Entre lo efímero y lo permanente

El editor de fotografía de “Flipboard” habla de cómo las plataformas de tecnología no sólo han tenido incidencia en el modelo de negocios de la producción de imágenes, sino también en los alcances y efectos de éstas.

Un rayo impacta la punta de la torre One World Trade Center, en Nueva York. Cortesía Gary Hershorn
Flipboard salió al mercado en 2010 como una forma de visualizar el contenido de la web en un formato de revista: noticias, redes sociales, videos, todo entra a formar parte de una especie de catálogo personalizado de los gustos e intereses de un usuario en la red. Pero más que ofrecer una nueva forma de indexar el torrente continuo de información en línea, la aplicación comenzó a destacarse por proveer una plataforma con una interfaz que, sin mayores grandilocuencias, puede seguir considerándose una de las mejores entre una larga lista de opciones.
 
Cinco años después, y con más de 50 millones de usuarios mensuales, la aplicación es uno de los motores de un cambio que ha alterado los modelos de distribución de la información, por un lado, pero que también ha alterado las formas de consumo del contenido. Facebook, Google, Twitter, servicios que no sólo han desbaratado el modelo tradicional de producir contenido (en forma de noticias, por ejemplo), sino que hoy proponen opciones tan interesantes como radicales.
 
“Cuando estaba en Reuters sentía que había ocho o diez plataformas que están controlando la distribución de la información. Ahí está el futuro de la distribución de noticias. Mi esperanza es que estas plataformas distribuyan contenido original en el futuro. No sé si lo harán, pero espero que lo hagan. Estamos viendo nuevas compañías, como Buzzfeed, que se están expandiendo en toda dirección: contenido viral, fotografía, video, pero que rápidamente pasaron de ser empresas de tecnología a medios de comunicación y eso tiene implicaciones y abre puertas y cambia cosas”. Gary Hershorn ciertamente ha visto cambios, pues después de 29 años como fotógrafo y editor de Reuters hoy es editor de fotografía de Flipboard, una aplicación en la que la imagen es buena parte del corazón operativo de la plataforma, algo que no es gratuito pues, en últimas, vivimos en una era dominada por lo visual.
 
“Todo lo que vemos es fotografiado y todo lo que es fotografiado es compartido. Y esto ha creado un tiempo en el que definimos crecientemente lo que sabemos sobre el mundo a través de la fotografía”. Si bien la imagen es cada vez más importante a la hora de construir el imaginario colectivo en el reino digital, la fotografía ha tenido que rediseñarse en función de la multiplicidad de los dispositivos que, a su vez, han aumentado los puntos de vista y con esto las perspectivas y fronteras del medio y de la profesión. “En el mundo profesional de la fotografía las oportunidades de trabajo han ido decreciendo desde hace un tiempo ya: hoy menos personas logran sostener una carrera a través de la reportería gráfica que hace 10 años, por ejemplo. Ahora existe la oportunidad de publicar, no a través de un periódico tradicional o una revista, pero sí a través de blogs o servicios de libros por demanda. Funciona para algunos. Para otros no”.
 
El cambio en las plataformas, en el modelo de distribución, en las posibilidades profesionales de seguir una carrera en este campo, todos, quizá, parecen haber modificado también la esencia de la fotografía como tal: “Uno de los problemas que tengo con servicios como Instagram (por más que me parece que es el lugar para encontrar a los fotógrafos de hoy) es que la fotografía se ha vuelto un asunto fugaz, no una fuerza que permanece. El tiempo que tenemos para consumir contenido es cada vez menor, pero simultáneamente hay cada vez más contenido. Y en esta contradicción, en esa oposición, queda el discurso: lo que cada imagen le dice a un espectador sobre el mundo que habita”.