléfono con las capacidades de un computador", por lo que la empresa fundada por Steve Jobs creó "algo que el mundo no había visto antes".

El juicio, presidido por la magistrada Lucy Koh, se espera que dure hasta finales de agosto. Este proceso judicial es una muestra de la feroz competencia entre los dos principales actores en el mercado de teléfonos inteligentes (smartphones) y tabletas, uno de los pocos dentro de la electrónica de consumo con perspectivas de crecimiento y mucho más rentables que el resto de productos.