Empresas de tecnología pasan al frente de la batalla contra el odio en internet

La decisión de bloquear varios portales de supremacía blanca ha avivado un debate sobre el papel y el poder de estas compañías en la sociedad.

Flickr

Varias empresas de tecnología de Estados Unidos han eliminado grupos discriminatorios de sus servicios tras la marcha de la supremacía blanca del 12 de agosto en Charlottesville, Virginia, que terminó en tragedia.

El servicio de alojamiento de dominio GoDaddy anunció que dejaría de alojar la página web neonazi Daily Stormer luego de que el sitio desacreditara a Heather Heyer, la manifestante de la contramarcha antiracista que murió atropellada por el hombre que embistió a la manifestación. (Lea "Internet no nos va a salvar")

Google hizo su parte cuando el sitio web intentó solicitarle servicios, con el argumento de que el Daily Stormer violaba sus términos de servicio. Poco después, la empresa de seguridad de sitios web CloudFlare interrumpió su asistencia en seguridad a la página, a pesar de su enfoque tradicionalmente absolutista sobre la libertad de expresión en línea. Ahora, el Daily Stormer se mudó a la “dark web”, donde se accede a través de la red Tor, lo que la hace mucho menos visible para el público general.

En un correo electrónico a los miembros del personal, que posteriormente publicó Gizmodo, el director ejecutivo de CloudFlare, Matthew Prince, explicó su decisión: “Nuestros términos de servicio nos reservan el derecho de suspender a usuarios de la red a nuestro exclusivo criterio. Mi fundamento para tomar esta decisión fue simple: quienes están detrás del Daily Stormer son unos imbéciles y me cansaron. Seré claro: fue una decisión arbitraria… Fue una decisión que podía tomar porque soy el director ejecutivo de una importante empresa de infraestructura de internet… Literalmente, me levanté de mal humor y decidí que alguien no tenía que estar más en internet. Nadie debería tener ese poder”. (Lea "¿Qué hacer con los discursos de odio?")

En una posterior entrevista con Gizmodo, Prince enfatizó que los “caprichos” de personas como el director ejecutivo de Amazon, Jeff Bezos, el de Facebook, Mark Zuckerberg, y él mismo “no deberían determinar lo que puede o no estar en internet”.

Desde entonces, Prince ha suscitado preocupación por la falta de transparencia y los debidos procesos dentro de empresas como Amazon y Google, que han controlado de manera desproporcionada lo que vemos en la red.

¿Quién decide qué tipo de contenidos pueden estar en internet? ¿Cómo deciden esto las empresas? Con demasiada frecuencia, las respuestas a estas preguntas no son accesibles para el público, lo cual deja a millones de usuarios de internet sin la posibilidad de pedir explicaciones a las empresas por sus decisiones.

*La versión original de este texto fue publicada por Global Voices. Licencia Creative Commons.

 

últimas noticias