El Rolls Royce de los 'smartphones'

LG lanzará el 20 de agosto su nueva máquina en Colombia: el G3. Elegante, con una dosis de diseño que atrae y una docena de características de seguridad, fotografía, batería y calidad de la imagen que lo dejan muy bien parado en el mercado.

Aunque en el negocio tecnológico no hay nada asegurado, sí hay una variable que, de entrada, abre el camino del éxito para un producto: si el antecesor fue catalogado por los expertos como lo mejor de su nicho, de su segmento, de su mercado, el triunfo inicial de la nueva apuesta está, en un elevado porcentaje, confirmado. Y eso, sin hacer análisis de fondo, fue lo que pasó con el LG G3. Después de anunciarlo formalmente al mercado mundial hace menos de un mes en Corea, vendió 100.000 unidades en cinco días. Sí: 100.000.

El G3 es el más joven integrante de la familia G, que comenzó con Optimus G para después abrir las puertas al G2, catalogado como el mejor celular de 2013 y recipiente de todos los honores en las ferias internacionales de tecnología en Estados Unidos y Europa. Ya lo anunciaban los coreanos: a veces lo simple resulta siendo lo más atractivo. Y por eso eliminaron los botones laterales, tradicionales en los demás teléfonos, para concentrarlos en uno sólo que hace más de lo presupuestado.

Entonces consiguieron el resultado por el que habían trabajado diseñadores, desarrolladores de software, empresas de química y, por supuesto, la gente de mercadeo que tenía la información recopilada de los usuarios. Lograron entre todos el G3, lo lanzaron y fue un hit en su tierra natal. Eso esperan replicar en los demás mercados donde están.

El teléfono, por estética, es atractivo, tiene cortes lineales muy bien definidos, se acomoda a la curvatura de la mano y entra perfectamente bien en los smartphones de más alto segmento. Su case cover va acorde con el diseño: recubre toda la parte trasera y en la tapa frontal el visor es redondo, semejante al logotipo de la compañía, que es circular. Además ilumina en su borde interno, donde aparece la información organizada por el usuario, anotándose otro punto en la suma de pedidos novedosos.

Su pantalla es de 5,5 pulgadas (el G2 cuenta con una de 5,2), con bordes laterales prácticamente inexistentes, lo cual permite una mejor visualización con sus 2.560 x 1.440 píxeles. “Es el primer equipo móvil con una resolución QHD, que significa Quad High Definition. Es cuatro veces más HD. Eso se traduce en colores más vivos, más reales, más nítidos para toda la experiencia multimedia”, cuenta Junsuk Hwang, gerente de LG Mobile Colombia.

Su batería es removible, y también envidiable, pues es de 3.000 miliamperios litio y aguanta el uso y el abuso. Si se deja bien cargada, permite ver videos y fotos, usar redes sociales y consultar páginas web, enviar correos, jugar y, además, alcanza para poner la alarma del día siguiente sin volverla a conectar. La memoria de 16 GB con ranura MicroSD ampliable hasta 128 GB externa le deja guardar lo que necesite, como las docenas de imágenes que tome con la cámara de 13 megapíxeles. Toda una máquina que cabe en una mano.

Le incorporaron un estabilizador de imagen para capturar en alta definición eliminando movimientos. Lo hace con el autofocus láser, pues en 0,3 segundos logra definir a la persona o el objeto: veloz, si se tiene en cuenta que sus competidores, como el S5 o el iPhone 5S tardan 1,5 segundos. G3 trae doble flash led, mejorando las toman nocturnas.

Tan sólo pesa 140 gramos y en su tapa o en su case cover trae un desarrollo sencillo pero diferenciador. Basta acostar el teléfono sobre el cargador inalámbrico y, por medio de la tecnología NFC y una plaqueta interna ubicada en la tapa y que reacciona al contacto, el equipo llena su batería en tiempo récord. El procesador es un Qualcomm Snapdragon 801 de cuatro núcleos a 2,5 GHz, sistema operativo Android 4.4.2 KitKat, y anda sobre todas las redes disponibles en Colombia.

Lo otro, hablando en términos gamers, es que viene con un sistema de seguridad “que la rompe”. El equipo incorpora un software llamado Knock Code que divide la pantalla en cuatro y allí el usuario puede crear una combinación de tres a ocho toques. Elimina los códigos numéricos y la clave dinámica; sólo basta con dar suaves golpecitos a la pantalla. No es visible el código y, advierte la marca, casi imposible de desbloquear para quien no sea el dueño, pues hay más de 86.000 combinaciones diferentes. Sorprende. No sólo por sus estética, que es óptima; sino por su construcción general a la que le apuntaron la primera salida de audio de un vatio. Potente.

 

 

[email protected]

@EdwinBohorquezA

Temas relacionados