La guerra en la era digital

Un posgrado que prepara a civiles y militares para desarrollar estrategias y analizar riesgos que puedan atentar contra la seguridad digital de los ciudadanos y el Estado.

Los conflictos se han transformado y ubicarlos geográficamente es cada vez más difícil, no sólo por la pluralidad de enemigos, aliados e intereses, sino porque los campos de batallas dejaron hace tiempo de ser meramente físicos. (Lea "Así es la política con la que Colombia quiere enfrentar las amenazas de internet")

Desde gobiernos hasta grupos terroristas han desplazado sus ataques a través de otros medios y las balas y el terror pueden recorrer miles de kilómetros por medio de la internet: hackeo de elecciones y cuentas bancarias, bases de datos que dejan al descubierto información personal confidencial y una campaña de miedo que se esparce como esporas por redes sociales. (Lea "Seguridad digital en el posconflicto: ¿estamos listos?")

Después de episodios sonados como el ataque cibernético en Estonia e Irán, en 2007 y 2010, respectivamente, la guerra en el espacio digital pasó a formar parte de las prioridades de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) y Estados Unidos. Desde 2011 en Colombia también se empezaron a crear los lineamientos de la política nacional de ciberseguridad y ciberdefensa, desarrollados en el documento Conpes 3701 de ese año, que también tuvo como objetivo incrementar la capacitación en seguridad de la información y la investigación en la materia.

Esta última tarea fue asignada especialmente a los ministerios de Defensa y de Tecnologías de la Información, dando comienzo a varios cursos y diplomados que se empezaron a impartir desde 2012 en la Escuela Superior de Guerra. Precisamente es esta misma institución, la que desde este año presenta dentro de su oferta académica la maestría en ciberdefensa y ciberseguridad, con el objetivo de formar profesionales capaces, entre otras cosas, de evaluar planes y programas en seguridad y defensa cibernética, definir políticas y tomar decisiones frente a posibles ataques.

“Desde la Escuela de Guerra vemos la problemática compleja que descansa en tres líneas importantes de estudio: la estrategia, la normatividad jurídica y la innovación tecnológica, puntos que deben ser profundizados en forma multidisciplinaria y cooperativa, permitiendo que mediante una acción unificada del Estado se pueda cubrir y desarrollar esta área en el país, descansado todo sobre una política de cooperación internacional efectiva”, explica Martha Sánchez, coordinadora de la maestría.

Este posgrado está dirigido a civiles y militares nacionales y extranjeros que tengan estudios en las áreas de ingeniería de sistemas, electrónica, telecomunicaciones, mecatrónica, industrial, administración de empresas, logística, aeronáutica, entre otras, o se hayan graduado en ciencias militares, ciencias navales y ciencias militares aeronáuticas. También puede ser cursada por profesionales en criminalística o abogados con experiencia en tecnologías de la información e investigadores.

¿Dónde se necesita este tipo de profesionales? Sánchez señala que podrían desempeñarse en cargos estratégicos o de asesoría del Gobierno o en el sector privado, para desarrollar políticas, en jefaturas de tecnología, direcciones de seguridad y análisis de riesgos, oficinas de asesoría jurídica operacional o en empresas de telecomunicaciones.

Aunque la primera cohorte inició clases el pasado mes de marzo, se prepara una segunda para agosto de 2016, que contará con 30 alumnos que son funcionarios públicos de entidades relacionadas con la seguridad digital, como las Fuerzas Militares, la Policía, la Fiscalía, la Contraloría, el Ministerio de Defensa, el Ministerio de la TIC y la Presidencia de la República. Lo interesante es que Colombia, con esta oferta académica, da un paso adelante para ponerse a la vanguardia mundial y salvaguardar la seguridad digital de los ciudades y el Estado.

Temas relacionados