El plan de Trump para revocar el principio de neutralidad de red

La Comisión Federal de Comunicaciones de EE.UU. anunció que planea desmantelar las regulaciones históricas que garantizan la igualdad de acceso a internet.

Ajit Pai, jefe de la FCCBloomberg

El principio de neutralidad de red en Estados Unidos, adoptado desde 2015 por el gobierno del expresidente Barack Obama, está en peligro.

Así lo anunció la mañana de este martes la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC), principal ente regulador de las telecomunicaciones en Estados Unidos, al revelar que hay un plan formal para acabar con las reglas que garantizan el trato igualitario y equitativo a todo el tráfico en línea.

Ajit Pai, jefe de la FCC, dio a conocer una orden de "Restauración de la Libertad en Internet", que será sometida a votación en una reunión de esta entidad el próximo 14 de diciembre.

Si no ocurre nada extraordinario, la propuesta se aprobará sin dificultades porque los representantes republicanos en la FCC son mayoría.

De acuerdo con Ajit Pai, funcionario designado por el presidente Donald Trump, esta propuesta pretende acabar con una regla que impedía a las compañías de banda ancha cerrar servicios de rivales o crear canales rápidos y lentos en la web.

A través de un comunicado, Pai aseguró que la neutralidad de red había deprimido la inversión y relentizado el mercado. "La FCC requeriría a los proveedores de servicios en Internet que fueran transparentes sobre sus prácticas para que los consumidores puedan comprar el plan de servicios que sea mejor para ellos, y para que los emprendedores y otras pequeñas empresas puedan tener la información técnica necesaria para innovar", explicó Pai.

Sin embargo, este anuncio ha prendido las alarmas entre los defensores de derechos digitales que consideran internet como un servicio básico, equivalente al suministro de agua o electricidad.

Si la votación sale como está previsto, el estado ya no podrá prohibirle a los proveedores de internet bloquear o bajar la velocidad de determinadas conexiones.

Los defensores de la neutralidad en la Red, además, aseguran que los usuarios serán los principales afectados por esta decisión porque tendrán que pagar extra por buena velocidad,  y las pequeñas y medianas empresas que también tendrían que pagar para garantizar que los clientes puedan visitar sus páginas web a una buena velocidad de conexión.  

Uno de los peligros más evidentes de este plan para acabar con el principio de neutralidad de red es que las empresas proveedoras de banda ancha más poderosas de la región, como Comcast y AT&T, podrían decidir a que contenidos darles velocidad y a cuáles no. 

Matt Wood, del grupo de consumidores Free Press, le dijo a EFE que la nueva iniciativa era una "entrega masiva a los pocos conglomerados de medios" que controlan la banda ancha. "Las más odiadas y peor valoradas compañías serán libres de bloquear, estrangular y discriminar tu discurso en internet si el jefe del FCC de (el gobierno de Donald) Trump logra lo que quiere. Compañías como AT&T, Comcast y Verizon serán libres de censurar contenidos en línea y manipular la actividad económica en su favor", dijo.

 

Temas relacionados