Embarazo de nueva CEO de Yahoo abre debate de madres trabajadoras

Marissa Mayer asumió las riendas de la compañía de internet en momentos que está punto de dar a luz.

En cuanto Marissa Mayer fue nombrada directora ejecutiva de Yahoo! anunció que estaba embarazada; y al hacerlo inició un animado debate en Estados Unidos sobre el papel de las madres trabajadoras.

Mayer, de 37 años, una ambiciosa ejecutiva del Silicon Valley que dejó las altas filas de Google para tomar el mando de su agobiado rival, contó en Twitter que está esperando "un nuevo bebé varón" junto a su pareja, Zack Bogue, un inversor de capital riesgo.

"Me gusta seguir en el ritmo de las cosas", contó más tarde a la revista Fortune. "Mi baja de maternidad durará algunas semanas, y trabajaré durante ella", añadió Mayer, para asegurar a los accionistas de Yahoo! que su maternidad no se inmiscuirá en el camino mientras se establece en su nueva oficina.

Las consiguientes felicitaciones y ánimos en el ciberespacio ocultaron el hecho de que Yahoo! - que el martes informó de un descenso de un 4% en los beneficios trimestrales situados en 226,6 millones- está pasando un mal momento en la era de competencia feroz de tecnología en internet.

"Esperamos que incentive a las corporaciones para crear mejores opciones para las madres trabajadoras", escribió la actriz Mia Farrow en Twitter, madre de 13 hijos biológicos y adoptados.

 "Afirmar que estará 'siguiendo el ritmo de su trabajo'... no es reconocer una realidad que tendrá que aceptar: los bebés necesitan cuidados, las madres necesitan tiempo para recuperarse y estar con sus bebés y eso está bien", trinó Diana Limongi, una joven madre de Nueva York que escribe un blog sobre cuestiones de maternidad bajo el nombre de LadydeeLG (ladydeelg.tumblr.com).

Mayer es la quinta jefe de Yahoo! desde el año pasado, pero no la primera con hijos. Ese honor fue para Carol Bartz, una madre de tres niños que fue despedida en septiembre pasado después de no lograr dar la vuelta a la situación y mejorar la compañía.

Solo 19 compañías en la lista de Fortune 500 de las corporaciones estadounidenses están dirigidas por mujeres, un 'nuevo récord', dijo la revista. Muchas de esas mujeres son madres, pero es algo inusual para una nueva Directora Ejecutiva ser contratada cuando está a punto de dar a luz.

De los 34 millones de madres en Estados Unidos que tienen hijos de menos de 18 años, casi la mitad (47%) trabajan a tiempo completo, según la oficina del censo estadounidense. Muy pocas pueden soñar con los privilegios -como las niñeras, los cuidados especiales para el día o el ingenioso juego de regalos que recibió de sus nuevos compañeros el martes- que Mayer podrá permitirse con su esperado contrato multimillonario.

Según la ley federal, las mujeres estadounidenses tienen derecho a 12 semanas de maternidad sin paga, y eso sólo si trabajan en un lugar de más de 50 empleados y siempre y cuando tuvieran un trabajo durante el último año.

De hecho Estados Unidos es el único país occidental que no paga durante la licencia maternal. Aún más, en los últimos diez años se ha registrado un alza de 35% en el número de quejas a la Comisión de la Igualdad de Oportunidades Laborales en cuestiones de discriminación por el embarazo, según explicó a la AFP Sarah Crawford, directora de la igualdad en el trabajo de la National Partnership for Women and Families.

"Esperamos que Yahoo! con (Mayer) al frente, marcará el ritmo para políticas más favorables a la familia", añadió.Maria Bailey, fundadora de la página Bluesuitmom.com, una página web para madres trabajadoras, cree que Mayer no debería tener problemas en combinar la vida laboral y personal, siempre y cuando se comprometa a pasar tiempo de calidad con su bebé."Tienes que poner límites a tu tiempo", afirma Bailey, quien lamentó que la sociedad estadounidense todavía vea a las madres en las juntas directivas - y no sólo a las mujeres embarazadas- como algo novedoso.

Claro que Marissa Mayer no es la única mujer con poder en la industria de la tecnología, en ese club de elite están Meg Whitman, primera ejecutiva de Hewlett-Packard; Virginia M. Rometty, presidente y directora ejecutiva de IBM, y Sheryl Sandberg, la mano derecha de Mark Zuckerberg en Facebook.

Curiosamente, Silicon Valley ha recibido críticas en numerosas ocasiones por ofrecer un ambiente laboral machista y racista (con pocos afrodescendientes en los altos cargos de las empresas importantes).