Reseña

Huawei P30 Pro, esta es la experiencia que nos deja tras un mes de uso

Una cámara con acabados bastante profesionales, y un diseño elegante, hacen parte de los atributos que más destacan de este teléfono. Aquí lo bueno, y lo no tan agradable, del Huawei P30 Pro.

Este teléfono integra una batería de 4.200 miliamperios capaz de cargarse, en un 70%, en media hora.Christian Garavito - El Espectador

El pasado mes de marzo, antes de que estallara el veto comercial impuesto por el gobierno de los Estados Unidos en contra de Huawei, la tecnológica China lanzó al mercado un teléfono, del que aseguran, es capaz de “reescribir las reglas de la fotografía”. Puede que al final no se haya reescrito nada, pero no exageran al decir que la cámara del P30 Pro es asombrosa.

 

Cámara

 

Probamos por más de treinta días este dispositivo, las tomas fotográficas que logramos capturar se realizaron en diferentes ambientes: días soleados, escenas oscuras, interiores, y fotos con objetos a distancia, entre otros. La evaluación de su comportamiento fue sobresaliente en todos los escenarios, aunque con algunas excepciones que serán explicadas al final del artículo, en ‘Lo no tan agradable’.

 
Fotografía tomada con el P30 Pro
Diego Ojeda

Algo que facilita un buen aprovechamiento de la cámara, y que no es exclusivo de Huawei, es la implementación de una Inteligencia Artificial que identifica las condiciones del entorno para determinar en qué escenario se encuentra y qué tipo de fotografía se debería tomar.

Por ejemplo, si alguien activa la cámara en una escena con poca iluminación, como una cena romántica, automáticamente el teléfono hará operaciones internas para mejorar la captura de luz y así evitar una fotografía oscura, granulada y borrosa. Si a esto se le suma que el protagonista de la foto es una persona, inmediatamente se activará la opción ‘Retrato’ para así lograr un efecto ‘Bokeh’, esto es, que el sujeto se muestra nítido mientras el fondo se torna borroso.

 
Fotografía con efecto Bokeh tomada con Huawei P30 Pro
Diego Ojeda

La inteligencia Artificial también es útil para mejorar automáticamente elementos como colores, brillos y contrastes, pero todo esto es un trabajo en equipo que hace con la batería de lentes Leica que integra el P30 Pro.

Le puede interesar: Xiaomi Mi 9 ¿el primer teléfono que puede lograr una buena foto de la luna?

A grandes rasgos en este teléfono encontramos un lente principal de 40 megapíxeles (que se encarga que tomar las fotos cotidianas), un gran angular de 20 megapíxeles (ideal para tomar fotografías de paisajes o fotos grupales), un zoom de ocho megapíxeles (el cual permite tomar fotografías de objetos a distancia sin sacrificar la calidad de la imagen) y una cámara en la parte frontal, para las selfies, de 32 megapíxeles.

Sumado a lo anterior, las tres cámaras que tiene el teléfono en su parte trasera son reforzadas por un sensor Time of Flight (ToF), el cual permite medir la profundidad de la imagen y ofrecer acabados más profesionales en fotografías con efecto ‘Bokeh’, por ejemplo.

 
Sistema de cámaras del P30 Pro
Christian Garavito

No podemos despedirnos del apartado fotográfico sin mencionar el papel protagónico que desempeña el zoom del P30 Pro. Definido por Huawei como un ‘Super Zoom’, este lente permite hacer acercamientos de hasta cinco veces (5X) el tamaño original de la imagen sin sacrificar su calidad. Al mezclarse con el zoom digital, es decir, los esfuerzos que hace el teléfono para agrandar aún más la imagen, no con lente sino con software, puede llegar hasta un acercamiento de 10X. Si la persona desea ir más allá, puede explotar el zoom digital para alcanzar los 50X, dejando como resultado una imagen granulada y pixelada, claro está.

 
Foto gran angular tomada con el Huawei P30 Pro
Diego Ojeda

 

 
Foto zoom óptico 5X
Diego Ojeda
 
Zoom óptico + digital 10X
Diego Ojeda
 
Zoom digital 20X
Diego Ojeda

 

Diseño y Pantalla

En materia de diseño el P30 Pro habla por sí solo. En la parte trasera, según el modelo que probamos, se encuentra un atractivo degradé de colores que muestra tonalidades azules, blancas, rosas y amarillas. Se puede jugar con él, al moverlo los colores cambian.

Toda esta gala de colores se encuentra recubierta por una capa de vidrio, la cual le da una interesante continuidad con la pantalla. Todos los bordes son redondeados, no existe ni un solo ángulo recto en el teléfono.

Le sugerimos leer: Así son los nuevos integrantes de la familia Samsung Galaxy S10

La experiencia al tacto es bastante suave, una persona puede desestresarse simplemente poniéndolo a dar vueltas con tus dedos. Ojo, esta característica no es del todo favorable, en ‘Lo no tan agradable’ le explicamos por qué.

En cuanto a su pantalla, el P30 Pro integra una Oled curva de 6,47 pulgadas. Este es un teléfono en el que los bordes casi desaparecen en su totalidad, si no fuera por la barbilla que tiene en la parte inferior de la pantalla y el ‘notch’ en forma de gota (que alberga a la cámara) en la parte superior.

El manejo de color, brillo y contraste es sobresaliente, esto se deja ver al momento de reproducir videos de alta calidad. La experiencia que ofrece al manipularlo al aire libre en un día soleado es aceptable, la persona no tendrá problemas al intentar ver lo que aparece en su pantalla mientras camina por la calle.

 

Procesador y batería

 

La batería y el procesador son dos elementos que van de la mano. El segundo puede ayudar al primero para brindar un mayor tiempo de uso del dispositivo antes de que se descargue por completo.

Al revisar la batería de este dispositivo encontramos una de 4.200 miliamperios que permite ‘Súper Carga’. Pruebas realizadas por este medio dieron como resultado que, en promedio, al teléfono le toma 45 segundos en completar un punto porcentual de carga, es decir, de ir del 22% al 23%. En total, de ir de cero al 100%, le toma cerca de una hora.

Le puede interesar: 12GB de RAM y otros ‘superpoderes’ del nuevo Xiaomi Black Shark 2

Según Huawei, con un cargador de 40W el teléfono puede ir de 0% al 70% en media hora. La duración de la batería, según el uso cotidiano que se le dio al teléfono, permitió que se mantuviera en funcionamiento durante un día y medio, aproximadamente.

En cuanto a su procesador, este dispositivo integra un Kirin 980. Lo pusimos a prueba con videojuegos de alta exigencia, de categoría Battle Royale, y todos los corrió con gráficos de alto rendimiento. La experiencia de juego se mostró bastante fluida, no hubo recalentamiento del dispositivo.

 

Biometría  

 

En el P30 Pro viene equipado con reconocimiento facial y un sensor de huellas integrado en la pantalla.

El comportamiento del reconocimiento facial es bastante rápido, pudimos desbloquear el teléfono cerca de 50 veces en un minuto. En cuanto al sensor de huellas, el comportamiento, aunque un poco más engorroso, demostró ser capaz de responder a las demandas cotidianas de una persona.

Aquí se debe hacer una precisión y es que el lector de huellas no funciona tan bien en escenas oscuras, esto podría deberse a la tecnología de luz que emplea para su funcionamiento, aspecto en que competidores como Samsung, con lectores de huellas ultrasónicos, salen a la delantera.

 

Lo bueno

 

En conclusión, lo que más resalta de la experiencia que nos brindó este equipo durante su primer mes de uso es la cámara, de verdad, su conjunto de lentes brinda una experiencia versátil, ya que se pueden hacer tomas de objetos distantes, gran angulares y demás, con acabados profesionales.

El diseño es otro aspecto que gustó, basta poner este Huawei, con su parte trasera mirando arriba, para que alguien se sienta atraído a preguntar por él.

Hay aspectos minúsculos que hacen la diferencia, como la integración de un bombillo que emite una señal infrarroja en su parte superior, esto permite que el teléfono funcione como un control remoto universal capaz de controlar televisores, aires acondicionados, decodificadores, proyectores y reproductores de DVD, entre otros artefactos.

 

Lo no tan agradable

 

La resistencia física del teléfono es algo que, según la prueba que hicimos del mismo, no salió a relucir. Pasó que se resbaló y cayó de una distancia de aproximadamente 30 centímetros de altura. La esquina superior derecha golpeó la baldosa del suelo, causando tres grietas en la pantalla del teléfono.

 
Pantalla quebrada luego de una caída a, aproximadamente, 30cm de altura.
Christian Garavito

El daño fue netamente estético, el táctil de su pantalla, al igual que los colores, brillo y demás no se vieron afectados. Algo que podría mejorar la marca, además de la resistencia en el recubrimiento de sus pantallas, es permitir que esos acabados tan asombrosos que muestran en su diseño se vean complementados con materiales que maximicen la fricción, de esa forma se evitaría un dispositivo tan resbaloso.   

Otro aspecto que no gustó tanto, teniendo en cuenta el asombroso desempeño de sus cámaras, son los acabados mediocres que en algunas ocasiones obtuvimos, esto es, fotos granuladas y con colores pálidos. Estos resultados, eventualmente aparecieron en escenas no tan desfavorables en cuestiones de iluminación, probablemente la mala calidad se haya debido a una mala decisión de su inteligencia artificial.